10 mar. 2010

Esfera de las Realidades - Diálogo entre "Ellos"

Alexander Strauffon

Acceso... denegado.

Acceso...denegado.

Ia! Ia!
Ia! Ia!

Acceso... exitoso.

Ubicación: Esfera de las Realidades.



Concreto: si me pudiera pasar por favor la sal...

Abstracto: si no le importa, estaba justo contándole algo.

Concreto: Tiene razón. Disculpe. Esta comida es deliciosa.

Abstracto: le comentaba de un sujeto que por lo mismo de su simpleza y

poca relevancia a sus propios ojos, es entretenido.

Concreto: entretenido.

Abstracto: en el sentido amplio de la palabra, refiriéndome a entretenido

como una forma de distracción, esparcimiento, y diversión. Y a la vez en

el propio acto de entretener u ocupar el tiempo.

Concreto: ya veo.

Abstracto: seguramente no sabe de quién le estoy hablando.

Concreto: pues... hemos observado a muchos, durante siglos. Lo único que

puedo deducir es que no se trata de ninguno de los seres que los humanos

consideran especiales o trascendentes en su historia. Usted mismo

mencionó su simpleza y poca relevancia.

Abstracto: lo directo de su raciocinio llega a pasmarme.

Concreto: igual que lo críptico e indirecto en muchas de sus

conversaciones.

Abstracto: sea, pues. ¿Desea saber a quién me refiero?

Concreto: por favor. Soy todo oidos. Permítame servirme un trago mientras

me habla.

Abstracto: el nombre de esta criaturilla es Alexander Strauffon.

Concreto: Strauffon.

Abstracto: sí.

Concreto: con U.

Abstracto: si, con U. Decidieron agregar la letra intermedia para

diferenciarse del común apellido, y ser el único con su ortografía tal

cual.

Concreto: muy narcisista y de débil autoconcepto, si me permite decirlo.

Abstracto: uno de sus tantos rasgos entretenidos.

Concreto: Alexander Strauffon es su nombre.

Abstracto: Alejandro es uno de sus nombres, el principal. El apellido lo

adoptó de su abuela fallecida.

Concreto: Ya veo. No es un concepto muy original.

Abstracto: en verdad que no. Pero le funciona.

Concreto: creo recordarlo.

Abstracto: esperaba que así fuera.

Concreto: nosotros observamos a muchísimos seres, en distintas

realidades, al mismo tiempo. Tengo que confesar que me intriga el que

este su "sujeto simple" haya conseguido que me acuerde de él.

Abstracto: somos la curiosidad cósmica, los recabadores de información...

Concreto: los creyentes de que en el llamado conocimiento absoluto de un

tema en particular, se gestan nuevas cosas que nos mantienen en la

intriga eterna.

Abstracto: eso mismo.

Concreto: y usted cree que éste humano en decaimiento llamado Alexander

es una muestra de eso.

Abstracto: algo así. Verá, como usted sabe, el humano es muy dado a

admirar y otorgar valor al "otro" que tiene lo que el primero carece. De

ahí nace su concepto de héroes y de celebridades de espectáculo.

Concreto: es natural el anhelo de los mortales de tener una pizca de

inmortalidad de alguna forma.

Abstracto: aunque ellos, maldito yo mil veces si alguna vez aparece

alguno que valore solamente a los perdidos y considerados inferiores, y

que menosprecie al total de los que son vistos como lo máximo. Usualmente

es de la otra manera. Decía el francés Sade: si pudieran diferenciar su

codo de su culo...

Concreto: estaba hablandome de su humano, señor.

Abstracto: si, una disculpa.

Concreto: al contrario, discúlpeme a mi si es que he sido rudo.

Abstracto: nada de eso. Bien, el individuo en cuestión es un

maniacodepresivo estándar, un residuo de ese auge de abandono y

desesperanza que hubo en los años 90.

Concreto: ¿aja?

Abstracto: un descontento inconforme, vulgar en su existencia misma, sin

un propósito definido aún, a su propia percepción.

Concreto: de esos hay muchos.

Abstracto: éste es diferente.

Concreto: ¿en qué forma?

Abstrato: él admite serlo.

Concreto: bromea.

Abstracto: no, en verdad.

Concreto: un mortal vulgar y de vacía existencia que admite ambas cosas,

sin ser filósofo, y sin ser genio.

Abstracto: ¿puede ahora ver lo curioso de ésto?

Concreto: ciertamente. Lo usual es que se consideren grandiosos,

irrepetibles, y con su socialización y experiencias diarias tapen

afanosamente el hueco en su vida que a toda costa tratan de ignorar.

Abstracto: la tímida vocecita que les recuerda cada vez que se quedan

solos...

Concreto: que su vida no tiene sentido ni beneficio.

Abstracto: sí.

Concreto: cuénteme más sobre éste sujeto, que mi memoria me traiciona

desde el último par de milenios.

Abstracto: éste, en aquel tiempo muchacho, se unió a un grupo radical.

Concreto: radical.

Abstracto: sí.

Concreto: no es algo que quisiera poner en su currículum.

Abstracto: usualmente buscaba ocultarlo, siempre, y eventualmente

terminaba resurgiendo el rumor. Ahora no se esfuerza en ocultar más su

pasado. No le ve el caso.

Concreto: desesperanza.

Abstracto: sí.

Concreto: ¿entonces?

Abstracto: en su grupo radical, se juntó con otro individuo a quien solo

llamaban Milo. Le admiró y cumplió todo lo que le pedía. Y como éste, se

acercaron varios otros extraviados.

Concreto: todo.

Abstracto: hasta lo poco ético y lo inmoral, señor.

Concreto: ¿Qué propósito seguía tan peculiar grupo?

Abstracto: absténgase de reír al momento en que le responda eso.

Concreto: seré directo en mi abstención de hacerlo.

Abstracto: ojalá y si, porque cuando yo lo vi por primera vez, no pude

contenerme.

Concreto: diga, pues.

Abstracto: la conquista de conocimiento y dones mediante lo Oculto, para

luego permitirse con eso ocupar puestos clave en distintos rubros, y

procurar así el bienestar ilimitado entre su propia gente.

Concreto: tiene razón. Es difícil contenerse.

Abstracto: parece que había una cierta influencia de lo que en otro

tiempo intentaron hacer esos graciosos monitos blancos que portaban una

esvástica. La cruz "patas arriba".

Concreto: cierto.

Abstracto: de sobra decir que no les fue nada bien.

Concreto: vaya.

Abstracto: hubo factores que les distrajeron y entorpecieron de sus

proyectos.

Concreto: mujeres.

Abstracto: así es. Me pasma usted nuevamente.

Concreto: es asombroso el grado de certeza que puede llegar a tener una

suposición sexista.

Abstracto: será que usted les demerita, señor.

Concreto: no tengo nada personal contra las hembras. Yo a todos los

humanos, machos y hembras, les considero inferiores por igual.

Abstracto: y lo son, pero deciamos hace un momento que entre lo comun y

ya totalmente conocido brotan las novedades.

Concreto: ¿qué más?

Abstracto: en sus siguientes sociedades y amistades, podria usted ver un

desfile de entes graciosos. Alcohólicos, drogadictos, vigoréxicos,

sadomasoquistas...

Concreto: y desde entonces ya tenía idea de la fragilidad del valor de su

existencia.

Abstracto: no del todo. Le tomó tiempo abrir su mente y darse cuenta de

ello. Es curioso como mientras otros trabajan por instalarse en la

negacion y motivarse, sintiéndose especiales y valiosos, aquí el

crecimiento del sujeto fue a la inversa: el existencialismo, la nada.

Concreto: pero su sujeto me suena algo predecible. Tanto, que comienzo a

recordarle.

Abstracto: excave usted en ese tesoro interminable que es su memoria,

señor.

Concreto: se volvió autodestructivo e intencionalmente nocivo para las

personas, pero a la par siguió apreciando y sintiendo emociones de amor,

y de amistad.

Abstracto: sí.

Concreto: me ha convencido entonces en cuanto a lo de entretenido. Ese

tipo de mortales siempre son interesantes de ver. Nunca se sabe con qué

nueva estupidez van a salir.

Abstracto: mucho mejor que monitorear las usuales guerras, desastres

naturales, y eventos religiosos.

Concreto: sí.

Alexander Strauffon

Abstracto: y él estaba convencido de que en algun dia llegaria la

Retribución, el día de gloria donde se concediera todo lo que el sentia

le faltaba para volverse pleno.

Concreto: seguramente hasta ahora lo piensa.

Abstracto: a momentos, sí.

Concreto: ¿y de quién esperaba que viniera esa lluvia de bienestares?

Abstracto: ¿en aquél entonces, dice usted?

Concreto: sí, en su pasado. ¿Sería a Ialdabaoth-Jehova a quien le pedía?

¿O quizá a alguno del panteón griego?

Abstracto: no.

Concreto: ¿entonces?

Abstracto: Lucifer.

Concreto: me está jugando una broma, ¿verdad?

Abstracto: no, señor. Lejos de mí tal intención.

Concreto: su Alexander buscaba el conocimiento y el poder, y a quien se

lo pedía era... a Lucifer.

Abstracto: así es.

Concreto: ¿y no pudo ver la inexactitud en tal cosa? Bastaba con enunciar

su intención en voz alta.

Abstracto: ellos no lo perciben así.

Concreto: no me extraña entonces que la humanidad en su ignorancia sea

una raza autosaboteadora. No se detienen a pensar concretamente, con

lógica y análisis.

Abstracto: usted sabe que Lucifer ha ganado muchos adeptos así. Más aun,

el mismo se ha estilizado como el camino a la lógica y el individualismo.

Concreto: lo que SÍ me extraña es que ése tipo cuente con seguidores, aún

ahora.

Abstracto: no le oigo decir lo mismo de Ialdabaoth.

Concreto: porque debemos reconocerle su habilidad y dedicación.

Ialdabaoth tuvo un buen publicista: su hijo, el hombre crucificado. Sus

detractores pueden decir muchas cosas sobre él y tienen razón; mas no

pueden negar que su expansión y dominio fue sin par. Ahí tienen a lo que

es una VERDADERA celebridad.

Abstracto: sigo con el sujeto Alexander.

Concreto: adelante.

Abstracto: éste curioso hombrecillo se guía por los códigos de honor de

grupos tradicionales delictivos de épocas llamadas doradas por algunos.

En vez de filosofar para definir el concepto de -amistad-, ha preferido

afanosamente buscar a quienes sean vivos ejemplos de esa creencia, de la

amistad leal e ideal. Y en el vivir esas amistades en su propio entorno,

poder saber que el concepto mismo de amistad es real y válido.

Concreto: empírico.

Abstracto: a la gente que tiene cerca de sí les valora como tales, les

confiere rangos que denotan el afecto que les profesa.

Concreto: ¿son muchos?

Abstracto: no, unos cuantos.

Concreto: ¿y está en lo correcto? ¿tienen esa valía?

Abstracto: hacen un buen papel.

Concreto: se parece a la tradicional socialización de cualquier ser

humano.

Abstracto: usted se refiere al miedo de estar solo.

Concreto: claro.

Abstracto: no es eso lo que pasa en este caso.

Concreto: ¿lo cree?

Abstracto: lo que se ve en éste caso es que la reunión de estos abre una

cadena de eventos futuros que sí serán significativos.

Concreto: debo pedirle que se detenga ahí, y recordarle que usted dijo

que se trataba de alguien vulgar y común, no alguien que fuera a

significar algo memorable...

Abstracto: es vulgar y común en el presente.

Concreto: ¿cuál presente?

Abstracto: refiriéndome al de él, por supuesto, no al conjunto de

presentes que simultáneamente vemos nosotros.

Concreto: mencionó usted también que buscaba ese concepto de amor.

Abstracto: sí. Eso ha probado también ser de lo más entretenido. Verá, el

sujeto había prometido hace años que cerraría esa sección de su alma (o

mente, para fines prácticos) que buscaba tal sueño, y que eso le

reportaría beneficios y estabilidad a largo plazo. Aseguraba que en base

a la experiencia, la posibilidad de un retorno a lo pasado se extinguía.

Concreto: entiendo, permítame completar lo que ya sin duda sé que es:

nuestro sujeto se negó a la entrada de lo emocional para reforzar el

avance en otras áreas que había dejado a medias, solo para descubrir que

de todas formas no avanzaban.

Abstracto: así mismo.

Concreto: se reprimió así buscando hallar la armonía en la nulidad

amorosa, y vio que todo seguia igual, así que comenzó a entablar guerras

con una persona tras otra, luego se descuidó abandonándose a algo común y

predecible, como el alcohol, por ejemplo. Y finalmente, su resistencia se

quebró.

Abstracto: luego de años, sí.

Concreto: y le ha significado un problema a varios.

Abstracto: y un bien a otros tantos. Y así, buscó estabilizarse y dejar

todas esas cosas que estuvo haciendo, y lo logró. Aquí es donde entra

otra de las características que despertaron mi curiosidad. Está

balanceado de esa forma, es un auténtico neutral.

Concreto: ¿está seguro de ello?

Abstracto: con el respaldo de mis siglos que han pasado cual si fueran

minutos.

Concreto: no recuerdo la última vez que vimos a un auténtico neutral.

Abstracto: ya lo ve.

Concreto: no toma ni a un Lado, ni al Otro, entonces.

Abstracto: no.

Concreto: ni se deja llevar por las buenas o malas acciones que comete.

Abstracto: no. No les busca recompensa, ni fin, ni justificación. La

razón de hacerlas es la acción misma.

Concreto: pero ya a estas alturas debería haberse inclinado su balanza

hacia alguno de los lados, a pesar de su esfuerzo.

Abstracto: aquí no.

Concreto: ya veo.

Abstracto: y ahí, donde presté más atención, es cuando vi la línea de

eventos que va a ayudar a desencadenar.

Concreto: ayudar, solamente.

Abstracto: claro, ayudar. De sobra sabemos que esa creencia de que un

solo ser es la Causa de los visibles Efectos, es errónea. Y menos aún lo

podría ser un mortal.

Concreto: me dice usted que él es un auténtico Accesorio. Usted encontró

un Accesorio.

Abstracto: así mismo. Y me gustaría seguirle contando más de este

individuo y cómo vive el amor, pero con solo asomarse a lo que escribe,

puede usted verlo.

Concreto: acabo de hacerlo. Ya ubiqué a la mujer también.

Abstracto: ¿nota usted sus patrones cerebrales?

Concreto: sí. Cuando piensa en ella entra en una ebullición psiquica.

Incluso por encima de lo normal.

Abstracto: demasiado, tomando en cuenta que es alguien a quien no tiene.

Concreto: sí. A mi siempre me han parecido peculiares los humanos en

cuanto a esto. Tanta energía creada por algo así. "Amor".

Abstracto: déjeme colocar la cereza al pastel.

Concreto: habla metafórica y simbólicamente, supongo.

Abstracto: sí.

Concreto: diga, que yo le escucho.

Abstracto: él llegó a percibirnos, hubo una brecha y nos sintió. Más aún,

pudo RECORDAR.

Concreto: pero eso no es impresionante. Muchos sienten nuestro toque, y

aunque no aciertan a saber qué es, saben que "algo" está ahí. Unos lo

sienten en un orgasmo, otros al leer o ver algo que los conmueve, y

otros, en afán religioso, creen que somos "ángeles guardianes", y que nos

sintieron pasar.

Abstracto: todo eso es cierto, pero no es igual, disculpe si no he sabido

explicarme con esto...

Concreto: al contrario, disculpe usted por mi escaso entendimiento.

Abstracto: él sabe nuestros nombres.

Concreto: miente.

Abstracto: No.

Concreto: ¿seguro?

Abstracto: desde hace años, cuando nos percibió, no nos pudo ya olvidar.

Aún en las cosas que escribe ha incluido fragmentos pequeños,

indetectables al ojo común, relativos a nosotros.

Concreto: y otros le leen.

Abstracto: fíjese usted, cómo ahora mismo, en éste momento, le leen.

Concreto: si, los veo. Leyendo sobre nosotros justo ahora. Esos son

algunos de sus lectores. Asomémonos.

Abstracto: mire a ésa, la mujer de apetito sexual vigoroso que es fecha

que no siente que haya sido verdaderamente satisfecha. Vea al otro, el

que tiene pornografía en su computadora y no quiere que su pareja se

entere.

Concreto: ahí está un infiel que ya había dicho que no volvería a serlo.

Otro, un masturbador compulsivo. Una, que quiere dejar a su esposo y no

se atreve, por cobarde y patética. Otra más, que se refugia en Jesus y la

división protestante a la que se afilió, acorde a el hijo de Ialdabaoth,

para reprimir los deseos -sexuales y no sexuales- que quisiera realizar.

Abstracto: ah, mire. un adicto a fumar de esa hierba que les hace reír.

Esos son también muy entretenidos de ver.

Concreto: mire, una puta, leyendo. Cómoda en su vestimenta frente a su

monitor. No sabe que algo muy malo va a pasarle dentro de algunas

semanas.

Abstracto: mire ese otro, el afeminado que a esta hora está oliendo

fuertemente a loción. Hasta este sitio puede olérsele. ¿Por qué está

leyendo? Sabe que tiene cosas pendientes de su trabajo, sus obligaciones.

Prefiere perder el tiempo con eso, y con los chismes que entabla con las

mujeres corrientes con quienes conversa en sus sitios de reunión, que

ponerse a hacer algo útil.

Concreto: ah, el otro, el músico. ¿Lo ve? Cree que tiene talento. Al

menos con el teclado de la computadora si sabe atinar a donde es,

correctamente.

Abstracto: detengámonos, señor. Que parece que se incomodan.

Concreto: de acuerdo. Se ha dicho que no se les debe perturbar tan

directamente.

Abstracto: así es.

Concreto: ¿qué pasa entonces con su sujeto Alexander?

Abstracto: habrá que esperar y ver.

Concreto: algo que hacemos bien.

Abstracto: esperar que ocurra lo que vislumbré, si es que continúan

encaminados a que así sea.

Concreto: ya que es alguien que llegó a estar consciente de nuestra

existencia, le secundaré en poner especial atención a sus acciones

futuras.

Abstracto: mucha desdicha en ellas, puedo asegurarle.

Concreto: lo sé, lo puedo ver también.

Abstracto: sentirá que ya nada es realizable. Se sentirá triste,

desconcertado, y sin rumbo. Desde ahora, y hasta más adelante.

Concreto: a ver qué tan objetivo puede ser, y si puede descifrar el

acertijo.

Abstracto: ah, ¿usted quiere que lo haga?

Concreto: siempre he querido que alguien lo logre hacer. Que alguno de

los mortales se dé cuenta de lo que a todas luces es de lo más simple.

Abstracto: no es simple para ellos. Descifrar el acertijo de la

transmutación de la Dicha en su realidad física no les es fácil. Ni sus

mentes más brillantes han podido.

Concreto: no será su sujeto el primero que lo haga, entonces.

Abstracto: quizá no, pero concentrémonos en ver lo que SÍ llega a hacer.

Y veamos si va a dejarse morir joven, o si llegara al cumplimiento de lo

que vislumbramos hace un momento.

Concreto: de acuerdo. Y además, curioseemos también en esos otros

personajes tan peculiares también, esos que le están leyendo, por lo que

vimos hace unos minutos, y lo que estoy viendo de ellos ahora, me dan

mucho en qué pensar...

...

21 comentarios:

  1. Ahhh si habìa percibido cierta vigilancia ajena pero no sabìa que se trataba de "ellos"... y saben tanto de nosotros.

    Una razòn mas para acurrucarme en el tibio abrazo de la paranoia.

    ResponderEliminar
  2. "Abstracto: somos la curiosidad cósmica, los recabadores de información...
    Concreto: los creyentes de que en el llamado conocimiento absoluto de un
    tema en particular, se gestan nuevas cosas que nos mantienen en la intriga eterna." Esto es algo muy excelso, sutil y sofisticado. Bravo!.
    Y con respecto al "ahí está un infiel que ya había dicho que no volvería a serlo" jaja, si, presente, aunque no lo habia prometido, era algo asi como una busqueda ascetica...que evidentemente no funciono.

    ResponderEliminar
  3. estas bien pnche loco pero estuvo bueno

    ResponderEliminar
  4. excelente.

    RRB capo

    ResponderEliminar
  5. Wow, Alex, de verdad que me sorprendes... me encanta como escribiste este post.

    Eres tu el que con tus letras nos abre la brecha y nos facilitas visualizar a tan conplejos entes, que mejor momento para reflexionar sobre nosotros mismos asi como lo has hecho tu.. excelente.

    Y, entre otras cosas, hablamos despues por telefono, lo que te comentare es confidencial, jeje.

    Saludos, un abrazo fuerte :)

    ResponderEliminar
  6. Lo sabía, que vivimos en un mundo paralelo, pero... a cuál?
    Saludos Alex.

    ResponderEliminar
  7. Chido por pasar a comentar, fue uste el primero, espero no sea el ultimo, nos vemos en el ciber espacio este... saludoss de retache

    ResponderEliminar
  8. Los dejavu's y esas experiencias extrañas, nos dan idea de que vivimos en mas de una sola dimensión, tal vez no tengo los conocimientos adecuados para describir esto, pero he tenido experiencias también sobre recordar vidas paralelas o pasadas, no sé, es raro e inquietante, y algo que no se puede platicar con todo mundo sin que te juzguen un poco loco(a) muy buen post.


    Dreamchaser

    ResponderEliminar
  9. muy buen diálogo, interesante...

    bienvenido al barrio

    ResponderEliminar
  10. Por un momento me acordé de los mails que prometen que cuando los reenvíe recibiré un mensaje de la persona que me ama.

    Me encantó, aún no puedo escribirte mi percepción! pero de verdad debes ser especial para volarte en algo así, me gustó mucho, aunque no sé si quedé en la descripción de la puta o la mujer del apetito sexual vigoroso...


    Saluditos!

    ResponderEliminar
  11. Mmm intersante diálogo.
    :)
    Un fuerte abrazo.
    Gracias por tu visita.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. yo entiendo el punto de éste diálogo. ¿No son alavos lo que quieres eh? tal vez un poco de publicidad inconcientemente pero no alagos, al menos no de nosotros. ¿si?

    jaja
    Bien.
    :)

    ResponderEliminar
  13. diecisieteavis!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  14. Qué pasó con el Phineas Strauffon

    ResponderEliminar
  15. veintiavis!!!!!!!! es casi como el primis !!!!!!

    ResponderEliminar
  16. Sera mejor que hagas como yo...dedicate al conejo

    Saludos

    Carlos

    ResponderEliminar
  17. Concreto. Un post para no olvidar.

    Abstracto:Los datos pasan a la memoria inmediata, pero esas descripciones de todos los que estan asomados en el blog, inquietan.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Puedes comentar como Anónimo sin tener que ingresar con tu perfil de Google o algún otro. Solo selecciona del menú "Comentar como" y elige entre dejar Nombre y URL que desees, o solo Anónimo. Gracias por visitar.