25 mar. 2010

Esfera de las Realidades - La Solución Final

Strauffon

Mujer... Templo Divino donde reposa la esencia de la majestuosa Creación...

Creación... vestigio de la majestuosidad de Dios...

Dios...

Dios...

¿Dios?


(Lugar: base de Overlap. Torre Principal)

- ¿Qué es lo que crees que haces, GOEL?
- ¿Perdón?
- Ya me escuchaste. No estás sordo. O al menos, no dice eso tu ultimo reporte médico, de hace un mes.

Un espacioso lugar, sin ningun mueble ni nada más que las luces tenues color rojo iluminándolo. Las voces hacían eco. El General Melkior estaba de pie frente a GOEL, ambos de brazos cruzados, postura rígida, y llevando sus voces al susurro. Como queriendo evitar ser oidos por alguien que a fin de cuentas es capaz de oirlo todo.

- ¿Dónde está mi padre?
- Reuniones. Asuntos de la organización - contestó el General.
- Como siempre.
- Estás desviando el asunto. No te lo voy a permitir. Quiero que me digas que es lo que crees que haces.
- Es que no sé a qué se está refiriendo, señor.

Homeostasis y Transestasis...

¿Qué buscas? ¿Nos buscas a nosotros?

Tu curiosidad por la colorida llama puede causar que te quemes...


- Me dicen que estás intentando visitar y perturbar Realidades. Y entidades fuera de tu comprensión.
- Es lo mismo que Overlap hace, a cada momento.

El General dejó ver una notoria expresión de disgusto, casi mordiéndose el labio.

- Y la única diferencia es que ahora lo estoy haciendo yo... - continuó GOEL - Esto es importante. Lo suficiente para que no preste atención a nada de aquí en el momento. Ni a Overlap, ni los otros No-Amados, ni otras cosas...

Cuando abandonó el cuarto, aun podia oír al General protestar, pero no se entendian ya sus palabras. Aún con el eco, parecia distorsionado a un modo tal, que por un momento creyó que estaría soñando. Cuando caminó por los pasillos a toda prisa y pudo salir del edificio, se sintió aliviado y respiró hondo. Era una hora avanzada de la noche. Hay un cierto tipo de aire que solo a esas horas se puede respirar. Es de alivio, de quietud, de un valor único. Se siente como si el mundo mismo se estuviera permitiendo una pausa para descansar del frenesí habitual.

Cuando el General y su escolta le dieron alcance a GOEL, éste emprendió el vuelo sin chistar, dejándolo atrás.

- ¡GOEL! - vociferó hacia el cielo - ¡Hijo de perra insubordinado!

Muchacho curioso...

A ti no te bastan las conversaciones filosóficas con demonios...

Bien por ti. Te reconocemos eso.

La dificil realidad. Tú si quieres ser un héroe para otros.

Y tal vez el héroe de tu propia vida. Igual que los que están leyendo esto ahora.

Quieres llevar las cosas a otro nivel. Deseas ser el héroe que salve a su creador, el que hace poco supiste que existe. Tu escritor.




Ahí estaba la casa. De un piso, de muebles simples. Un modesto recibidor, el comedor a unos pasos. ¿Lo demás? Cuadros familiares colgados de las paredes. Muchos. Y en los cuadros, gente con sonrisas tan falsas que dan ganas de vomitar. Grupos de gente que en realidad no se habla, que comparten un apellido y a la vez una hipocresía constante, que se refuerza cada dia de fiesta en que se reúnen.

Temes desaparecer...

Temes desaparecer porque dentro de ti sientes que no vales nada. Igual que le pasa a tu escritor.

Piensas que nadie te quiere y en realidad nadie se interesa por ti. Todos tienen esa misma creencia. Buscan desesperadamente en los demás callar esas voces interiores que les encaran a esa realidad.

Buscan desesperadamente complementarse...

Tú eres asi, GOEL.

Tú también, el que está sentado en este momento siguiendo estas líneas, leyéndolas, haciendo esa cara ridicula que estás haciendo ahora...

Crees que con esos placeres... ese ultimo orgasmo que tuviste hace poco, esa rica comida que depositaste en tu cuerpo hoy... con eso te defines.

"No tengo otra forma", nos dice tu inconsciente. "No tengo otro valor".


La casa tenia ya algun tiempo sola, luego de que los ocupantes fallecieron y fueron a ocupar sus nuevas y permanentes residencias, sus tumbas. Luego de una remodelación, quedó aceptable. Incluso con un árbol frutal en el pequeño jardín. Ahi en otro tiempo jugaron niños, ahora estaba vacia y curiosamente, nadie la queria rentar. Estaban de visita unos posibles inquilinos: una madre soltera joven, y su niña, simpática y curiosa, de unos 8 o 9 años. Difícil de decir. La pequeña jaloneó a su mamá de la ropa...


- Mira, mamá - dijo con voz chillona - ¡Mira! Un señor de negro arriba de esa casa...

De pronto, toda la imagen se empezó a descomponer. Esto habia ocurrido en la mañana de ese mismo dia, varias horas antes de la reunión con el General Melkior. ¿Por qué le venia a la mente ahora? No lo sabia. El caso es que a medida que aumentaba de velocidad en su vuelo y se perdia entre las nubes, ese recuerdo pareció cobrar vida propia, y "tragarse" a GOEL, por muy disparatado que parezca. Como si un hombre hubiera sido capaz de comerse su propia cabeza.

¿Quieres hablar? Anda. Ya te escuchamos.

Te vamos a atender en tu deseo.

Anda, y trae a los demás que te están leyendo.


Trae a tu escritor también. Todos te están siguiendo ahora, héroe. Vamos a ver de qué tantas cosas quieres hablar. Tú, que buscas restaurar lo perdido. Y ustedes, que buscan definir lo indefinible.

Hacia otro lado es a donde fue a dar... de pie, sobre una mesa gigante de madera, grande como una avenida de ciudad. Dos gigantes sentados a ella, uno a cada lado. Figuras imponentes, poderosas, de elegantes trajes, pero sin cabeza. En vez de cabeza, parecian tener garabatos eléctricos, brillantes, emanando energía. Intentar hallar un rostro tras esos garabatos habria sido imposible. Ni siquiera se podia distinguir un par de ojos. Uno de ellos, con garabatos brillantes color azul sobre su cuello. El otro igual, pero de color rojo.

- A ustedes los estaba buscando - dijo GOEL - ABSTRACTO y CONCRETO. Sí. Sí quiero hablar con ustedes.



Acceso... denegado.

Acceso...denegado.

Ia! Ia!
Ia! Ia!

Acceso... exitoso.

Ubicación: Esfera de las Realidades.



GOEL: Vengo a pedir respuestas, y ayuda de ustedes.

ABSTRACTO: ...

GOEL: Me han dicho que una calamidad se cierne sobre alguien que es importante para mi, que es una influencia innegable sobre el mundo y las personas que yo quiero y valoro, y a las cuales no puedo permitir que les pase nada.

CONCRETO: ...

GOEL: Existe un individuo del cual ustedes ya saben de sobra, llamado Alexander, que sostiene con su mente la línea temporal en la que me encuentro. Ésta persona, con todo y el apoyo que cuenta alrededor de si por otros (de quienes no conozco detalles, solo que son sus cercanos) parece estar en el camino de abandonarse. Y darse muerte, tal vez.

ABSTRACTO: ...

GOEL: El detonante es el mundo emocional. Y lo que los antecedentes son como para llenar un archivo extenso. De cosas acumuladas llevándolo a un punto sin retorno. Y en el momento en que deje de existir, nosotros junto con él. Los míos. Y yo mismo.

CONCRETO: ...

GOEL: Él mismo me han dicho no es mala persona. Vengo a pedir su intercesión por él. Y por nosotros.

ABSTRACTO: ...

GOEL: Porque en este momento, segun sé, ustedes son la via para evitar eso. Y que se cumplia lo que nos haria bien a todos.

CONCRETO: Hablas mucho.

ABSTRACTO: De eso, no hay duda.

CONCRETO: La mayoria de los mortales son mas palabras que acción.

GOEL: ¿De que otra forma les iba a decir lo que pido?

ABSTRACTO: Oh, es que tu vienes a pedir. Como muchos otros que se aproximan a sus templos, sus lugares de culto. Pidiendole a Jehova-Ialdabaoth que les retire su miseria, que les otorgue sus antojos, que materialice sus sueños y alcancen asi lo que ellos toman por felicidad.

CONCRETO: Piden. No se les ocurre dar.

GOEL: Yo doy mucho también.

ABSTRACTO: ¿Qué das, demonio encaminado a lo que llama "ser bueno"?

GOEL: Yo combato a lo que es malo. Y preservo lo que es bueno.

ABSTRACTO: ¿Segun quien?

GOEL: ¿Segun quien, que?

ABSTRACTO: ¿Lo que es bueno y es malo, segun quien?

GOEL: Segun los valores basicos de convivencia y ayuda al projimo, para asegurar un entorno pacifico y prospero.

CONCRETO: Estas recitando. Verbatim.

ABSTRACTO: No muy distinto de los de las cruces color rojo, enviados por los adoradores de Jehova-Ialdabaoth. O los de la cruz patas arriba, con sus uniformes que muchos consideraban llamativos.

GOEL: ¿Qué? ¿Qué es eso? ¡De ninguna manera! Yo sigo lo que es el bien. Lo que a los ojos de todo ser civilizado es hacer el bien. Y en el espiritu de eso es que vengo a pedirles la ayuda para el escritor.

CONCRETO: Eres un mortal simple. Tu crees que lo que otros de alma ciega perciben como lo bueno, es lo que vale.

ABSTRACTO: Siendo que tus motivos son de lo más frágiles y de quebradizo valor...

CONCRETO: Igual que la inmensa mayoria de los que viven en ese planeta que llaman casa.

GOEL: Pero...

ABSTRACTO: Cállate y escucha, aprende esa lección de una vez.

CONCRETO: Te habria servido de mucho aprenderla antes.

ABSTRACTO: También a tu escritor, por cierto.

GOEL: ...

ABSTRACTO: Se siente extraño, ¿verdad?

GOEL: ¿Que?

ABSTRACTO: Silenciarse a tal grado que te des cuenta que no todo eres tu, ni tu voz.

CONCRETO: Ni tus deseos.

ABSTRACTO: Tu vienes a nosotros a pedirnos por alguien que influye en tu existencia. Quieres salvarlo.

CONCRETO: Buscas salvarlo porque eres una creación de él, como los humanos de otras realidades se perciben a si mismos como la creacion a imagen y semejanza de un Ser Supremo.

ABSTRACTO: Llegas hasta nosotros con la esperanza de que, por el hecho de saber del interés que nos causó tu escritor Alexander, nuestra opinion e interés se traduzca en simpatia, y ayudarlo.

CONCRETO: Sacarlo del pozo que el mismo se ha cavado.

ABSTRACTO: Igual que la humanidad ha cavado un pozo aun mas grande de decadencia y negro futuro.

CONCRETO: Ya dejaste de hablar. Y nos miras. Qué bueno. Porque, ¿Sabes algo? Otros están también con nosotros ahora en este momento. Nos están percibiendo a través de letras escritas sobre una superficie brillante frente a sus rostros. Ellos saben que eres un héroe noble, y valiente. Saben de tu buena intención al hacer esto. Y con todo y eso, ya estaban hartándose de ti. Los estabas desesperando. Así que lo mejor que pudiste hacer, fue callarte.

ABSTRACTO: Ahi lo tienes. Dos percepciones de ti. Una que en tus terminos llamarias "buena", y otra "mala". Si tuvieramos que elegir ahora entre dejarte seguir existiendo o cortar todo sobre ti, tu vida y tu recuerdo, ¿Cual seria la correcta para basarnos en nuestro juicio? Ambas son igual de válidas.

CONCRETO: Pero tu no vienes aqui para que te juzguemos. Tu vienes a que juzguemos al que te da vida. Y es cierto, tu preocupación por el es genuina. Podemos ver que no es solo el que quieras salvar tu propio ser, sino que en verdad puedes sentir lo que el es y lo que vale.

ABSTRACTO: Y quieres transmitirnos ese sentimiento a nosotros.

CONCRETO: Pero el error en el que caes, es en creer que nuestra opinion y juicio es fijo e inalterable. Esa es la idea que tienen los mortales de aquellos seres que no ven y que los observan. Esos que llegaron a llamar sus dioses. Creen que la percepcion de sus seres superiores esta, como suelen decir en sus expresiones tan curiosas, "grabada en piedra".

ABSTRACTO: Nosotros somos cambiantes en muchos sentidos. Nuestras opiniones lo son también. De otra manera, no podriamos trascender al tiempo y al espacio. Cosa que ustedes, los que se limitan a una sola realidad, están a eones de poder comprender, y no digamos lograr. Nuestra opinion sobre tu escritor, por tanto, cambia.

CONCRETO: Aunque a veces llegan a dar destellos de ello, de lo que es una voluntad a cambiar a un raciocinio genuino, supremo, limpio y sabio que les hace sentir un roce de lo que es la divinidad.

ABSTRACTO: Te pondré un ejemplo. Uno de los que está leyéndonos ahora... creyó que hace días engañando a su pareja se sintió de lo mejor. Ha pensado que ese deleite que vive al ser desleal y gozando de más de una persona es su forma de conocer un placer divino. Hay una sorpresa no tan agradable que le espera en lo que es su futuro. Pero va a aprender con eso que la verdadera dicha es más que el tocar una deseada piel.

CONCRETO: Más aún, desde ahora está imaginándolo, pero no alcanza a comprender del todo. Ya lo estoy viendo, a este mortal del que está hablando el señor ABSTRACTO. De hecho está frente a la pantalla con una bebida a un lado.

ABSTRACTO: Pero no es de esa persona de quien nos estábamos ocupando. Regresando a tu escritor. ¿Señor CONCRETO? ¿Desea seguir?

CONCRETO: Sí. El escritor ha caido en errores de juicio de ese tipo, dañandose, y atrayendo a otros en esa cadena de eventos dañinos también. Y es verdad, reconocemos que le hemos visto potencial. Pero no por ello vamos a decir que es excepcional ni una prioridad. También le vimos potencial al hombre de Macedonia, y al inspirador lider de la región que llaman Francia, pero no por ello nos desvivimos por ellos. Y, sobra decir, tu escritor no es ni una minúscula parte de lo que fueron ellos.

ABSTRACTO: Tu escritor llegó al punto de ebullición de su sufrimiento debido a lo que ustedes llaman amor.

CONCRETO: Ya habiamos hablado de eso, de hecho.

Alexander Strauffon

ABSTRACTO: Ah, asientes con la cabeza. Estás de acuerdo entonces. Qué bueno. Porque también podrás admitir entonces que el mismo es quien ha decidido atribuirle ese enorme valor a esa emoción.

CONCRETO: Con todo y que esa emoción es efímera. Porque vive en ustedes. Y ustedes son efimeros, a fin de cuentas.

ABSTRACTO: Lo que sucede, señor CONCRETO (y disculpe si es ruda mi interrupción) es que ellos perciben el amor como algo perpetuo, por considerar que proviene de quien llaman su Dios.

CONCRETO: Ah. Jehova-Ialdabaoth otra vez.

ABSTRACTO: Debe estar encantado de que salga a mención tan repetidamente esta vez.

CONCRETO: Así es como le agrada, que su nombre sea vigente.

ABSTRACTO: Honor a quien honor merece, señor CONCRETO. Al menos es simpático y creativo.

CONCRETO: Eso es cierto, señor ABSTRACTO.

ABSTRACTO: Cuando reconfiguró la línea de probabilidades para que ocurriera la aparición de Lutero, fue hilarante.

CONCRETO: Único, en verdad.

ABSTRACTO: Ah, nuestro invitado se siente olvidado. No deseamos parecer groseros. Continúe, por favor.

CONCRETO: Bien. Ese llamado "amor", en cada uno de los mortales, se vuelve, en efecto, una fuerza. Si el alma es lo que les permite pensar, sentir, y moverse, el amor es el imán de esas almas. De ahi parte un millón de variaciones de ese concepto, desde lo más común hasta lo más bizarro a ojos simples.

ABSTRACTO: Pero...

CONCRETO: ¿Pero?

ABSTRACTO: Pero, si.

CONCRETO: Pero, una condicionante que desvirtúa un argumento y le proporciona una vertiente distinta. Ha hallado un "pero", señor ABSTRACTO?

ABSTRACTO: Por cierto que si.

CONCRETO: Pensaba explicarlo sin objeciones, pero siga adelante, no sea yo quien le contenga de impartirle algo más al engendro que tenemos aqui a la mesa.

ABSTRACTO: Me hace usted dudar.

CONCRETO: Pido disculpas.

ABSTRACTO: No, no, no haga tal cosa. Antes bien, digame por favor que inconveniente habria aqui.

CONCRETO: El engendro GOEL de Ragnarok quizá no sea capaz de comprender la vertiente que usted le va a mencionar, el "pero" que se asoma. (el cual obviamente ya sé cual es), y seguramente el Escritor tampoco.

ABSTRACTO: Ni los que están leyendo ahora.

CONCRETO: Tal vez ellos si. Percibo destellos de inteligencia en esos egos derrotados que están atentos a nuestras palabras linea tras linea.

ABSTRACTO: ¿Quieren que les compartamos algunas migajas de conocimiento real, lectores? ¿Si?

CONCRETO: Subrayemos real, no la versión manipulada, distorsionada, y ajustada a intereses vanos que les sirven a ustedes como verdad sus religiosos y sus "sabios".

ABSTRACTO: O sus motivadores y demás chatarra.

CONCRETO: He aqui lo que han de tener presente... y conviene tú pongas atención, muchacho-héroe, que te llamas a ti mismo No-Amado.

ABSTRACTO: El "Pero" es... que con esa fuerza de gran empuje que llaman amor, ustedes lo corrompen y lo llevan a su lado nocivo, no al que es su curso natural. Y esto debido a que son prisioneros de deseos y de miedos, siendo que seria harto sencillo poder hacerlos a un lado.

CONCRETO: Pero son perezosos. Y comodinos. Mucho mejor quedarse como están y darse unos cuantos gustos, cegándose a lo innegable.

ABSTRACTO: Deben eliminar el deseo de ser, mas sin embargo, atesorar cuanto son, y la misma vida.

CONCRETO: Deben valorar la vida fisica, pero a la vez dejar de considerar lo mundo fisico lo esencial, y esto va tanto para aquel que basa todo en el sexo, o el que juzga basándose en apariencia, hasta el que cree que limitandose y viviendo en contrición, o incluso autolesionándose, muestra su fe y asi vera a su Dios. Todos están equivocados.

ABSTRACTO: Y deben comprender que esa ansia de inmortalidad, si puede conocederse, pero no de la forma en que normalmente creen. Ustedes no son el cuerpo, son una fuerza del Yo que emana de una gran energia universal. Esa energia es incorrupta, e innagotable.

CONCRETO: El cuerpo es un instrumento, que se sacude ante los envites de fuerzas que se originaron no para los humanos exclusivamente.

ABSTRACTO: Si, como el Amor.

CONCRETO: Exactamente, señor ABSTRACTO. El Amor.

ABSTRACTO: Eso es lo que le pasa al Escritor. Lo mismo que le sucede a otros. Es sacudido por ello, y ocurre lo mas predecible: es llevado al lado malo de lo que significa amar. Ese reto a cuerpo y alma que es la causa de que cada vez más gente se precipite al lado que no es.

CONCRETO: Suena trillado, lo sé, pero el Amor es la Causa Primaria en el mundo que habitan ustedes. Y la distorsión y corrupción de éste, la causa de los males que ven.

ABSTRACTO: Tal vez no les sea tan dificil de entender si lo meditan un segundo. El mundo afectivo es el que los comienza a enseñar a entrar en contacto con su entorno. Ninguno de ustedes, ni el más execrable y aislado de moral, ha quedado totalmente desprovisto de afectividad en su existencia. Todos la han tenido, en menor o mayor medida. Y cada quien ha elegido su camino en base a la carga de afectividad que se le puso en sus manos.

CONCRETO: Los deficientes son los que se basan en el solo deseo de ser, que se traduciría tambien como el que teme morir, o el que diga lo que diga, está convencido de que al morir el cuerpo, todo se acaba.

ABSTRACTO: Como sus criminales, en su mundo, por ejemplo. Sus profesionistas de la salud le otorgan mil explicaciones a la conducta de cada uno de ellos. Hay una forma más sencilla de explicarlo: temen a la inexistencia, o a lo intolerable de la perpetuidad. Y entonces, aunque se dicen creyentes de tal o cual deidad, e hipócritamente dicen tener fe y respeto mientras a su vez no respetan al prójimo, alzan los brazos...

CONCRETO: Hacia Jehova-Ialdabaoth, muchas veces.

ABSTRACTO: O hacia el Vacío. "Déjenme seguir destruyendo, pues asi es la prueba de que existo. ¿Y quién sabe? Quizá luego de mucho destruir, con eso evitaré ser destruido yo.". Helo ahi lo que ronda por las mentes de ellos.

CONCRETO: Pero no se sientan especiales o diferentes a sus criminales, pues la mayoria de ustedes opera con el mismo pensamiento. No realizan las mismas actividades que ellos, pero son igual de nocivos.

ABSTRACTO: ¿O acaso tenemos que recordarles las ocasiones en que le han ocasionado la miseria afectiva a alguien cercano a ustedes? Y creen que por decir que "ya lo pasado, pasado" se borra el efecto que contribuyeron a engrandecer, el efecto dañino que se incuba en otros, que a su vez irán a esparcirlo a otra parte...

CONCRETO: Como un virus.

ABSTRACTO: La humanidad es un compendio de irresponsabilidad, delegación de cosas, miedo, y falta de conocimiento. Ese es el coctel del que surgen. ¿Piensan en ser padres dentro de poco? Ese es el caldo espiritual del que va a brotar ese vástago suyo.

CONCRETO: Hombres que tiemblan solo en pensar en la inexistencia...

ABSTRACTO: Como los criminales de los que hablábamos hace un momento. Los que dentro de si no ven posible que haya algo más allá, o los que tienen implantado el concepto de la eternidad, y con eso se asustan. "¿Y para siempre en el mismo lugar? ¿Y nunca va a acabar y siempre estaríamos ahí?". Esos son de nuestros favoritos. Nunca creerian como esos hombres duros que ven empuñando armas de fuego se asustan y se encogen en sus lechos cuando duermen, asustandose con eso, y ahuyentando ese pensamiento teniendo sexo con mujeres pagadas o consumiendo sustancias que nublan su mente.

CONCRETO: El escritor por el que GOEL viene aqui a abogar no se precipita tampoco a ese extremo.

ABSTRACTO: No. En vez de eso ha decidido quedarse en el limbo de lo neutral.

CONCRETO: De ahi es de donde viene la certeza de muerte. Y a su vez, de ahi, en ese vacío, es donde por fin aprendió lo que es el amor real para ustedes los mortales, y a diferenciarlo de otras emociones que se le parecen.

ABSTRACTO: ¿Cómo está su mente ahora, señor CONCRETO? ¿Cómo son sus sentimientos manifiestos?

CONCRETO: Le dejo a usted que los muestre.

ABSTRACTO: ¿Mostrándolos tal cual los piensa el Escritor en este momento?

CONCRETO: Si usted gusta. Siempre es un placer verle transmitir los pensamientos de los mortales en vivo, incluso con sus propias voces. Es una lástima que nuestros testigos solo puedan leerlo. Adelante.

ABSTRACTO: Ciertamente.

CONCRETO: Déjenos saber entonces sobre ese curioso hombrecillo y lo de su mujer ideal, que con algún intento de ser dramático se puso a llamarla Artemisa, esa de quien extraña sus conversaciones por red... su Musa, según él la define.

ABSTRACTO: ...

CONCRETO: ¿Qué pasa?

ABSTRACTO: Cambié de opinión.

CONCRETO: Bueno, no le criticaré eso, ya que recién hablábamos de cómo nuestras opiniones son cambiantes.

ABSTRACTO: Así es.

CONCRETO: ¿Qué lo hizo cambiar?

ABSTRACTO: No siento deseos de asomarme a los pensamientos del Escritor ahora. No tiene caso.

CONCRETO: Continuamos la lección entonces.

ABSTRACTO: Sí.

CONCRETO: Humanos que nos leen... desarrollen la conciencia de la existencia de valor real, y el falso y negativo deseo de ser sin mayor propósito se va a desvanecer...

ABSTRACTO: A la vez que dejen de poner lo fisico en un pedestal, cuiden bien del estado fisico en si, pues el cuerpo es el instrumento de los dictados del alma. Debe mantenerse sano y fuerte, sin ser dañado, y a la vez sin ser glorificado.

CONCRETO: Y en ese estado de bienestar del instrumento, podrán curar el alma en si.

ABSTRACTO: Y abrir los ojos a que amar no significa depender, ni temer, ni condicionar.

CONCRETO: Algo que todos deberian aprender.

ABSTRACTO: El apartarse de eso y viciar el cuerpo es señal de una pobre evolución.

CONCRETO: Su vida como mortales es inferior en calidad a la de otros en otras partes, eso es innegable, PERO...

ABSTRACTO: PERO...

CONCRETO: Sus vidas como mortales son gloriosas. Vivan en el amor y el ahora, de un modo natural, sin dogmas ni creencias que aislan, dándole a cada instante su propio valor, y dándole al prójimo su justo valor por igual...

ABSTRACTO: Podriamos ahondar más...

CONCRETO: Pero dejamos en claro que serían migajas.

ABSTRACTO: Oh, están decepcionados, señor CONCRETO.

CONCRETO: La chica simpática ésa que nos está leyendo (¿Puede ver cual?) está decepcionada. Tenia curiosidad de ver qué se leía si proyectábamos los pensamientos del Escritor.

ABSTRACTO: Oh.

CONCRETO: Sé que habia cambiado de opinión, pero tal vez pueda complacerle. Más aun, si lo que les dimos son partículas de conocimiento. No les dijimos cómo activar y desactivar los sentimientos conscientemente, ni cómo predecir los órdenes numéricos en todas las cosas (obviamente, lo utilizarían para ganar dinero fácil), ni cómo aplazar el deterioro de su organismo.

ABSTRACTO: Ciertamente no les dijimos. No necesitan saber eso.

CONCRETO: Ni necesitamos concederles que sepan.

ABSTRACTO: Bien, pues.

CONCRETO: Muéstrele a la chica lo que piensa el Escritor en estos momentos sobre el tema ya discutido.

ABSTRACTO: "Al estar tú alejada de mi como en este momento estás, siguiendo tus propios motivos y negándome incluso el saber cómo te encuentras, deseo sepas que no cambia lo que tú aquí has sembrado. Porque si para algunos el amor que dan se condiciona a que la persona les retribuya, estoy ya más allá de ese pensamiento, y no tengo temor de enterarte de la gran verdad: que soy de ti y para ti, aun sin retribuciones, y ya sea con alas extendidas o bien con las rotas. Porque es un ser completo en cuerpo y en espiritu el que aquí en este momento se te entrega, jurándote que estará para cuando lo necesites siempre, de la forma en que sea, en el tiempo que sea, y te digo que te amo, te amo a ti, que eres la diosa que contemplo y adoro. No te exijo nada, solo envio a tus dulces ojos y oídos la gran verdad de lo que te doy, de corazón y sin miedo ni demandas... eres, y por siempre serás, la mujer perfecta que por oceanos de tiempo, como dijera el novelista, busqué."

CONCRETO: ¿Es todo, señor Abstracto?

ABSTRACTO: Si. Eso fue su flujo de pensamiento en este momento.

CONCRETO: Si acaso hay algo llamativo y visiblemente notorio de los humanos para las demás entidades en la Creación, es la forma tan peculiar en que aman.

ABSTRACTO: Nuestro Escritor en ese campo era como un experto en encender fuegos que a su vez se dejaba envolver por la llama. Vamos a ver si es verdad que aprendió ya a controlar la hoguera.

CONCRETO: Solo si la mente humana esta libre internamente, sera posible de ver LO QUE ES. Sin esa libertad continuara viviendo en una realidad construida por el parcialismo sustentado por el temor, la cultura tradicional deficiente, y la ambiguedad que posa por moral en estos tiempos.

ABSTRACTO: Para ser libres, los mortales han de reconocer su propia superficialidad e inmadurez, y dejar de lado los defectos que solo causan mas confusión...

CONCRETO: Lo que les hará libres es tomar consciencia que en el momento que nacieron eran libres ya, y ya después sus supuestos tutores son quienes incluso los volvieron los mismos complices de su esclavitud. Sin embargo, aun forman parte del todo infinito, y apartándose del vicio espiritual es cuando la plenitud aparecerá...

ABSTRACTO: Ah, la cara de GOEL. Se dijera que ha sido demasiado para tan solo un momento.

CONCRETO: Supongo que esperabas una respuesta más directa y simplificada, y sin cortarle nada.

ABSTRACTO: Seguro al menos eso era lo que esperaba de usted, señor CONCRETO.

CONCRETO: Si. Yo genero esa expectativa.

ABSTRACTO: Anda, héroe No-Amado, di algo. Por lo menos mueve esa cara. Los que llegaron a ti siguiendote y que han estado leyéndonos están esbozando una ligera mueca de sonrisa.

CONCRETO: Bueno, hay uno bostezando.

ABSTRACTO: No lo culpemos, es mortal.

GOEL: Voy a tener en mente detalladamente sus palabras.

ABSTRACTO: Es un comienzo.

GOEL: Pero sí, en efecto, yo busco respuestas directas y concisas.

ABSTRACTO: ¿Señor CONCRETO? ¿Algo que decir a eso?

CONCRETO: Claro, si me permite.

ABSTRACTO: Adelante.

CONCRETO: GOEL de Ragnarok, tu Escritor va a estar bien. Sí, va a tener lágrimas, y muchisimos momentos de soledad, va a querer probar todo lo que le hace daño, hasta llegar a una epifania que le mostrará la verdad de la que ya hablamos, aquella sobre el cuerpo siendo un templo al cual se cuida para dar paso a la voz del alma y las respuestas verdaderas. Tu Escritor va a estar bien. Incluso si se suicida va a estar bien.

GOEL: Pero...

ABSTRACTO: Nuestra sesión ha concluído. No eres el único a quien tenemos por recibir.

GOEL: Hey, un momento.

CONCRETO: Que tú y tu Escritor, y también los amigos de ambos, conozcan plenamente el Amor antes del momento del Morir. Pues son las dos más grandes verdades que hay.

ABSTRACTO: Tómalo como una "bendición", si así lo quieres ver. Adiós.

Error...

Conexión a la Esfera de las Realidades terminada.


Cuando GOEL reapareció, fue en una plaza céntrica, en una fuente. Antes de que se percatara, ya había caído al agua.

Era aún de noche, no debia haber pasado mas que una hora. Se elevó a unos metros del nivel del suelo y se quedó pensando por un momento, con la duda de si alguna vez volveria a ver a aquellos dos.

Pero no era una prioridad. La prioridad era el mensaje. La verdad.

Si el Escritor caía o no, era su responsabilidad. A simple vista, parecia que las mismas dudas quedaban sin resolver. Pero es asombroso como una duda, sin dejar de serlo, puede significarnos claridad a su vez.

- Ahora diré lo que me toca decirte - dijo GOEL al aire, hablándole a su creador, el Escritor - No sé qué vas a hacer. El dia de mañana te levantarás y decidirás qué compañia escoges, o si no tomas ninguna. Y sobre tu existencia, decidirás si haces lo que tenias pensado hacer para terminarla, o si sigues en la lucha en el presente. Creo que esos Dos han sabido dejarte su mensaje también. Yo haré mi parte por aplicar lo que pueda de éste aquí.

A unas cuadras, se escucharon varios disparos.

Un grito de una mujer, en dirección opuesta, calles más abajo.

En otro sitio, varios seres de sombras sonrieron mostrando afilados dientes, burlones ante la idea de que el llamado No-Amado pudiera seguir. El Bufón se asomó, curioso. Delirio sonrió, cínica y coquetamente. Carlo Apollion y su mafia guardaron silencio un momento en el sitio donde estaban reunidos, presintiendo algo. Tenebrios, a gran distancia de ahí, frunció el ceño.

El héroe se levantó con ánimo renovado, volando tan rápido como era posible, para servir a la noble labor de preservar el verdadero valor del Ser, y olvidándose un poco del egocentrismo en su cicatrizado corazón. Como dijeron aquellos Dos: "una lección que también al Escritor le convendría aprender".

Leer Completo ...

18 mar. 2010

Esfera de las Realidades - Goel de Ragnarok y el Demonio de la Desesperanza

Strauffon y el Ragnarok

La noche poblada de estrellas era un perfecto manto de inspiración para los melancólicos. Abajo, cada uno de los mortales se dirigia a sus destinos. Ya fuera en vehiculo o a pie, lo que tenian en común era el estar todos inmersos en sus propios pensamientos. Algunos conversando sobre sus penas con alguien, y otros hablándole al unico ser en el que podian confiar: a si mismos.

Rara vez aparece alguien que lo nota, pero los pensamientos, oraciones, lamentos, y demás, se elevan como un vapor invisible hacia la estratósfera. Se convierten en murmullos que sólo oídos no humanos pueden escuchar. A lo mucho, lo que la gente llega a sentir es una cierta "pesadez". Es en esas ocasiones cuando manifiestan que el día se está sintiendo diferente, cuando dicen que algo en el aire se siente apabullante. Y hasta ahí llega su alcance, pues así dispuso el que todo lo regula y vigila. Que sus efímeras creaciones en la Tierra tuvieran esa venda sobre los ojos, junto con muchas otras.

Pero no pasa lo mismo con quienes no son humanos. Y por lo tanto, no sucedía así con Goel. Goel de Ragnarok, el engendro del infierno del grupo llamado Los No-Amados, quien de humano tenía solo la apariencia. En ese momento, vigilaba la ciudad posado como un halcón sobre un anuncio panorámico. Veía el tráfico abajo. Cuando era niño, le encantaba ver las luces de los coches. Le recordaba cómo lo cautivaban de niño. Árboles de Navidad, linternas, fuegos pirotécnicos. La luz le hacía sentir vivo.

Eso era entonces.

Se dejó caer hacia el tráfico en caída libre. Luego, solo un ligero esfuerzo, y se elevó por los aires. Voló por sobre el centro de la ciudad. Pasó por sobre hoteles, oficinas, la plaza...

Y entonces se elevó más. Lo suficiente para llegar a ver diminuta la ciudad. Era lo genial de esos dones de los que gozaba, por los cuales daba gracias continuamente de no ser humano, y de poder realizar cosas que otros solo sueñan. El volar por cuenta propia era una de ellas. Desafiar al manto celeste mismo, como quisiera, cuando quisiera. Así se quedó, sintiendo el viento en el rostro, cuando de pronto todo a su alrededor pareció empezar a desmoronarse. O quizá desmoronarse no era la palabra correcta. Más bien, a despintarse. En segundos la ciudad entera, el cielo, todo lo que sus ojos alcanzaran a ver pareció desaparecer y dejar en cambio un blanco brillante cegador.

Goel acababa de ser llevado a uno de los niveles del Infierno. ¿El número? Eso era lo de menos. Era La Nada. Todo era ese blanco, ese maldito blanco, y él suspendido en el aire como estaba. Excepto que ahí no habia suelo a donde bajar. Ni siquiera un Arriba o un Abajo. Sólo ese vacío blanco que volvería loco a cualquiera, no sabiendo hacia dónde está mirando, y preguntándose si tiene sentido el solo intentarlo, considerando que no hay dirección, ni materia, ni perspectiva.

Ese nivel está basado en un concepto de la mente humana que muchos conocen bien: el famoso "Pon tu mente en blanco". La primera reacción de Goel fue gritar con ira, demandando que el responsable de llevarlo ahí se mostrara. Incluso su voz parecía apagarse, por lo que repitió las mismas palabras una y otra vez. Ninguno de sus encuentros con Fobos le ocasionó tanta ira como la que se notaba en sus palabras. ¿Pero por qué se acordaba de él? No tenía caso. Fobos, para fines prácticos, ya estaba acabado.

Viendo que no tendría objeto seguir hablando, optó por guardar silencio. Un murmullo, vibrando en sus oídos, se dejó escuchar. Eso es lo que sienten los prisioneros en aislamiento. Lo mismo que siente un catatónico en su miseria.

Y en esa soledad su mente se volvió consciente de la Esfera de las Realidades. Como el tiempo no es constante en ese nivel, en segundos asimiló lo que quizás al más sabio en la Tierra le tomaría una vida, o tal vez más. Supo de las variantes de la existencia que los científicos vislumbran. Y pudo verlos, también... a Abstracto y Concreto en sus puestos. Y mientras esta información llegaba en oleadas a su mente...

- ¿Goel?

Quién sabe de donde había venido una voz. Tal vez ni siquiera fue real, como esas veces en que nuestra mente nos juega un truco y nos hace creer que alguien ha dicho nuestro nombre, cuando en realidad nadie ha hablado mas que un carajo.

- ¿Goel?

De nuevo. El héroe de los No-Amados se decidió a responder en esta ocasión, con la pregunta más absurda que se le puede hacer a alguien que se esfuerza en ocultarse:

- ¿Dónde estás?

Se escuchó el perturbador llanto de varios infantes. Creciente, hasta un punto en que le heló la piel y algo recorrió su espalda. Y, como si el sonido mismo se convirtiera en materia, un vapor verdoso comenzó a aparecer, danzando al compás de los llantos, y así es como se materializó alguien con figura de hombre. Alto, de tez blanca. Era notorio que se le consideraría apuesto. De cabello oscuro y largo, y un elegante traje igualmente oscuro. Sus pupilas tenían un verde brillante idéntico al vapor del que acababa de surgir.

- Hace ya tiempo que no te teníamos por aquí, héroe - dijo.
- Eres tú... - contestó Goel, clavándole una mirada fría - No te ves como siempre, pero ya te reconocí.
- ¡Mira! Que me recuerde alguien así. Qué halago. Pero en serio, halagador de verdad. Si fuera mujer estaría mojándome.

Tenebrios, el demonio de la desesperanza. Hermano de Fobos. Ciertamente no era su aspecto usual. Aunque la apariencia era lo de menos ahí donde estaban.

Suspendidos en el aire, se miraron fijamente unos segundos. Dos seres de la misma naturaleza, pero de ideas distintas. Uno apasionado por ideales que muchos consideran perdidos, y otro, apasionado por el mal mismo. Un auténtico defensor del pensamiento de que el actuar mal por el Mal mismo, es actuar con verdadera fuerza. Y en la fuerza, está el convertirse en un dios.

- No quiero hablar contigo, Tenebrios. No me interesa nada de lo que tengas que decir. Tú y tu hermano son la misma mierda. Son lo que hace que el mundo esté como está, y que la gente se atropelle y joda, unos a otros, y cada dia se vea con menos esperanza que el anterior.
- No todos piensan asi.
- Los que piensan diferente son los que no saben pensar. Los que se ciegan a la realidad.
- ¡Ah! Ja ja - rió burlonamente - ¿Eso crees tú, señor Goel, señor No-Amado? Tú hablas de pensar. ¿Qué sabes tu, pendejo de mente limitada? Si bien es cierto que esos que tu mencionas de verdad no saben pensar, los que son como tú no están tampoco muy bien...

Por fin desapareció ese entorno blanco sin Arriba ni Abajo. Con un pensamiento, el lord demonio los transportó fuera de ahí. Goel se contuvo de atacarlo, consciente de que es mejor saber lo más posible antes de hacer cualquier movimiento. Esa es una verdad incuestionable.

- ¿A dónde nos llevas? ¿Qué pasa? Se siente extraño...

Difuminado, confuso... REAL.

Un espacio verde, el apacible olor de un bosque, un riachuelo cercano, por el inconfundible sonido del agua corriendo. Los árboles se agitaban un poco por la acción del viento. Y sentados como estaban, los ojos del lord demonio mostraban ahora pequeñas llamas dentro de ellos. Una comunión de los elementos que, aún con el grotesco ultimo, inducia tranquilidad.


Acceso... denegado.

Acceso...denegado.

Ia! Ia!
Ia! Ia!

Acceso... exitoso.

Ubicación: Esfera de las Realidades.


TENEBRIOS: Habla.

GOEL: ¿Qué es esto?

TENEBRIOS: ¿Siempre tienes que estar haciendo preguntas? Es desesperante.
GOEL: Lo voy a convertir en exigencia, en vez de pregunta. Dime dónde estamos.

TENEBRIOS: Tú eres como los humanos. Te crees superior a ellos, y a fin de cuentas haces lo mismo. Enfocarte en lo que no es importante, y hacer preguntas estúpidas. Todos los humanos cometen esos dos errores en demasía.

GOEL: Yo no sé cuáles son las preguntas correctas. No me importa. Yo pido lo que quiero, pregunto lo que deseo saber en el momento.

TENEBRIOS: Qué simple. Para contestarte, estamos en un lugar relacionado a eso que acabas de averiguar hace unos momentos.

GOEL: La Esfera.

TENEBRIOS: Sí.

GOEL: ¿Dónde están ellos?

TENEBRIOS: No te serviria de nada ver a esos dos. O hablarles.

GOEL: Eso lo decido yo.

TENEBRIOS: Tú no puedes decidir. Lo que eres y lo que te pasa está dictado por alguien más.

GOEL: ¿Me vas a hablar de Dios? A eso me trajista aquí, vaya cosa.

TENEBRIOS: Nadie dijo que fuera Dios.

GOEL: Ah, si. Que torpe. Lucifer, entonces. Tu jefe. El Capo de tutti Capi de tu tierra.

TENEBRIOS: Tampoco.

GOEL: ....

TENEBRIOS: No esperabas eso.

GOEL: ....

TENEBRIOS: Si, estar aquí de pronto deja sin palabras. Yo lo supe, hace siglos, la primera vez que llegué aqui por casualidad.

GOEL: ....

TENEBRIOS: Por extraño que parezca, esta es una reunión diplomática. No para pelear, no para agredir. Es intercambio de información.

GOEL: ¿Qué información?

TENEBRIOS: ¿Nunca te has preguntado de dónde vienen los dictados que afectan tu vida, Goel?

GOEL: De verdad quieres tener esta conversación, por lo que veo.

TENEBRIOS: apremiantemente.

GOEL: Muy bien. Sí, me lo he preguntado. La mayoría atribuye su creación y el rumbo de su vida a un Ser Supremo. Llámesele Dios, o la manera que lo prefiera. La otra parte desesperadamente busca la celebración de su autonomía, negando la existencia de éste, y declarando al mundo físico actual en el que viven como lo único que hay.

TENEBRIOS: Pero esos son ellos.

GOEL: Pues, sí.

TENEBRIOS: te pregunté a ti.

GOEL: ...

TENEBRIOS: para ser un guerrero y un líder, no eres muy elocuente en tus respuestas.

GOEL: Lo que pasa es que tus preguntas desencadenan otras. La más obvia, el por qué quieres saber eso de mi. Y la más significativa: Abstracto y Concreto. Ellos. Quiero saber todo de ellos.

TENEBRIOS: qué necedad el querer saber de otras cosas, y de otros seres, antes que conocerte bien a ti mismo.

GOEL: sé lo suficiente.

TENEBRIOS: sabes lo que tus años y tus andares te han hecho creer que sabes.

GOEL: estás dándole vueltas a todo.

TENEBRIOS: dime quién eres. Defíneme en sí quién eres.

GOEL: yo soy Goel de Ragnarok, fundador del grupo de los No-Amados, uno de los exiliados del Infierno a la Tierra, a vivir como humano y sufrir lo que ellos. Soy el que ocasionó el golpe contra tu jefe, Lucifer, e hizo vacilar su trono. Soy el que se opone a la influencia de él, de Fobos, de ti, y todos tus desdichados hermanos, sobre los demás seres existentes. Vivo para asegurar que tu, tu Antipapa, tu jefe y cuanta basura ha atormentado a la gente por años deje de existir. Y así, el sufrimiento y la desdicha se sepan equilibrar para todos, y dejen de estar desproporcionados, como ha ocurrido por siempre a causa suya.

TENEBRIOS: muy explicativo.

GOEL: gracias.

TENEBRIOS: ¿Qué tal si te digo que existes en una de las realidades de entre billones, y eres el sueño y la invención de un escritor desdichado con mala experiencia en el amor, hastiado de la vida, que recientemente ha estado recreando escenarios en su mente relativos a morirse.

GOEL: mh.

TENEBRIOS: ¿no te sorprende?

GOEL: algo. Pero despues de todo, me acabo de volver consciente de los Dos de los que estaba hablando.

TENEBRIOS: cierto.

GOEL: sigueme diciendo.

TENEBRIOS: de aquí venia mi pregunta de si conocias tu origen.

GOEL: aja.

Alexander Strauffon

TENEBRIOS: tu escritor no es famoso, no es excepcional para los demás en su mundo. Te concibió como una forma de proyectar a ese Yo Ideal que vio en sus pensamientos desde sus dias en la primaria. Los altibajos en su vida, principalmente los amorosos, han sido lo que ha convertido tu vida en un revoltijo. Son lo que causó las bajas en tu grupo de No-Amados, el auge de Delirio y la desaparición de tu compañera Melora hace años, a la cual no volviste ni volverás a ver. Es la causa de tus depresiones e incluso quien plasma su visión de amor y desdicha en tus orígenes y causa.

GOEL: vaya.

TENEBRIOS: a tu escritor lo estuvieron analizando Abstracto y Concreto, hace poco. Y la influencia de eso es lo que causó perturbaciones aquí, donde tú te mueves. Eso es lo que te pateó al nivel en el que estabas ahora, del que tuve que irte a sacar.

GOEL: qué amable. Gracias.

TENEBRIOS: por nada. A nosotros no nos gusta tenerte ahi, sin tener permitido torturarte.

GOEL: ni a mi, sin poderlos exterminar. Continúa.

TENEBRIOS: tu mundo está llegando a su fin. Porque el de él también. Negociaré contigo los términos para la rendición de los No-Amados ante el Infierno, y la salvación tuya, y de tu escritor.

GOEL: ... ¿perdón?

TENEBRIOS: lo que oiste.

GOEL: ja ja ja ja ja ja ja ja ja!

TENEBRIOS: no es una broma.

GOEL: para mi lo es. Los No-Amados somos una causa perdurable, y si estamos ya hablando de multiples realidades, en todas puede existir el ideal de la libertad e igualdad. Si en esta linea temporal o como quieras llamarle se extingue, en otro sitio seguirá. Se llamen o no así, en algun sitio siempre existirán unos No-Amados.

TENEBRIOS: eres tan idealista que podria llorar sangre.

GOEL: créelo.

TENEBRIOS: ¿Quieres saber más de tu escritor?

GOEL: adelante. Claro. A cualquiera que le digan que es creado por un escritor que aqui es una fuerza creadora omnipotente, y en otro lado es comun y corriente, le picaria la curiosidad.

TENEBRIOS: tu escritor es un tipo que se hace llamar Alexander. A ti y a sus otros personajes incluso les tiene afecto. Le pesa el no saber ya cómo darte a ti y a los otros una vida feliz en tu mundo. Porque no la tiene. Nadie puede dar lo que no tiene dentro de alguna forma.

GOEL: aja.

TENEBRIOS: no tiene nada de especial. Yo creo que Abs. y Con. lo escogieron por aburrimiento, para estudiarlo. Un completo azar. Imaginar que el tuviera algo de importante es ridiculo. No tiene ningun puesto notable, ni obras hechas. Tiene algunos roces menores referentes a daño a otros... por ahi alguna que otra aventura de genuina maldad.

GOEL: aaah... ahora entiendo.

TENEBRIOS: ¿Que cosa?

GOEL: Era uno de los suyos. Uno más de los gatos sirvientes de ustedes. Con razón el interés.

TENEBRIOS: lo era, pero no creas que por ello es el interés. Nuestra intención es facilitarle perdurabilidad a tu grupo, y por consiguiente, a él también.

GOEL: él incluído.

TENEBRIOS: recuerdas esas veces que has estado triste, y de pronto sentiste de la nada que alguien te miraba y consolaba, lo recuerdas seguramente...

GOEL: si.

TENEBRIOS: cuando llegaste a estar solo, y de pronto volvia a ti la gente que se habia ido, y te daban su cariño y su confianza, haciendote sentir cobijado en esa seguridad tan esplendida, como si alguien los hubiera tomado y movido como piezas de ajedrez, llevandolos a ti... ¿también?

GOEL: lo recuerdo también.

TENEBRIOS: Y esas veces en que la vida ya parecia aburrida y monótona, y como si alguien te las mandara, llegaban aventuras y vivencias extraordinarias, que cuando te ponias a analizar como es que se dieron, no les hallabas explicación.

GOEL: si.

TENEBRIOS: ahi lo tienes. La obra de tu "padre", el escritor.

GOEL: oh, dioses...

TENEBRIOS: asi es.

GOEL: y el bienestar de la gente a mi alrededor, las cosas buenas que les han pasado y cuando sus angustias se han solucionado...

TENEBRIOS: fue el, tambien. Tu Alexander.

GOEL: ¿Eso esta en riesgo de desaparecer?

TENEBRIOS: Si.

GOEL: ¿Por que?

TENEBRIOS: porque tu escritor ha traido cosas a cuestas desde hace algunos años, que siempre manejó de la forma que pudo. Andaba siempre en el vaivén causado por fuerzas opuestas, deleites y sinsabores, y si bien se volcó en vicios y cosas nocivas en cierto momento, fue de forma moderada, al menos a mi parecer. Ahora que tocó fondo, encaró a sus miedos y los apartó, no por una convicción de estar mejor, sino porque ya no le importa. Y debido a eso piensa ahora en extinguirse.

GOEL: ¿Cual fue el catalizador?

TENEBRIOS: catalizador.

GOEL: si. El gatillo. El detonante.

TENEBRIOS: lo dices con una gran seguridad.

GOEL: siempre lo hay.

TENEBRIOS: en mi experiencia de siglos, sí, tienes razón. Te concedo eso, joven engendro.

GOEL: tu experiencia de siglos sobre los hombres se basa en que estos son odiosamente repetitivos en sus sentimientos y su proceder. Tanto que yo también puedo jugar al que todo lo sabe y todo lo deduce aquí. ¿Como se llama?

TENEBRIOS: ¿Como se llama quien?

GOEL: ¿Quien va a ser? La mujer. La mujer que tiene embriagado y abstraido emocionalmente al escritor.

TENEBRIOS: el aseguró que es amor sincero. Cuando nos asomamos a su alma, vimos que si lo es. Por eso no hemos podido jalarlo al lado del Infierno nuevamente.

GOEL: El nombre.

TENEBRIOS: ah si. Aunque no creo te ayude mucho saberlo. Como es ese nombre, puede ser cualquiera.

GOEL: Aun así.

TENEBRIOS: Te basta saber que es una mujer a quien encontró tierna. Ella se portó como su amiga, habló seguido con él por buen tiempo, hasta que decidió alejársele y rechazarlo.

GOEL: ya.

TENEBRIOS: Si quieres darle un nombre, llamémosla... Artemisa. Sí, es la referencia más obvia.

GOEL: Artemisa. Todo esto por una mujer.

TENEBRIOS: Si. Porque ya la mención de su nombre es mucha en su maraña de neurones. Artemisa, llámala.

GOEL: Ha de ser una influencia muy grande, para que el escritor esté así.

TENEBRIOS: ¿Quieres leerlo de él mismo?

GOEL: ¿Como?

TENEBRIOS: Si. Aquí lo tienes. Léelo de él mismo: "Ella es inteligente, artistica, y contempla el mundo de una forma sensible y optimista. cosas que me faltan a mi. en ello es donde esta el complemento, y en ello tambien esta el que me enamorara tanto como ahora. No senti algo tan fuerte nunca en mi. La quiero con la fuerza de mil soles, aun con esa negativa y desprecio de parte suya. Es mi Musa, y si me hace bien el solo quererla sin tenerla... el que ella llegara a realmente estar aqui, debe ser el equivalente a como Dante imagino el Paraiso. O los budistas el Nirvana."

GOEL: lo toma muy en serio, por lo que veo.

TENEBRIOS: eso parece.

GOEL: ¿Que hará?

TENEBRIOS: ahora estas siendo curioso. Tu no tienes el nivel ni el derecho de contemplar el futuro.

GOEL: dijiste que venias a negociar. Tu eres quien me trajo a la mesa, tu ofreces la "botana". Muéstrame lo que quiere hacer él. La imprudencia que va a hacer.

TENEBRIOS: te lo muestro en sus propias palabras, también.

GOEL: soy todo oidos. U ojos, para lo que sea.

TENEBRIOS: tu escritor dice: "lo que voy a empezar a hacer es (ilegible. inaudible.), tengo varios contactos, todo esta en acercarme. y ponerlo en una prueba extrema. mi existir y mi racionalidad, quiero decir. o comienzo a crear y hacer cosas por mi estando asi anestesiado de tanto dolor y carencia afectiva, o sucumbir. caer. quiza morir. Siendo la mas probable esa ultima.

GOEL: ¿Qué hace? No, no. ¡ESCUCHAME! ¡ESCUCHAME, ESCRITOR! ¡SI LOGRAS OIR MI VOZ, NO TE PRECIPITES AL ABISMO! ¡SI ME HICISTE UN GUERRERO QUE PERDURA ES PORQUE TU TIENES ALGO DE ESO! ¿¿Me puedes oir?? ¡Vas a decaer y a morirte! ¡Ya vi que sí estás queriendo darte fin, no lo hagas!

TENEBRIOS: Pierdes el tiempo.

GOEL: ¡Tu fin será el de muchos! ¡Sé que te parece todo perdido y que todo lo bueno se te está negando, pero no te debes ir! ¡Por el bien de muchos cercanos a ti y otros en este lado, no te debes ir!

TENEBRIOS: no te oye.

GOEL: ...

TENEBRIOS: en verdad que no.

GOEL: ....

TENEBRIOS: sus ultimos intentos de estabilizarse han sido un fracaso. Su caida es inevitable. Tu mundo se va a venir abajo. El ocaso de ese hombre es el de tu realidad también. Convenientemente, no la mia. Asi como tu decias que tus No-Amados existen en todo sitio, yo más bien digo, el INFIERNO es el que prevalece en todo sitio. Cosa que no pasa con tus seres queridos, a quienes has estimado y protegido. Y vaya que seria en vano si es que el cerebro de tu escritor se apaga.

GOEL: ¿Que procede?

TENEBRIOS: Estás listo para oir mi oferta.

GOEL: nunca nadie murió por solo oir.

TENEBRIOS: Te ayudaremos.

GOEL: qué generosos. Me pregunto dónde está el truco.

TENEBRIOS: te restauraremos a Melora en tu mundo, y el auge y presencia de los No-Amados sobre la Tierra. Y te ayudaremos a rescatar al Escritor.

GOEL: ¿de que forma?

TENEBRIOS: Le daremos a la mujer que tiene, y le daremos éxito y plenitud. La paz que toda su vida ha estado buscando. La paz y el amor.

GOEL: aja.

TENEBRIOS: y durante su vida, disfrutará esa felicidad. Se bañará en ella. Y ustedes, No-Amados, en la suya. De esa manera, ya se vuelve innecesario discutir la transición, puesto que tu mundo no acabaría.

GOEL: Me ofreces la suspensión de un cataclismo evidente, lo cual en otra realidad sería solamente el cumplimiento de los anhelos de un hombre.

TENEBRIOS: asi es.

GOEL: Contéstame esto: ¿Por que a el? Porque ahi en el sitio donde él esta, me imagino hay otros que la pasan mal. Incluso peor que él. Y aunque está mal medir la propia desdicha en relación con la ajena, no deja de aparecer la pregunta... ¿Por qué a unos si, y a otros no? Y de acaso ocurrir que se le cumpliera lo que quiere, qué gusto me daría. ¿Pero por qué no a mas de uno?

TENEBRIOS: eso esta fuera de discusión. El ofrecimiento es sobre el y tu.

GOEL: ustedes no son muy distintos a las corporaciones dominantes del mundo de los hombres. Los que sonrien y cantan aqui y alla los supuestos trabajos de beneficencia que hacen.

TENEBRIOS: con la diferencia de que nosotros admitimos que en realidad no nos importa. Esto es un negocio.

GOEL: ¿Que piden a cambio?

TENEBRIOS: como si no lo supieras.

GOEL: dilo.

TENEBRIOS: desde el principio, la base y el jugo primario de la existencia ha sido el alma. Lo que te hace pensar, sentir, y moverte. La cautivación filosófica de Sócrates, el concepto que Aristóteles quiso volver mortal y el buen tonto de Tomás de Aquino se empeñó en mostrar como inmortal.

GOEL: almas.

TENEBRIOS: ustedes. A ti te diriamos cómo influenciar y convencer al escritor de ello. Y seguramente no se opondría.

GOEL: todo se reduce a eso.

TENEBRIOS: eres necio y estupido si lo minimizas. No tienes idea del valor del alma para la existencia total. Para la Esfera misma. Todos los que trascienden lo saben.

GOEL: tu oferta es tentadora.

TENEBRIOS: y vaya que lo es. Por tu bien y el suyo. ¿Tu quieres su bienestar, no?

GOEL: si.

TENEBRIOS: y qué mejor que darle lo que quiere. Tan solo imagina, la dicha de los besos, los abrazos, y la compañia de esa mujer que uno idolatra, por la que se compondrían mil canciones si se fuera musico, mil poemas, o incluso edificarle mil monumentos...

GOEL: si.

TENEBRIOS: y tu, en tu gloria de heroe, convertido en un Aquiles, un Hercules, lo mejor entre lo mejor, el ejemplo mismo del guerrero que haria palidecer antiguas leyendas.

GOEL: quiero el bienestar del escritor, si.

TENEBRIOS: bien, entonces.

GOEL: pero no así.

TENEBRIOS: ¿te niegas? Eres más tonto de lo que pensé.

GOEL: Tal vez. Pero es lo que tengo por decir. El escritor puede elegir su camino, quizá se sentiria igualmente tentado. Pero por mi parte no contribuiré a ello.

TENEBRIOS: ¿Que no lo entiendes, pendejo pedazo de mierda? Ambos van a su fin. Directo.

GOEL: Eso ya lo sé, demonio idiota.

TENEBRIOS: ¡Acepta el trato, y déjate de chingaderas! O lo que le pase a él, y a los demás, cae sobre tu conciencia. La oferta está aquí. ¡Tómala, con un carajo!

GOEL: Los No-Amados no se venden.

TENEBRIOS: ah, estúpido, estúpido...

GOEL: Nosotros juramos que nunca, NUNCA, serviriamos en su reino. Y eso se mantiene. Y allá donde está, se que él juró lo mismo. Quizá flaqueará, quizá hay riesgo de que ceda, pero eso queda a su criterio. Como también el decidir su destino. Habiendo algo malo sobre eso ultimo, nosotros afrontaremos las repercusiones que haya acá, en este lado.

TENEBRIOS: Ustedes... jamás aprenden.

GOEL: No. USTEDES son los que no aprenden. La victoria del hombre que se define como un auténtico luchador no es el tener todas las cosas que quiere, sino el pelear por lo que quiere y es realmente importante, y defender lo que en verdad es valioso en su vida, con honor y valentia, probando que en efecto es dueño de su camino y de su ser.

Tenebrios decidió retirarse, y se desvaneció en un parpadeo. Goel quedó ahí, en ese hermoso espacio verde, que podia representar esa misma paz de la que el enemigo le habló. Esa paz que buscaban tanto él, como el tan mencionado escritor. Una paz que no era fácil de hallar, que tal vez estuviera en las pequeñas cosas de cada dia, o quizá en el beso y la piel de la persona amada, o tal vez en el reposo de la tumba. Esa última deseó no fuera la contemplación de aquel su Escritor, o al menos, no el destino cercano al que le guiara su camino. Se permitió un momento de meditación, y pedir por él, antes de incorporarse y salir volando por los aires, tan veloz y uniforme en su trayectoria, como queriendo escapar de sus propios pensamientos. Seguramente el escritor tendria a alguien cerca que ayudaría a mantenerlo en equilibrio. Rezó porque así lo fuera.
Leer Completo ...

10 mar. 2010

Esfera de las Realidades - Diálogo entre "Ellos"

Alexander Strauffon

Acceso... denegado.

Acceso...denegado.

Ia! Ia!
Ia! Ia!

Acceso... exitoso.

Ubicación: Esfera de las Realidades.



Concreto: si me pudiera pasar por favor la sal...

Abstracto: si no le importa, estaba justo contándole algo.

Concreto: Tiene razón. Disculpe. Esta comida es deliciosa.

Abstracto: le comentaba de un sujeto que por lo mismo de su simpleza y

poca relevancia a sus propios ojos, es entretenido.

Concreto: entretenido.

Abstracto: en el sentido amplio de la palabra, refiriéndome a entretenido

como una forma de distracción, esparcimiento, y diversión. Y a la vez en

el propio acto de entretener u ocupar el tiempo.

Concreto: ya veo.

Abstracto: seguramente no sabe de quién le estoy hablando.

Concreto: pues... hemos observado a muchos, durante siglos. Lo único que

puedo deducir es que no se trata de ninguno de los seres que los humanos

consideran especiales o trascendentes en su historia. Usted mismo

mencionó su simpleza y poca relevancia.

Abstracto: lo directo de su raciocinio llega a pasmarme.

Concreto: igual que lo críptico e indirecto en muchas de sus

conversaciones.

Abstracto: sea, pues. ¿Desea saber a quién me refiero?

Concreto: por favor. Soy todo oidos. Permítame servirme un trago mientras

me habla.

Abstracto: el nombre de esta criaturilla es Alexander Strauffon.

Concreto: Strauffon.

Abstracto: sí.

Concreto: con U.

Abstracto: si, con U. Decidieron agregar la letra intermedia para

diferenciarse del común apellido, y ser el único con su ortografía tal

cual.

Concreto: muy narcisista y de débil autoconcepto, si me permite decirlo.

Abstracto: uno de sus tantos rasgos entretenidos.

Concreto: Alexander Strauffon es su nombre.

Abstracto: Alejandro es uno de sus nombres, el principal. El apellido lo

adoptó de su abuela fallecida.

Concreto: Ya veo. No es un concepto muy original.

Abstracto: en verdad que no. Pero le funciona.

Concreto: creo recordarlo.

Abstracto: esperaba que así fuera.

Concreto: nosotros observamos a muchísimos seres, en distintas

realidades, al mismo tiempo. Tengo que confesar que me intriga el que

este su "sujeto simple" haya conseguido que me acuerde de él.

Abstracto: somos la curiosidad cósmica, los recabadores de información...

Concreto: los creyentes de que en el llamado conocimiento absoluto de un

tema en particular, se gestan nuevas cosas que nos mantienen en la

intriga eterna.

Abstracto: eso mismo.

Concreto: y usted cree que éste humano en decaimiento llamado Alexander

es una muestra de eso.

Abstracto: algo así. Verá, como usted sabe, el humano es muy dado a

admirar y otorgar valor al "otro" que tiene lo que el primero carece. De

ahí nace su concepto de héroes y de celebridades de espectáculo.

Concreto: es natural el anhelo de los mortales de tener una pizca de

inmortalidad de alguna forma.

Abstracto: aunque ellos, maldito yo mil veces si alguna vez aparece

alguno que valore solamente a los perdidos y considerados inferiores, y

que menosprecie al total de los que son vistos como lo máximo. Usualmente

es de la otra manera. Decía el francés Sade: si pudieran diferenciar su

codo de su culo...

Concreto: estaba hablandome de su humano, señor.

Abstracto: si, una disculpa.

Concreto: al contrario, discúlpeme a mi si es que he sido rudo.

Abstracto: nada de eso. Bien, el individuo en cuestión es un

maniacodepresivo estándar, un residuo de ese auge de abandono y

desesperanza que hubo en los años 90.

Concreto: ¿aja?

Abstracto: un descontento inconforme, vulgar en su existencia misma, sin

un propósito definido aún, a su propia percepción.

Concreto: de esos hay muchos.

Abstracto: éste es diferente.

Concreto: ¿en qué forma?

Abstrato: él admite serlo.

Concreto: bromea.

Abstracto: no, en verdad.

Concreto: un mortal vulgar y de vacía existencia que admite ambas cosas,

sin ser filósofo, y sin ser genio.

Abstracto: ¿puede ahora ver lo curioso de ésto?

Concreto: ciertamente. Lo usual es que se consideren grandiosos,

irrepetibles, y con su socialización y experiencias diarias tapen

afanosamente el hueco en su vida que a toda costa tratan de ignorar.

Abstracto: la tímida vocecita que les recuerda cada vez que se quedan

solos...

Concreto: que su vida no tiene sentido ni beneficio.

Abstracto: sí.

Concreto: cuénteme más sobre éste sujeto, que mi memoria me traiciona

desde el último par de milenios.

Abstracto: éste, en aquel tiempo muchacho, se unió a un grupo radical.

Concreto: radical.

Abstracto: sí.

Concreto: no es algo que quisiera poner en su currículum.

Abstracto: usualmente buscaba ocultarlo, siempre, y eventualmente

terminaba resurgiendo el rumor. Ahora no se esfuerza en ocultar más su

pasado. No le ve el caso.

Concreto: desesperanza.

Abstracto: sí.

Concreto: ¿entonces?

Abstracto: en su grupo radical, se juntó con otro individuo a quien solo

llamaban Milo. Le admiró y cumplió todo lo que le pedía. Y como éste, se

acercaron varios otros extraviados.

Concreto: todo.

Abstracto: hasta lo poco ético y lo inmoral, señor.

Concreto: ¿Qué propósito seguía tan peculiar grupo?

Abstracto: absténgase de reír al momento en que le responda eso.

Concreto: seré directo en mi abstención de hacerlo.

Abstracto: ojalá y si, porque cuando yo lo vi por primera vez, no pude

contenerme.

Concreto: diga, pues.

Abstracto: la conquista de conocimiento y dones mediante lo Oculto, para

luego permitirse con eso ocupar puestos clave en distintos rubros, y

procurar así el bienestar ilimitado entre su propia gente.

Concreto: tiene razón. Es difícil contenerse.

Abstracto: parece que había una cierta influencia de lo que en otro

tiempo intentaron hacer esos graciosos monitos blancos que portaban una

esvástica. La cruz "patas arriba".

Concreto: cierto.

Abstracto: de sobra decir que no les fue nada bien.

Concreto: vaya.

Abstracto: hubo factores que les distrajeron y entorpecieron de sus

proyectos.

Concreto: mujeres.

Abstracto: así es. Me pasma usted nuevamente.

Concreto: es asombroso el grado de certeza que puede llegar a tener una

suposición sexista.

Abstracto: será que usted les demerita, señor.

Concreto: no tengo nada personal contra las hembras. Yo a todos los

humanos, machos y hembras, les considero inferiores por igual.

Abstracto: y lo son, pero deciamos hace un momento que entre lo comun y

ya totalmente conocido brotan las novedades.

Concreto: ¿qué más?

Abstracto: en sus siguientes sociedades y amistades, podria usted ver un

desfile de entes graciosos. Alcohólicos, drogadictos, vigoréxicos,

sadomasoquistas...

Concreto: y desde entonces ya tenía idea de la fragilidad del valor de su

existencia.

Abstracto: no del todo. Le tomó tiempo abrir su mente y darse cuenta de

ello. Es curioso como mientras otros trabajan por instalarse en la

negacion y motivarse, sintiéndose especiales y valiosos, aquí el

crecimiento del sujeto fue a la inversa: el existencialismo, la nada.

Concreto: pero su sujeto me suena algo predecible. Tanto, que comienzo a

recordarle.

Abstracto: excave usted en ese tesoro interminable que es su memoria,

señor.

Concreto: se volvió autodestructivo e intencionalmente nocivo para las

personas, pero a la par siguió apreciando y sintiendo emociones de amor,

y de amistad.

Abstracto: sí.

Concreto: me ha convencido entonces en cuanto a lo de entretenido. Ese

tipo de mortales siempre son interesantes de ver. Nunca se sabe con qué

nueva estupidez van a salir.

Abstracto: mucho mejor que monitorear las usuales guerras, desastres

naturales, y eventos religiosos.

Concreto: sí.

Alexander Strauffon

Abstracto: y él estaba convencido de que en algun dia llegaria la

Retribución, el día de gloria donde se concediera todo lo que el sentia

le faltaba para volverse pleno.

Concreto: seguramente hasta ahora lo piensa.

Abstracto: a momentos, sí.

Concreto: ¿y de quién esperaba que viniera esa lluvia de bienestares?

Abstracto: ¿en aquél entonces, dice usted?

Concreto: sí, en su pasado. ¿Sería a Ialdabaoth-Jehova a quien le pedía?

¿O quizá a alguno del panteón griego?

Abstracto: no.

Concreto: ¿entonces?

Abstracto: Lucifer.

Concreto: me está jugando una broma, ¿verdad?

Abstracto: no, señor. Lejos de mí tal intención.

Concreto: su Alexander buscaba el conocimiento y el poder, y a quien se

lo pedía era... a Lucifer.

Abstracto: así es.

Concreto: ¿y no pudo ver la inexactitud en tal cosa? Bastaba con enunciar

su intención en voz alta.

Abstracto: ellos no lo perciben así.

Concreto: no me extraña entonces que la humanidad en su ignorancia sea

una raza autosaboteadora. No se detienen a pensar concretamente, con

lógica y análisis.

Abstracto: usted sabe que Lucifer ha ganado muchos adeptos así. Más aun,

el mismo se ha estilizado como el camino a la lógica y el individualismo.

Concreto: lo que SÍ me extraña es que ése tipo cuente con seguidores, aún

ahora.

Abstracto: no le oigo decir lo mismo de Ialdabaoth.

Concreto: porque debemos reconocerle su habilidad y dedicación.

Ialdabaoth tuvo un buen publicista: su hijo, el hombre crucificado. Sus

detractores pueden decir muchas cosas sobre él y tienen razón; mas no

pueden negar que su expansión y dominio fue sin par. Ahí tienen a lo que

es una VERDADERA celebridad.

Abstracto: sigo con el sujeto Alexander.

Concreto: adelante.

Abstracto: éste curioso hombrecillo se guía por los códigos de honor de

grupos tradicionales delictivos de épocas llamadas doradas por algunos.

En vez de filosofar para definir el concepto de -amistad-, ha preferido

afanosamente buscar a quienes sean vivos ejemplos de esa creencia, de la

amistad leal e ideal. Y en el vivir esas amistades en su propio entorno,

poder saber que el concepto mismo de amistad es real y válido.

Concreto: empírico.

Abstracto: a la gente que tiene cerca de sí les valora como tales, les

confiere rangos que denotan el afecto que les profesa.

Concreto: ¿son muchos?

Abstracto: no, unos cuantos.

Concreto: ¿y está en lo correcto? ¿tienen esa valía?

Abstracto: hacen un buen papel.

Concreto: se parece a la tradicional socialización de cualquier ser

humano.

Abstracto: usted se refiere al miedo de estar solo.

Concreto: claro.

Abstracto: no es eso lo que pasa en este caso.

Concreto: ¿lo cree?

Abstracto: lo que se ve en éste caso es que la reunión de estos abre una

cadena de eventos futuros que sí serán significativos.

Concreto: debo pedirle que se detenga ahí, y recordarle que usted dijo

que se trataba de alguien vulgar y común, no alguien que fuera a

significar algo memorable...

Abstracto: es vulgar y común en el presente.

Concreto: ¿cuál presente?

Abstracto: refiriéndome al de él, por supuesto, no al conjunto de

presentes que simultáneamente vemos nosotros.

Concreto: mencionó usted también que buscaba ese concepto de amor.

Abstracto: sí. Eso ha probado también ser de lo más entretenido. Verá, el

sujeto había prometido hace años que cerraría esa sección de su alma (o

mente, para fines prácticos) que buscaba tal sueño, y que eso le

reportaría beneficios y estabilidad a largo plazo. Aseguraba que en base

a la experiencia, la posibilidad de un retorno a lo pasado se extinguía.

Concreto: entiendo, permítame completar lo que ya sin duda sé que es:

nuestro sujeto se negó a la entrada de lo emocional para reforzar el

avance en otras áreas que había dejado a medias, solo para descubrir que

de todas formas no avanzaban.

Abstracto: así mismo.

Concreto: se reprimió así buscando hallar la armonía en la nulidad

amorosa, y vio que todo seguia igual, así que comenzó a entablar guerras

con una persona tras otra, luego se descuidó abandonándose a algo común y

predecible, como el alcohol, por ejemplo. Y finalmente, su resistencia se

quebró.

Abstracto: luego de años, sí.

Concreto: y le ha significado un problema a varios.

Abstracto: y un bien a otros tantos. Y así, buscó estabilizarse y dejar

todas esas cosas que estuvo haciendo, y lo logró. Aquí es donde entra

otra de las características que despertaron mi curiosidad. Está

balanceado de esa forma, es un auténtico neutral.

Concreto: ¿está seguro de ello?

Abstracto: con el respaldo de mis siglos que han pasado cual si fueran

minutos.

Concreto: no recuerdo la última vez que vimos a un auténtico neutral.

Abstracto: ya lo ve.

Concreto: no toma ni a un Lado, ni al Otro, entonces.

Abstracto: no.

Concreto: ni se deja llevar por las buenas o malas acciones que comete.

Abstracto: no. No les busca recompensa, ni fin, ni justificación. La

razón de hacerlas es la acción misma.

Concreto: pero ya a estas alturas debería haberse inclinado su balanza

hacia alguno de los lados, a pesar de su esfuerzo.

Abstracto: aquí no.

Concreto: ya veo.

Abstracto: y ahí, donde presté más atención, es cuando vi la línea de

eventos que va a ayudar a desencadenar.

Concreto: ayudar, solamente.

Abstracto: claro, ayudar. De sobra sabemos que esa creencia de que un

solo ser es la Causa de los visibles Efectos, es errónea. Y menos aún lo

podría ser un mortal.

Concreto: me dice usted que él es un auténtico Accesorio. Usted encontró

un Accesorio.

Abstracto: así mismo. Y me gustaría seguirle contando más de este

individuo y cómo vive el amor, pero con solo asomarse a lo que escribe,

puede usted verlo.

Concreto: acabo de hacerlo. Ya ubiqué a la mujer también.

Abstracto: ¿nota usted sus patrones cerebrales?

Concreto: sí. Cuando piensa en ella entra en una ebullición psiquica.

Incluso por encima de lo normal.

Abstracto: demasiado, tomando en cuenta que es alguien a quien no tiene.

Concreto: sí. A mi siempre me han parecido peculiares los humanos en

cuanto a esto. Tanta energía creada por algo así. "Amor".

Abstracto: déjeme colocar la cereza al pastel.

Concreto: habla metafórica y simbólicamente, supongo.

Abstracto: sí.

Concreto: diga, que yo le escucho.

Abstracto: él llegó a percibirnos, hubo una brecha y nos sintió. Más aún,

pudo RECORDAR.

Concreto: pero eso no es impresionante. Muchos sienten nuestro toque, y

aunque no aciertan a saber qué es, saben que "algo" está ahí. Unos lo

sienten en un orgasmo, otros al leer o ver algo que los conmueve, y

otros, en afán religioso, creen que somos "ángeles guardianes", y que nos

sintieron pasar.

Abstracto: todo eso es cierto, pero no es igual, disculpe si no he sabido

explicarme con esto...

Concreto: al contrario, disculpe usted por mi escaso entendimiento.

Abstracto: él sabe nuestros nombres.

Concreto: miente.

Abstracto: No.

Concreto: ¿seguro?

Abstracto: desde hace años, cuando nos percibió, no nos pudo ya olvidar.

Aún en las cosas que escribe ha incluido fragmentos pequeños,

indetectables al ojo común, relativos a nosotros.

Concreto: y otros le leen.

Abstracto: fíjese usted, cómo ahora mismo, en éste momento, le leen.

Concreto: si, los veo. Leyendo sobre nosotros justo ahora. Esos son

algunos de sus lectores. Asomémonos.

Abstracto: mire a ésa, la mujer de apetito sexual vigoroso que es fecha

que no siente que haya sido verdaderamente satisfecha. Vea al otro, el

que tiene pornografía en su computadora y no quiere que su pareja se

entere.

Concreto: ahí está un infiel que ya había dicho que no volvería a serlo.

Otro, un masturbador compulsivo. Una, que quiere dejar a su esposo y no

se atreve, por cobarde y patética. Otra más, que se refugia en Jesus y la

división protestante a la que se afilió, acorde a el hijo de Ialdabaoth,

para reprimir los deseos -sexuales y no sexuales- que quisiera realizar.

Abstracto: ah, mire. un adicto a fumar de esa hierba que les hace reír.

Esos son también muy entretenidos de ver.

Concreto: mire, una puta, leyendo. Cómoda en su vestimenta frente a su

monitor. No sabe que algo muy malo va a pasarle dentro de algunas

semanas.

Abstracto: mire ese otro, el afeminado que a esta hora está oliendo

fuertemente a loción. Hasta este sitio puede olérsele. ¿Por qué está

leyendo? Sabe que tiene cosas pendientes de su trabajo, sus obligaciones.

Prefiere perder el tiempo con eso, y con los chismes que entabla con las

mujeres corrientes con quienes conversa en sus sitios de reunión, que

ponerse a hacer algo útil.

Concreto: ah, el otro, el músico. ¿Lo ve? Cree que tiene talento. Al

menos con el teclado de la computadora si sabe atinar a donde es,

correctamente.

Abstracto: detengámonos, señor. Que parece que se incomodan.

Concreto: de acuerdo. Se ha dicho que no se les debe perturbar tan

directamente.

Abstracto: así es.

Concreto: ¿qué pasa entonces con su sujeto Alexander?

Abstracto: habrá que esperar y ver.

Concreto: algo que hacemos bien.

Abstracto: esperar que ocurra lo que vislumbré, si es que continúan

encaminados a que así sea.

Concreto: ya que es alguien que llegó a estar consciente de nuestra

existencia, le secundaré en poner especial atención a sus acciones

futuras.

Abstracto: mucha desdicha en ellas, puedo asegurarle.

Concreto: lo sé, lo puedo ver también.

Abstracto: sentirá que ya nada es realizable. Se sentirá triste,

desconcertado, y sin rumbo. Desde ahora, y hasta más adelante.

Concreto: a ver qué tan objetivo puede ser, y si puede descifrar el

acertijo.

Abstracto: ah, ¿usted quiere que lo haga?

Concreto: siempre he querido que alguien lo logre hacer. Que alguno de

los mortales se dé cuenta de lo que a todas luces es de lo más simple.

Abstracto: no es simple para ellos. Descifrar el acertijo de la

transmutación de la Dicha en su realidad física no les es fácil. Ni sus

mentes más brillantes han podido.

Concreto: no será su sujeto el primero que lo haga, entonces.

Abstracto: quizá no, pero concentrémonos en ver lo que SÍ llega a hacer.

Y veamos si va a dejarse morir joven, o si llegara al cumplimiento de lo

que vislumbramos hace un momento.

Concreto: de acuerdo. Y además, curioseemos también en esos otros

personajes tan peculiares también, esos que le están leyendo, por lo que

vimos hace unos minutos, y lo que estoy viendo de ellos ahora, me dan

mucho en qué pensar...
Leer Completo ...

3 mar. 2010

Metal, Risas, y demás

En unas horas, Guero y yo estaremos en el Estadio Universitario, para ver a Metallica en concierto.

Ya puedo imaginar el mar de perrada con que nos vamos a topar. Tal vez podriamos llevar una balsa y navegar sobre un oceano de cabrones.

Me acuerdo que por mucho tiempo estaba el rumor de que vendrían, y una vez más salian con que no. Es bueno ver que los artistas apuesten por Monterrey. Y no están echandolo en saco roto. Aqui hay respuesta. Y eso es algo que va a quedar claro después del concierto de esta noche.

Más aún, le hace justicia a los fans, luego de haber sufrido dos pobremente administrados mini-metal fests la última vez.

Voy con la expectativa de disfrutar de una banda legendaria. No necesito ser un hardcore fan que se la jala en el baño con un setlist mental de rolas de la banda, y que se pone a discutir sobre mamadas de la historia de ellos que la verdad no valen para pura madre.

Ja, recordé de hecho a algunos que me dijeron que no irían porque "se volvieron comerciales, se vendieron, olvidaron sus raíces". Nunca faltan los pendejos que dicen las mismas mamadas sobre cualquier artista o banda. Ya quisiera verlos a ellos si se sacaran el Melate, a ver si seguian respetando sus "raices" de jodidos, actuando como siempre, viviendo donde mismo y vistiendo igual que toda su vida.

Se tiene que apreciar la musica por si misma, pues trasciende al artista mismo. A mí Lars me parece un cabrón prepotente y desagradable, pero no iré a ver a Lars, iré a ver a METALLICA como tal. Ojalá algún dia sepan entender algo tan simple.

Éste se sumará a los conciertos grandiosos que he visto aquí en Monterrey. KISS, Pearl Jam, Marilyn Manson, y ahora ellos. Bien.

. . .

En otras cosas, Mario y yo vimos Polo Polo Recargado ayer en el cine. Si quieren reírse un buen rato, se los recomiendo.

Él es también alguien a quien vale la pena ir a ver en persona.

Habría publicado ya el siguiente post, pero no podia dejar pasar el escribir sobre hoy.

Podría contar otras cosas y sobre cierta persona que es más que especial, pero no sé quién se pondría a decir que estoy siendo rosita, y joto, y no sé qué más puñeterías. No lo haré entonces.

También se me hizo muy curioso que hubiera gente que se interesara en cuanto a cosas (por no decir dramas) personales que se suscitaron aquí. Y si les causa una duda genuina, no tengo problema en aclarar. Así que ahi van rápidamente, ciertos puntos:

- Sí, es real lo de esa persona especial. No, no está conmigo, desafortunadamente.

- Lo de Nerost es cierto. Más aún, quiero aprovechar para dirigirle unas palabras no a él, sino a su compañera, que hace poco se aventuró a dejarme un mensaje aquí:

Te respeto, pero a la vez recuerda: Yo no estoy hipnotizado por tus rasgos y gracia como Nerost. Venir a hablarme con esa pulcritud y ternura no me causa ningún efecto. No me lo creo. Prefiero hablarte en los términos fríos de adultos. Conozco la opinión tan pobre que en realidad tienes de mí. Ya lo dije antes: no voy a sumergirme en un pleito infantil como de secundaria; no nos queda. Nerost se separa de aquí y se le desea buena suerte. Tú quisiste provocar esto, lo lograste. Ya no tienes que mantenerte al pendiente, ni consentir en invitaciones que en realidad no deseas hacer. Yo ya estoy dejando eso de lado, no se empeñen ustedes en querer desenterrar muertos. Y es ya una de dos, o frenar eso de una vez, o si no de una vez ponernos de acuerdo para hacer nuestro reality show.

- Sí voy a continuar escribiendo, y sí emprenderé de nuevo la lucha por publicarlo. Gracias por el interés.

Me voy por ahora.

Leer Completo ...