15 may. 2006

Las frases de sentencia llegan a mi



Las frases sentenciantes llegan a mí.

"Él es malo, él es dañino, él es un loco".

Déjenme contarles algunos pequeños detalles sobre mí, que francamente ya me hartó que estén entre la luz y la oscuridad.

Había un tipo. Un loco sin conciencia, conocido por todos como "M". Este individuo habia formado un grupo de personas con la orientación de una elite de pensamiento... peculiar, digámoslo así. Resulté atraído por error a dicho grupo y sometido a la voluntad de éstos. Así fue, hasta que las costumbres y actividades de dicha gente no concordaron con la visión que yo tenia. El irme resulto en represalias, pero al final me desligué.

M era un verdadero hijo de la chingada. No hallo otra manera de decirlo. He conocido a toda clase de gente en mi vida; en su mayoria mala, y pueden creerme... es de las peores personas con las que llegue a toparme. Sin embargo, el carisma con todo mundo era enorme, y los jodia de tal manera precisamente porque sabia que debilidad social explotar en quien fuera, para obtener lo deseado lo mas pronto posible. Al enterarse de ello, ya era tarde.

He ahi a alguien realmente malo. ¿Por que a mi se me juzga que lo soy? Dia con dia tengo que recibir la misma critica, acerca de que soy dañino y malvado. Por mi es perfecto, me parece sumamente divertido el que de pronto hasta de sociopata se me haya tildado. Solo quiero comentar algo: no equivoquen las razones de dicho juicio. No me hace malvado el estar de acuerdo con ciertos preceptos de la filosofia de Anton LaVey o de Aleister Crowley, o del hecho de que desprecie a lo que el mundo cristiano y sus doctrinas representan. Tal vez lo que me hace malvado a sus ojos es que hasta cierto punto soy alguien que ha preferido quedarse con poca gente, pero de calidad, en vez de metamorfearse para crear agrado en la multitud. No soy asi. Por eso no me veran frecuentando fiestecitas, sonriendole a gente a la que no quiero sonreirle, o aceptando desplantes, manipulaciones, o caprichos de gente con tal de que sigan brindandome su compañia y/o supuesta amistad.

Cuando busquen el verdadero mal que pulula en el ambiente, no se vayan a los que decimos las cosas tal cual las pensamos y nos apartamos del pensamiento convencional. Vean a sus amiguitos siempre pulcros y sonrientes, a sus sacerdotes de comunidad, a sus compañeritos de los "retiros", a sus supuestos amigos que les busquen solo cuando necesitan algo. Que mayor prueba necesitan de que lo malvado se esconde, y lo nuestro no es sino una apabullantemente oscura necesidad?

- Rev. Alexander Strauffon

...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...