23 feb. 2011

Tres Microrelatos

Alexander Strauffon

1) "La caída de alas"

4 años habían pasado, y esa imagen que el hombre contemplaba en su vacía y oscura casa era tan triste como poderosa, una promesa de hacer eco de triste decepción.

Un pájaro. Plumífero testigo de angustias y alegrías, compañero de un individuo solitario sobreviviente de una guerra, cuyo modesto trabajo y particular visión de vida le permitían seguir, mas no seguir en compañía, y entre las paredes de esa casa que debió haber sido para una familia, el cantar alegre de esa ave resonaba, estuviera el amo o no ahí.

Inmóvil.

Ahora no cantaba, no hacía ruido o movimiento. Y el hombre se sumió en dolorosas remembranzas mientras esos ojos del ave le miraban, ya sin ser ojos vivos, y la propia sombra del hombre era la intangible mortaja cubriendo el cuerpo de ese compañero, ese minúsculo animal que era su amigo.

"Todo mundo se va", le dijo su primera mujer al abandonarlo. Y al apartarse unos pasos de la jaula donde el ave yacía en permanente silencio, su mano torpe jaló una silla y se sentó, vacilante. Encendiendo un cigarrillo dejó escapar el denso humo lentamente, como el hálito de dos enamorados paseando en el invierno.

4 años habían pasado desde la llegada de ese amigo emplumado, los mismos 4 años de la partida de ese inolvidable amor. "Pero, ¿quién lleva la cuenta?" - dijo él - "4 es un número tan lejos de lo sagrado. Dicen los hombres santos que es el 3 el número de las Personas de Dios. 7 es el número del Santo Salvador. Y comparando éste 4 que como tatuaje en mi vida se marca con tales santos números, o le sobra, o le falta. Y el que sobra realmente soy yo."

Por supuesto, no hubo quién le oyera al pronunciar tal reflexión. Solo quedaba hacer lo propio e ir a dormir, pues el siguiente era otro día similar que aguardaba, y había que trabajar...


2) "Los Magos"

- ¿Perla? - dijo el hombre entre 30 y 40 años de edad, entrando por la puerta de la tienda de libros - ¿Perla, eres tú?

Hacía un frío considerable en la ciudad. De ese frío que cala más, habiendo pasado las fiestas, que no va ya acompañado de adornos y canciones y mil festividades. "Al final, sólo queda el frío..." - parecía oirse a una voz decir.

Pero no hubo tiempo para que el hombre atendiera a eso que creyó era una voz de alguna parte, pues la mujer a quien habia interpelado se irguió. Tez blanca, cabello oscuro cayendo sobre sus hombros, y de esa complexión tan especial que no es gordura ni delgadez y que tanto incomoda la obsesividad estética de muchas.

- ¿Eres tú? - dijo Perla - ¡Sí, eres tú! - Le abrazó afectuosamente. Algo de agua cayó del cabello de su amigo al hacerlo, pues la lluvia acompañaba el de por sí pesado clima - Te ves muy bien. ¿Cuánto ha pasado ya?
- Mucho - le contestó él - Y es bueno verte.

Y la conversación siguió hasta convertirse en la conocida invitación a tomar una taza de café. Fueron a una de las conocidas cadenas tan hábilmente colocadas en la mente de muchos, y se sentaron a tomar sus bebidas calientos. Los dos magos eludieron el tema, pero bastaba el que uno viera la mirada del otro para darse cuenta de lo que en realidad deseaban preguntar: "¿Qué sucedió con el círculo?, ¿Es cierto lo del portal?, "Son verdaderas las señales que estamos viendo ahora de acuerdo a...?"

Por supuesto, las palabras clamaban por salir. Pero, ¿por qué arruinar la noche? Antes que dos magos, eran dos amigos, y si ese peculiar momento desembocara en una más larga conversación y caminata, o en ambos haciendo el amor intensamente en algún lugar, puede que ahí estuviera toda la magia que un humano pudiera realmente necesitar.


3) "El hombre y su eterna expectativa"

Un sujeto pulcramente vestido, sentado en la banca de un parque, terminaba su cigarro y su café. Educadamente, fue a tirar el vaso a la basura.

Y ella, su acompañante, joven y morena belleza de largo cabello lacio, lo miraba con seriedad. La particular mirada en que una mujer te juzga, evalúa, y calcula calladamente en consecuencia. Pone en una balanza lo que tiene y ha hecho, y lo que podría tener y hacer contigo.

- No viene - dijo él.

Ella respingó. Hizo sus ojos hacia arriba, diciéndole que tenían ya ambos 25 años, 5 de ser novios, y esos mismos 5 acompañándole a su espera al parque.

- Tiene que venir - respondió éste, decidido.

La chica cruzó entonces sus lindas piernas visibles gracias a ese vestido que tan bien le quedaba, el cual el hombre ni siquiera se había tomado la molestia de notar, y obviamente menos aún de elogiar.

Pero ella lo conocía. Así lo apreciaba. No tenía otra respuesta ante el dilema de estar con un hombre que era al mismo tiempo una luz de sol y una estéril e inmutable oscuridad.

- Hoy sí tiene que llegar. Debe de - dijo.

Con algo de impaciencia, ella se levantó y le dijo que se adelantaría. Afortunadamente, la casa donde ambos vivían estaba a unos minutos caminando desde ahí. Al irse, y sin voltear atrás, la joven le dijo en pocas palabras lo incompresible que era su espera para ella.

- Pues ya te lo dije, tiene que llegar - contestó él desde su asiento - En alguna ocasión tiene que llegar la oportunidad de volver al ayer...

Leer Completo ...

19 feb. 2011

¿Acomplejada, loca, y quieres conocer a la Realeza de Inglaterra?

Estibaliz Chavez en la Embajada de Inglaterra

Hijos míos, mis lectores: ya sea que les conozca en persona o no, me preocupan. Todos y cada uno de ustedes están en mis pensamientos. Mis mejores deseos van para ustedes cada día: que no les falten recursos, que no se mueran de hambre, que no les ocurra una desgracia, pero sobre todo... que no se pongan a sí mismos en verguenza.

Desgraciadamente, mis buenos deseos no se materializan en cada uno de nuestros paisanos, quienes dan mucho de qué hablar y ponen a Mexico en boca de muchos, ya sea al mearse en la llama olímpica, convirtiéndose en la gente más obesa del mundo, o... haciendo otras cosas:

México.- Una mexicana de 19 años cumple hoy nueve días en huelga de hambre frente a la embajada británica en México para reclamar una invitación a la boda del príncipe Guillermo de Inglaterra y su prometida Kate Middleton.

De entrada, y sin ver fotos ni otra cosa, lo primero que uno pensaría al escuchar sobre ésta noticia es: "La vieja es fea". Y no es por ofender ni ser mamón, lo que estoy señalando es una verdad. A la mayoría le vendría eso a la mente, y sí, la chavita en este caso lo es.

No es que sea un crimen ser feo, de lo contrario a muchos, incluyéndome, nos tendrían refundidos en la cárcel. Lo que está mal es dejarse llevar por los sueños bobos tan propios de la gente que no tiene atributos físicos notables. En este caso, el creer en cuentos de hadas e idealizar a la realeza, que de noble no tiene nada.

"Después de ir a la boda del príncipe Guillermo, podré morirme en paz", dijo a Efe Estíbaliz Chávez Guzmán, que en estos días de protesta ha bajado ya siete kilos de peso.

¿Por qué no te mueres de una vez, hijita? Así podrás verlos en vivo y a todo color desde alguna pantalla celestial en el otro mundo. Quizá hasta equipada esté para captar olores además de imágenes, y puedas revolcarte de gusto oliéndole los pedos a tantos culos reales.

Ah, y ya bajó 7 kilos de peso. Nada mal. Tal vez es el remedio que muchos buscan para la obesidad. ¿Quieres adelgazar? Búscate una causa estúpida e intrascendente, y haz huelga de hambre por ella.

A pocos metros de la entrada principal de la embajada, la estudiante Chávez tiene montada una tienda de campaña donde duerme y guarda sus pertenencias.

Qué verguenza. Habiendo tantos otros sitios bonitos y amplios para ser un indigente en paz.

Huelga de hambre de Estibaliz Chavez

Junto a ella coloca a diario un retrato del príncipe y su prometida y una serie de panfletos en los que se pregunta: "¿Me dejarán morir sólo por no darme una invitación a la boda real?".

Si yo fuera británico y trabajara en la citada embajada, haría una manta con la foto de varios reyes del pasado sonriendo (Eduardo I sería uno de ellos), con la leyenda: "IF YOU ARE NOT BRITISH, WE DON'T FUCKING CARE, BLOOOOODY HELL WE DON´T :D"

¿Ven lo que pasa? Gentuza como esa es la que nos da mala fama a los mexicanos. Si al menos les estuviera pidiendo dinero, lo comprendería. Pero, ¿una boda? ¿Para qué reputas y rejodidas madres quieres ir a una pinche boda de gente que no conoces, ya sea de los reyes de allá o de los primos de los amigos de los vecinos de tu cuadra? NO TE CONOCEN.

"Pero es que quiere cumplir su sueño de estar entre ellos, compréndela", dirán muchos. Yo también tengo sueños. Yo he soñado con tener un threesome cachondísimamente salvaje aderezado con drogas involucrando a Hayley Williams y Kate Beckinsale, y no por eso me ven poniendo mi tiendita de campaña afuera de sus casas. No he llegado al punto de perder mi dignidad públicamente de esa manera.

Además, es fecha que no sé en dónde vive ninguna de las dos...

Cuestionada por Efe acerca de si, a la vista de la situación de extrema violencia que atraviesa México, no hay motivos más serios e importantes para ponerse en huelga de hambre, sonríe y se limita a decir: "si todos lucharan por sus sueños, el mundo sería mucho mejor".

No; el mundo sería mucho mejor si la gente pendeja exhibicionista e inútil para el planeta fuera eliminada rápida y eficazmente, sin juicios, sin piedad. No hay ninguna diferencia entre ésta papanatas internacionalizada y un naco de panza chelera bailando sin camisa en un partido de tal o cual deporte: buscan una inmerecida atención, sentir que son algo solo porque se les ocurrió hacer alguna gracia o puñetería. Y pueden hacer reir o entretener un poco, pero al final, la gran verdad es que son ladrones de oxígeno.

Estibaliz Chavez

En otro de los carteles, escrito en inglés, explica que es una joven de pocas posibilidades económicas pero que sus deseos por ir a Londres traspasan "todo límite", por lo que haría todo, "hasta lo imposible", por acompañar a los príncipes el día de su boda.

Ay, pero qué mamadas, me das un minuto y te puntualizo algunas cosas:

• Generalmente, quienes usar la frase "yo haría hasta lo imposible" son personas que se quedan a medias en lo que realmente importaba que hicieran en la vida, y en vez de eso lo sustituyen con pendejadas, para sentir que en algunos casos lograron, en efecto, hacer algo.

• A los príncipes les vale madre incluso en qué condiciones están los pobres en su propio país. ¿Podríamos culparlos si ignoraran por completo a una loquita extranjera y la dejaran, en efecto, morirse de hambre?

• Si tanto quiere ir a Londres, ¿por qué no se pone a trabajar?

• Ojalá ésto lo estuviera haciendo ya estando allá en Gran Bretaña. Si hubiera un estricto apego a la letra en cuestiones legales, aún sin conocer mucho el sistema judicial inglés, apoyaría que a la susodicha la detuvieran y procesaran, por vagabundear, por intentar coaccionar a los líderes del país, por exhibicionismo y daño a su propia integridad física, y finalmente por la falta más grave que existe en el mundo: ¡SER UNA PENDEJA!

Para ella, asistir a un enlace real ha sido el sueño de toda su vida, especialmente si se trata de la monarquía inglesa, ya que la admiración que siente por la fallecida princesa Diana de Gales la lleva desde niña en la sangre.

Y si tanto la admira según esto, ¿por qué no le aprendió el tener clase y dignidad? Es una de las cosas que pudiera aprenderse de la vida de Diana de Gales. Bueno, eso y también que hay que tener cuidado cuando vas a rajamadre en un carro sin que haya verdadero peligro.

"Mi madre me enseñó a quererla desde que tengo uso de razón", dijo.

Tu madre es una idiota. Como tú.

Estíbaliz Chávez entregó ayer a funcionarios de la embajada británica una carta dirigida a la embajadora Judith Macgregoren en la que explica sus razones para ir a la boda y reconoce que comprende que su petición "no es normal, pero sí profunda".

Profundamente ridícula, sin lugar a dudas.

Insisto, si estuviera ya de fastidiosa en Londres y decidieran castigarla, no me opondría. Seguramente un montón de grilleros se alzaría dándose golpes de pecho mostrando un patriotismo chaquetero más digno de pena que de orgullo. De todos modos, mantendría mi firme opinión.

¿Qué habrán hecho Judith MacGregoren y los demás cuando recibieron esa carta? Tal vez se rieron un buen rato. Nunca he visto cómo es una embajada británica o una reunión de funcionarios de dicha nación, yo hasta la fecha me la imagino más o menos así:



Ahora la joven está a la espera de una respuesta "contundente y clara" que le permita saber si cumplirá o no su sueño, y mientras tanto anuncia que permanecerá frente a la oficina diplomática sin comer "hasta que ya no pueda más".

¡Ha llegado la respuesta contundente y clara! Y es:

NO.

"No los creo capaces de dejarme morir. Deberían entender que no sólo me harían un favor a mí, sino que tendrían la oportunidad de limpiar su imagen después de lo ocurrido con los presentadores de Top Gear", comentó.

Entre las críticas que salieron de las bocas de los tipos del citado programa, está aquella que, con otras palabras, nos tacha de nacos y tontos, en resumidad cuentas.

Más que desear "limpiar su imagen", lo que harán será darle la razón a los conductores, luego de ver esto.

La estudiante se refería a un programa de la televisión británica en el que recientemente se hicieron comentarios sobre México que fueron considerados ofensivos en este país.

Perdónalos, Padre Hidalgo, porque no saben lo que hacen...

Leer Completo ...