29 mar. 2009

La Muerte (algunos aspectos sobre el Más Allá)

diagrama del Paraiso de Dante Strauffon blog

Los conceptos opuestos del Cielo e Infierno han subyugado al hombre desde los tiempos más remotos. Las culturas del mundo comparten la expectativa de una paz y una felicidad sin fin para quienes hayan llevado una vida recta. Y también asignan sufrimiento para los obradores de la maldad.

Actualmente las descripciones clásicas del Cielo y el Infierno son populares. Todo el mundo interpreta debidamente el convencionalismo de los seres alados, aureolas, luz y color blanco, y en contraste el sitio subterráneo con fuego.

La creencia en la vida del más allá es difundida, pero nadie puede presumir de saber con exactitud lo que ello implica. Lo que el hombre suele imaginar más allá del sepulcro es una transcendencia de los pensamientos y deseos terrenales. Los pueblos con carencia pensaban en abundancia, los pueblos guerreros como lo fueron los vikingos pensaban en aún más combates y la compañía de héroes.

La palabra "paraíso" es de origen persa y después pasó a los griegos. Literalmente significa "Tierra de bienaventurados". Designaba los jardines de palacio de los reyes de Persia, encerrados tras muros, y fue utilizado más tarde para aludir a ese lugar de dicha luego de morir. Respecto al Edén, lo conocemos desde las primeras páginas del libro del Génesis en la Biblia. En las religiones más populares, el Paraíso se halla situado en algún lugar del firmamento.

La religión védica del Indostán lo entendía como un reino de luz situado en los confines del cielo. Este Paraíso ofrecía la plena satisfacción de los deleites terrenos, "con música, cumplimiento de los deseos sexuales y ausencia de dolores y preocupaciones".

El cristianismo se inspiró abundantemente en las religiones hebrea y griega. Del judaismo procede la región celestial donde habitan Dios y los ángeles -Mas no creen en el Paraíso en la forma de los cristianos-, y del helenismo tomó la idea del viaje espiritual.

La idea de los Siete Cielos -siendo el séptimo y último la máxima felicidad- también es griega. El Elysium era la morada de los bienaventurados en su mitología. De ahí proceden los Campos Elíseos de los poetas que Homero coloca en el "confín del mundo". Otros griegos eran más precisos y los situaban hacia el Atlántico, en una "fértil tierra que tres veces al año producía frutos dulces como la miel".

La imagen escandinava del Valhalla, versión vikinga del Cielo, era menos placentera, y así lo expresa Wagner en sus óperas. En la mitología nórdica, el Valhalla era la mansión de los muertos. Se decía que el imponente palacio de Asgard tenía 450 puertas, tan enormes que podian entrar por cada una un frente de 800 guerreros muertos en combate. En su interior, el dios Odin celebraba festines con los héroes que las Valkirias, sus servidoras, conducían al Valhalla. Estas cabalgaban radiantes en medio de las batallas y seleccionaban entre los muertos aquellos guerreros dignos de cenar con el dios.

Pero la paz de los valientes era momentánea. Cuando llegaban, debian reanudar diariamente la lucha. Cuando caían, eran resucitados para el banquete de la noche, con el dios de las batallas.

El Islam, por su parte, tiene una fórmula más sencilla: para ser recompensado, adorar al único y supremo Dios, al cual invoca bajo el nombre de Alá. La palabra Islam significa "sumisión", y el "muslim" o musulmán significa "aquel que se somete". La religión islámica afirma que Dios es Alá, Mahoma es el profeta por quien se ha comunicado, y son el camino a la salvación tras el fin de la vida terrenal.

El Corán describe con vivos colores las delicias del Cielo. Ofrece jardines, fuentes, vino, y hermosas vírgenes. Aquellos que son admitidos pueden beber el vino que les estuvo prohibido en vida y mofarse incluso de los sufrimientos de los no creyentes.

Los budistas se apartan de la general creencia en el Paraíso. Ellos se sujetan a la creencia de innumerables ciclos de nacimiento, muerte, y resurrección. La religión de los discípulos de Gautama se esparció en el siglo VI antes de J.C., y enseña al hombre la forma de librarse del sufrimiento en vida. Solo cuando el ser humano se sobrepone al ansia y el deseo material puede alcanzar el Nirvana, que simboliza la paz absoluta.

El otro lado de la moneda, el Infierno, responde a diversas concepciones según las culturas, pero el judaismo y cristianismo lo presenta como un terrible medio disuasorio para el pecador impenitente. Supone la amenaza de condena eterna, especialmente entre llamas, y se han descrito con viveza sus castigos como medio saludable contra la inmoralidad, el crimen, y un recurso para la salvación del cristiano.

Los primitivos aceptaron desde el principio la realidad del Infierno y en especial la existencia del tormento de fuego. Ello explica la difusión de las enseñanzas del Apocalipsis en el siglo II, que dicen: "Algunos condenados estaban colgados de la lengua; eran aquellos que habian blasfemado contra la justicia, y tenían bajo sus pies un fuego cuyas llamas les atormentaban... Y en otro lugar habia piedras más afiladas que espadas, calientes como ascuas de fuego, sobre las que hombres y mujeres cubiertos de harapos eran arrastrados con gran tormento... Junto a ellos habia unas mujeres sin más vestidos que las sombras, las cuales eran cruelmente castigadas y sus carnes desgarradas en pedazos. Son aquellas jóvenes que no supieron conservar su virginidad hasta el momento del matrimonio".

Homero describió con pesimismo una espantosa oscuridad a la que todos o casi todos los muertos debian ir. Era la morada del Hades, dios de la muerte, que gobernaba -como se describe en La Ilíada- odiosas estancias de podredumbre que llenaban de horror aún a los dioses. Los griegos sentían tal horror de la muerte que incluso procuraban no nombrarla.

La Estigia, río de los muertos, se convirtió en el más conocido -como muestra Dante en su Divina Comedia-. Los muertos la cruzaban en la barca de Caronte, quien cobraba por el pasaje una moneda, depositada por los parientes en el cuerpo de su ser querido.

La descripción del Islam es también tenebrosa. El Infierno "se halla cubierto de fuego, barrido por vientos pestilentes, e inundado de agua hirviendo".
Leer Completo ...

22 mar. 2009

Mirada al futuro (Antiguo diálogo con Isaac Asimov)

Mirada al futuro con Isaac Asimov

-Durante siglos, los profetas han pronosticado el fin de la Tierra. ¿Que tipo de fin natural se imagina usted que sufrira este planeta?

Un final natural e inevitable, aunque ninguna otra cosa marche mal, es la muerte del Sol. Cuando se haya agotado el hidrógeno, el helio que aun quede se inflamará y se transformará en carbono. Como respuesta a este fenómeno, el Sol se pondrá al rojo vivo. Pero como su superficie será mucho más grande, la cantidad total de calor será mucho mayor y freirá la Tierra.

-¿Qué esperanza habrá entonces? ¿Qué podrá hacer la humanidad ante esta catástrofe? ¿Podremos escapar y vivir en alguna otra parte?

Es casi cierto que antes de que suceda nos habremos esparcido por nuestra propia galaxia y quizá por otras. La forma más práctica, salvo que surjan nuevos avances técnicos difíciles de pronosticar, será la construcción de grandes naves a modo de unidades ecológicas autonomas. Pequeños mundos independientes lanzados al espacio.

La forma más lógica para realizar tal proyecto parece ser el aprovechar pequeños asteroides: se les excavaría el interior y se les abastecería de cuanto escasea en ellos. Sin duda, en 8,000 millones de años tenemos bastante tiempo por delante para llenar el espaco con ese tipo de naves, y antes del fin de nuestro planeta habremos colonizado mundos por el universo. Casi seguro nos encontraremos con otros seres inteligentes que hagan lo mismo.

-Según usted es probable que la Tierra dure otros 8,000 millones de años. ¿Sobrevivirá también la humanidad hasta entonces o saltaremos antes por los aires?

Tal vez podría ocurrir en cualquier momento, con la salvedad de que, mientras más tiempo pase sin que suceda, más firmemente creo que se evitará. Hemos estado a punto de desencadenar guerras nucleares y las hemos evitado.

-¿Podría la Tierra ser destruida por un cuerpo enorme viniendo del espacio?

Es improbable. El espacio está constituido en mayormente un vacío, es minima la probabilidad de ser blanco especifico de un cuerpo de gran tamaño. Por ejemplo, la distancia entre las estrellas en nuestra galaxia es de unos 9 años luz, o sea, unos 80,000 millones de kilómetros.

En realidad, las estrellas de nuestra galaxia guardan la misma proporción que si sólo hubiera unos pocos granos de arena en todo el Central Park de la ciudad de Nueva York.

-¿Es posible una invasión y la consiguiente aniquilación de la humanidad por seres de otro planeta?

Esa es una hipótesis muy bien conocida de la ciencia ficción, pero no me parece probable. Los seres inteligentes más próximos a nosotros quizás estén a unos 50 años luz; esa distancia no es fácil de cruzar. Si alguien estuviera tan adelantado como para atravesarla, creo que esa raza también habría progresado en su convivencia e interacción. No sería razonable que actuasen como bárbaros.

-Entonces, ¿cuales son los peligros a los que usted cree tendrá que hacer frente la humanidad?

A menos que actuemos de forma decidida desde ahora, temo qe podríamos destruir la civilización como la conocemos dentro de 30 o 50 años. Nos dirigimos rápidamente a ese objetivo.

-Semejante idea resulta alarmante en un espacio de tiempo tan corto.

Así es de desesperada la situación. La alimentación de tantos habitantes causa ya problemas. Una gran proporción de la humanidad está ya expuesta al problema del hambre.

En el año 2009 no se podrán duplicar los recursos alimenticios en relación con el creciente número de personas. Puede que las plagas de hambre se conviertan en algo frecuente. Además, habrá un aumento en las enfermedades. Habrá inquietud generalizada en todo el mundo, pues hasta países normalmente no expuestos a la carencia la sufrirán entonces de manera notable. No es probable que se conviertan en naciones autosuficientes en el plano económico.

-¿Significará esta situación el fin del mundo?

Creo discutible el saber si nuestra civilización técnica, excesivamente complicada y por tanto frágil, podrá soportar una crisis de este tipo.

La historia de la humanidad está marcada por el avance técnico. En aquellos periodos en que dicho avance decae por algún tiempo, tenemos lo conocido como una época de oscurantismo. Los ejemplos son la Edad Media de la Europa occidental, entre otros. El próximo declive de ese tipo, que nos prive de nuestra tecnología, nos hará sufrir otra edad media que por primera vez será mundial.

Es un riesgo, una edad media que llegue luego de haber acabado con el petróleo, tras haber agotado los yacimientos de carbón más económicos y disipado los mejores filones de minerales de la faz de la Tierra; y tras haber convertido en irrenovable parte de nuestro medio ambiente, y destruido gran cantidad de suelo por excesiva explotación.

-¿Tenemos algún motivo para sentirnos optimistas?

Sí, porque es asombrosa la rapidez con que puede cambiar el ser humano cuando se ve precisado a hacerlo. Quizá la gente comprenda que la cifra de natalidad deberá reducirse y los recursos se tendrán que cuidar. Recuerde también que la humanidad ha encontrado siempre medios de sobrevivir a las catástrofes del pasado. Por ejemplo, durante la peste negra, en el siglo XIV, murió una gran parte. Fue una cosa terrible, pero lo asombroso es que con una enfermedad tan contagiosa y fatal esparcida, y con una humanidad que dejaba de lado los métodos elementales de la higiene, sobrevivieron los dos tercios de la población.

-Entonces, ¿podríamos llegar al punto de vivir en la Tierra aun por mucho más tiempo, y cuando algo ocurra, sea posible irnos y subsistir?

Mucho antes que tal cosa suceda. Si no nos suicidamos inútil y temerariamente, es casi seguro que llegaremos a una situación en la que nada nos podrá perjudicar.
Leer Completo ...

15 mar. 2009

Manual de Supervivencia (fragmento)

supervivencia

I.- TEORÍA Y PSICOLOGÍA DE LA SUPERVIVENCIA

Debemos tener en cuenta que una situación de supervivencia es una prueba de resistencia. Y en este tipo de pruebas el músculo que jamás debe fallar es la voluntad. Voluntad de vencer, voluntad de sobrevivir, este es el factor más importante. Al final todo se reduce a una actitud psicológica fuerte que nos permita enfrentarnos sin desfallecer a la desesperación, la angustia, el tedio, el dolor, el hambre, la fatiga... Si no estamos mentalmente preparados para enfrentarnos con lo peor tendremos pocas posibilidades de sobrevivir.


Aliado y enemigo: miedo y pánico

Es imposible no sentir miedo cuando uno se encuentra aislado y perdido lejos de la civilización. El miedo es una reacción natural de todos los animales frente a elementos hostiles, una descarga de hormonas en la sangre que agudiza los sentidos y prepara el cuerpo para luchar o huir. En este sentido, el miedo es, sin duda, beneficioso. La cara oscura del miedo es el pánico. El miedo descontrolado e irracional. Jamás debemos caer en él. El pánico es destructivo, conduce a la desesperación, impide analizar la situación con claridad y tomar decisiones positivas. Conocer las técnicas de supervivencia inspira confianza y es un paso muy importante para evitar sucumbir al pánico. Por otro lado, debemos concentrar nuestro pensamiento en el análisis de la situación y las tareas que debemos realizar para aumentar nuestras probabilidades de supervivencia, y eliminar de inmediato cualquier pensamiento autocompasivo, o de desesperación.

La mejor arma: estar preparados

Indudablemente, nadie espera encontrarse en una situación de este tipo, pero si viajamos por zonas deshabitadas o en avioneta o por mar, el riesgo, aunque sea mínimo, siempre está presente. La regla principal que todo el mundo debe seguir es informar a alguien de cual va a ser nuestro itinerario. De esta manera aumentan nuestras posibilidades de ser rescatados con brevedad. Llevar un equipo de supervivencia en nuestra mochila, un manual de supervivencia y conocer las técnicas que nos ayudarán a sobrevivir proporciona una gran fuerza psicológica. Por otro lado, una vez extraviados, siempre hay que prepararse para el supuesto de que pasaremos un largo periodo de tiempo en el que tendremos que seguir vivos, incluso aunque hayamos informado de nuestra ruta. Normalmente es mejor permanecer al lado del vehículo accidentado. Si nos alejamos de la ruta que habíamos trazado para nuestro viaje tendrán más dificultades para rescatarnos. No debemos olvidar que el momento más duro será cuando el avión o el barco se aproxime a nosotros y pase de largo. Supondrá una dura prueba psicológica; la desesperación y el abatimiento en estos casos son naturales, pero debemos luchar contra ellos y pensar que ya pasará otro. Si nos están buscando, antes o después volverán. La preparación física también es importante. Lógicamente tendrá mas posibilidades de sobrevivir quien está en buena forma que quien no. Pero el riesgo no se encuentra en estar en baja forma, si no en ignorarlo. Debemos valorar nuestra fuerza y resistencia de forma realista, sin dejarnos influir por las marcas de nuestra juventud. Hay que tener la sensatez de adecuar nuestras actividades a lo que somos capaces de hacer. Acometer empresas que luego no podremos terminar sólo sirve para derrochar una energía muy valiosa y que nos invada la desesperación.

Cómo actuar

Tener un plan de acción aumenta nuestra confianza y mantiene nuestra mente ocupada. Los siguientes puntos pueden ayudarnos a elaborarlo.

1.- Análisis de la situación: Se debe analizar la situación para organizar un plan. Quizá hay heridos, o me amenaza algún peligro. Tener agua y alimentos es importante, igual que poder obtenerlos por los alrededores. A la hora de trazar un plan hay que establecer prioridades. Hay que tener en cuenta los peligros del entorno y cómo evitarlos. En ocasiones, dependiendo de cada situación concreta, habrá que alterar el orden de las prioridades o sustituir unas por otras. Por ejemplo:

-Prestar primeros auxilios-Preparar las señales-Abastecerse de agua-Procurarse un refugio-Abastecerse de comida-Prepararse para desplazarse (normalmente suele ser mejor permanecer al lado del vehículo accidentado)

Es útil preparar un inventario del material, el agua y la comida de la que disponemos y prepararnos para abastecernos por nuestros propios medios de estos últimos antes de que se agoten las reservas.

2.- No tener prisa: Salvo en los casos de urgencia médica, la conservación de nuestra energía es un factor más importante que el tiempo. Por otro lado, el agotamiento por una actividad física sin un objetivo preciso provoca una situación de desamparo que socava nuestra moral. Por ello, todo lo que hagamos tiene que responder a un plan y un objetivo preciso.

3.- Recordar dónde te encuentras: Probablemente tendremos que alejarnos del lugar del accidente o de nuestra base o refugio para explorar los alrededores. En estos casos hay que tomarse un tiempo en analizar los rasgos del paisaje y hacer un mapa mental del lugar. Debemos marcar el camino para poder volver sobre nuestros pasos y no perdernos, pues el golpe psicológico que provoca esta situación es durísimo.

4.- Dominar el miedo y el pánico: Hay que mantener la mente ocupada con estas medidas. Debemos ser optimistas y confiar en ser rescatados, pero también debemos prepararnos para afrontar futuros problemas.

5.- Improvisa: En una situación de supervivencia siempre hay algo que hacer. Utilizar nuestra inventiva y creatividad aumenta nuestra confianza

6.- Valora tu vida: Si perdemos la voluntad de sobrevivir, el deseo de mantenernos con vida, el conocimiento de estas técnicas es inutil. No debemos correr riesgos innecesarios que puedan provocarnos un accidente.

Circunstancias personales

Las personas que emprendan viajes, especialmente si van a zonas alejadas o peligrosas, deben tener en cuenta sus necesidades personales. Diabéticos, alérgicos etc. deben incluir sus medicamentos en el equipaje. También deberían llevar unas gafas de repuesto quienes las necesiten. Cada uno debe conocer sus circunstancias y prepararse para afrontarlas...

Puedes visualizar este útil manual con ejemplos graficos y sencillas instrucciones para la construccion de refugios, caza y pesca, orientación, elaboracion de fogatas, purificacion del agua, etc. a continuación.

Manual de Supervivencia

Leer Completo ...