30 sep. 2019

Top 10: Mis películas de Mafia y crimen favoritas


A varios les ha pasado (sé que no solo a mí) que les juzgan en base a las cosas a las que son aficionados. "Si gustas de esto, de seguro eres tal cosa o tienes tal rasgo". Y aunque es verdad que cierta orientación y afición que se observe puede ser indicativo de algo relativo a la personalidad o antecedentes del sujeto, la realidad es que la mayoría de las veces es un gusto y no debes andar buscando escarbarle de más. Y mucho menos tomar esa medida prejuiciosa y ridícula de andar juzgando o presuponiendo cosas de la persona basándote solo en eso.

Semejante introducción que de seguro está haciendo que el lector diga "¿Y ahora este cabrón por dónde se está yendo?" es por los que, como yo, son fanáticos de las películas sobre la mafia, el crimen en sí. He vivido en carne propia el prejuicio del que les comentaba hace rato por dos cosas de la cultura pop que me gustan mucho: lo ya mencionado sobre la mafia, y el horror. ¿Y a poco no cansa? ¿No les dan ganas de soltarle tremendo madrazo al graciosito que dice medio en broma y medio en serio que estás loco o algo tienes mal de la cabeza porque solo te gusta andar viendo matanzas y "cosas feas", o los que por millonésima vez cuando hay un tiroteo o atentado salen culpando a la cultura pop en general y vienen y te embarran en el debate como diciéndote que eso es prueba de lo equivocado que estás, o (una de las clásicas) compararte con o salir con que pudieras volverte un asesino en serie.

Lo peor es que si les sueltas el madrazo así como dije, es algo que resultaría a su favor. Y con lo del asesino serial, no se saben otra, ¿se fijan? Nunca te dicen algún otro tipo de criminal. Sus mentecitas solo dan con ese y ya. No he visto nunca a alguno de esos idiotas fastidiando a algún fan de películas de dinero y fraude como Wall Street, Catch me if you can, y The Wolf of Wall Street diciéndoles que se van a volver defraudadores y lavadores de dinero y que muy mal de su parte y qué mala influencia, y que de seguro los pequeños y medianos empresarios que hacen tranzas económicas es por la mala influencia de esas películas.

Cada quien puede tener sus razones para gustar de su género de cine o lo que sea. En mi caso, la razón de que me agraden las películas sobre la mafia es la misma que por las de horror: me gusta el contraste del bien contra el mal dejando ver los defectos de cada uno, la debilidad que constituye estar por completo de cualquiera de los dos lados, la evolución y pensamiento de sus personajes y sus motivos, y el choque entre éstas. Y como un plus: siempre considerar qué habría hecho yo si estuviera en el lugar de tal o cual personaje.

Luego de esto que quería platicarles, les dejo el top 10 de las películas de mafia y crimen que más me gustan y que les recomiendo vean, no se arrepentirán. Y no les haré spoilers, ni un poco, porque en sí lo que deseo es que se animen a verlas. Del menor al mayor lugar:

10) Road to perdition

Tom Hanks como gángster puede resultar difícil de digerir para aquellos que no han visto la película y están acostumbrados a los otros roles que ha hecho, pero por algo es un actor versátil y talentoso. La trama de muestra enmedio de la crudeza que es esperada entre gángsters y asesinos y un grupo criminal, un destello de humanidad, sensibilidad, y valores.

9) Once upon a time in America

Una época donde Estados Unidos veía la gestación y reestructuración de lo que después serían grupos criminales ya establecidos, en este caso los judíos. Mientras que The Godfather 2 nos muestra a un prominente mafioso judío en el personaje de Hyman Roth, aquí te dan una más amplia visión, empezando desde abajo y con todo el sufrir y dificultades. Esta película en particular requiere tremenda paciencia y atención, tanto por su duración como por la forma en que los eventos se desenvuelven. Y sin duda mucho mejor verla más de una vez para entenderla en su totalidad.

8) American Gangster

El verdadero Frank Lucas, de quien se trata la película, reconoció el gran trabajo de Denzel Washington al hacer su papel, a pesar de que, como dejó en claro, varias cosas no eran ciertas y eran más para causar un efecto de impacto o dramático. Pero a fin de cuentas, es lo que pasa con toda película que es "basada en" y no una fiel adaptación. Lucas operó en Harlem, y es de las figuras prominentes en cuanto al crimen organizado entre gente de color o afroamericana. Para quienes se interesan en tener un retrato de la evolución del crimen organizado en barrios de ciudadanos estadounidenses de color, yo les recomiendo siempre que vean American Gangster y aparte jueguen (prestando atención a la historia) el Mafia III. Con todo y la ficción y agregados, sirven para darse una idea general antes de lanzarse a investigar los hechos reales mediante la lectura de fuentes históricas comprobadas y docuumentales.

7) Carlito's Way

Un criminal a todas luces experimentado, calculador, y de gran inteligencia, ya en otra etapa de su vida donde reflexiona sobre lo que ha hecho de ella y cómo ese mismo mundo y ambiente no lo dejan, y lo arrastran. Llega a recordar aquella frase dicha por Michael Corleone, interpretado también por Pacino, en The Godfather III: "Justo cuando pensé que estaba fuera, me vuelven a meter".

6) Blood In Blood Out

La película culto que a muchos latinos o hispanos les encanta. Una muestra de cómo las pandillas evolucionaron al crimen organizado en mayor escala y el estar en prisión no los detenía de seguir con sus operaciones. Una muestra de cómo un individuo común y aún sin tantas malas decisiones en la vida puede estar dispuesto a intentar todo con tal de ser aceptado, pertenecer a algo que considere una causa y una forma de vida junto a otros, y creer que eso le da una identidad y un valor en su vida. Con una fe tan grande en lo anterior mencionado, que termina siendo el jefe. Las frases y curiosidades varias sobre la película Blood In Blood Out se mencionan una y otra vez cuando salen al tema las películas de este género entre los fans.

5) Reservoir Dogs

Cuando se habla de películas de crimen en concreto sobre un grupo notorio o llamativo de individuos de nombres y personalidades pintorescas, y que caen bien o se identifica uno incluso con alguno, el aficionado común al cine puede que mencione las películas de Ocean's Eleven de Clooney (las cuales a su vez se basaron en la versión con Sinatra), o tal vez Public Enemies, con Johnny Depp haciendo una buena versión del célebre gángster ladrón de bancos: John Dillinger. O de paso, a recomendar también, la película Donnie Brasco, donde (ahora que hablamos de Depp) es un policía encubierto en una célula mafiosa con integrantes como Lefty, Sonny Black, etcétera. A mi también me gustan esas películas que acabo de mencionar, pero es más emblemática y representativa Reservoir Dogs por su humor negro único y la interacción y diálogos más genuinos (y de paso entretenidos) entre sus personajes, y el cómo de forma gradual se da el choque entre éstos al avanzar la historia.

4) Scarface

Muchos de los fans de la versión cubana del personaje de Scarface en la película dirigida por Brian de Palma no saben que "Scarface" fue el apodo de Al Capone, a quien se le puede ver retratado por Robert DeNiro en otra muy buena película: The Untouchables. Tampoco saben que Scarface como película fue originalmente de 1932. La versión de DePalma con Pacino como Scarface es del gusto de los fans por diversos motivos, y es una obra notable que muestra que el ascenso y caída de alguien poderoso y prominente siempre es en su mayoría por su propia responsabilidad, y que sin madurez y frialdad analítica y prudencia, todo se pierde, no importa qué tanto creas merecerlo o qué tanto trabajo duro y valentía presumas a lo largo de la vida.

3) Casino

El crimen organizado y la influencia de las poderosas familias italo-americanas en Las Vegas y el mundo del juego y las apuestas a gran escala, y la muestra de cómo un hombre que es fuerte e inteligente en el trabajo basta con la llegada de una mujer de gran influencia en su personalidad para acabar dañándolo y afectándolo de forma sentimental, social, y laboral. El elemento de toxicidad en las relaciones humanas a la par de que se nos relata el movimiento masivo de dinero y las actividades criminales en la que se le ha conocido por mucho tiempo como la verdadera "ciudad del pecado".

2) Goodfellas

Esta extraordinaria película vale la pena de ver acompañándola de la lectura del libro en el cual se basó: "Wiseguy", del buen Henry, a quien acompañamos a lo largo de la historia escuchando su relato con voz en off. A la vez que se ve la brutalidad de las actividades criminales de una fuerte aunque inestable colaboración: irlandeses e italianos, un asomo a las justificaciones que dichos individuos usan a la hora de reflexionar sobre sus acciones para ganarse la vida, y de cómo a la vez tienen el peligro a la vuelta de la esquina, en muchas ocasiones viniendo de los que menos lo esperarían. Pueden decir algunos fans más metidos en el tema que debería haber incluído Mean Streets, también de Scorsese. Y es verdad, pero si tuviera que elegirse una, es Goodfellas la que va por delante.

1) The Godfather

Una vez vi una entrevista, no recuerdo de quién, donde mencionaron que The Godfather o El Padrino es una ópera sobre la mafia, un pilar en cuanto al género de crimen y drama se refiere. Y estoy de acuerdo por completo. Con todo y la dureza con que juzgaron a la tercera parte, lo mejor es ver la trilogía en su totalidad, y no querer comparar una con otra, sino verla como un todo. Aún así, se le da especial reconocimiento a la que inició todo, y a la que nos dio frases memorables y escenas que hasta la fecha son inspiración para otras películas, o se les hace referencia en otras (como en Ocean's 13, llena de referencias a The Godfather por el hecho de tener a Al Pacino como villano, detectables para quien esté atento). De lo mejor.

...

Algunos de mis otros Top 10:

Los peores traidores en cine y videojuegos
Personajes odiados en cine y series
Mis policías ficticios favoritos
Leer Completo ...

14 sep. 2019

Los rumores sobre mi muerte han sido exagerados


Fíjense que ahora que he vuelto a escribir tanto aquí como en lo general en el "mundo exterior", me voy dando cuenta de algunas cosas: la primera es que le sigo valiendo madres a la mayoría como en los viejos tiempos, y pues qué bonito, ¿no? Manteniendo la tradición. Y la segunda es que aquellos pocos que sí me recuerdan o me tienen presente, ya sea porque les caigo bien o mal, no pierden tiempo en especular sobre qué me pasó o a donde fui a parar. Y se me hace chido porque ya saben ustedes, mis 4 lectores: ¿yo qué de famoso tengo? No estoy haciéndome menos, solo señalo la realidad de que al menos en el presente no he saltado a la fama. ¿Por qué dirán "saltado a"? Dan a entender como si se tratara de un abismo. Ah bueno, la verdad es que sí lo es para algunos. Pero ya me estoy desviando del tema. Me hacen sentir conmovido en mi maltratado corazón, de que sin ser famoso ni conocido o mucho menos se sacan unos rumores únicos.

Los que me hayan leído desde los inicios, en el remoto caso de que alguno ande de pronto por aquí, les podrían decir que no soy ajeno a los malentendidos. De hecho me acuerdo mucho de otro bloguero que me leía hace más de diez años que me vio comentar una vez lo siguiente: "Soy esclavo de la comida rápida". Creo que dejé ese comentario en el blog de otra persona que hablaba sobre no poder dejar los antojos y ponerse en forma por salud, y eso. Pues mi lector o visitante en cuestión quién sabe por qué entendió de mi comentario que si hablaba yo de ser esclavo quería decir que era empleado de esa industria, ah y no solo eso: hasta el puesto me escogió mi lector de una vez. Así que en esos años de pronto tuve que encarar el rumor de que yo era un repartidor de pizzas. Aclaro, sí trabajé de adolescente de empleado general en comida rápida, pero nunca en una pizzería, ni de repartidor. Y el rumor me dio mucha risa y me apresuré a aclararlo con quienes había alcanzado a llegar (en ese entonces me lo tomaba más a pecho), no porque considere indigno el puesto. Trabajo es trabajo, malo es que te dediques a arruinarle la vida a la gente como profesión. Pero a la vez no quería yo concepciones falsas de mi, y que se supiera solo lo que es.

De vuelta al presente, esta vez los rumores que me vengo encontrando aquí y allá de por qué me fui no solo del blog sino de todas las redes sociales. Y les aseguro que sí hay una historia algo larga al respecto, que aquí entre ustedes y yo involucra locura, pleitos, sangre derramada, y dinero y tiempo gastados. Pero no es algo que me den ganas de contar ahora y no sé si después. Pero aquí de nuevo dieron un paso fuera del cuadro me parece, o como se dice de manera coloquial, "cagando fuera del hoyo", puesto que veo que por ahí se mencionó o que me morí, o que me metieron a la cárcel. Quién sabe qué pensaban que habría hecho como para terminar así, eso sí no encontré nada mencionado, pero carajo gente, ya tienen mucho deseando eso, ¿no? E incluso si hubiera sucedido, no sería por la "fuerza de sus deseos" o "el universo conspirando a su favor" u otra de esas ridiculeces irreales.

Así que quiero agradecer a los que me han mantenido en sus memoria e incluso visitando a veces aún este espacio, e incluso a los que fue por lo opuesto: los de los deseos no tan buenos, por decirlo de alguna forma. Lo únicos excluídos son los de la muy peculiar lista de los que jamás conocí, si entienden a qué me refiero. Algún grupo de héroes volvió en una máquina del tiempo y deshizo los eventos o algo, y como tal, esas ciertas personas no las conocí nunca y si les veo o se me mencionan, ni idea. ¿Me explico? Pero hablemos de los existentes: de nuevo gracias. Sobre todo a quienes han tenido palabras amables al hablar de vuelta conmigo o me han dicho que algo de lo que escribí en el pasado les sirvió un poco para algo, lo que fuera, al menos para reír o para tenerme de mal ejemplo.

Hasta la próxima.
Leer Completo ...

11 sep. 2019

Ode: Intimations of Immortality

There was a time when meadow, grove, and stream,
The earth, and every common sight,
To me did seem
Apparelled in celestial light,
The glory and the freshness of a dream.
It is not now as it hath been of yore;—
Turn wheresoe'er I may,
By night or day.
The things which I have seen I now can see no more.

The Rainbow comes and goes,
And lovely is the Rose,
The Moon doth with delight
Look round her when the heavens are bare,
Waters on a starry night
Are beautiful and fair;
The sunshine is a glorious birth;
But yet I know, where'er I go,
That there hath past away a glory from the earth.

Now, while the birds thus sing a joyous song,
And while the young lambs bound
As to the tabor's sound,
To me alone there came a thought of grief:
A timely utterance gave that thought relief,
And I again am strong:
The cataracts blow their trumpets from the steep;
No more shall grief of mine the season wrong;
I hear the Echoes through the mountains throng,
The Winds come to me from the fields of sleep,
And all the earth is gay;
Land and sea
Give themselves up to jollity,
And with the heart of May
Doth every Beast keep holiday;—
Thou Child of Joy,
Shout round me, let me hear thy shouts, thou happy Shepherd-boy.

Ye blessèd creatures, I have heard the call
Ye to each other make; I see
The heavens laugh with you in your jubilee;
My heart is at your festival,
My head hath its coronal,
The fulness of your bliss, I feel—I feel it all.
Oh evil day! if I were sullen
While Earth herself is adorning,
This sweet May-morning,
And the Children are culling
On every side,
In a thousand valleys far and wide,
Fresh flowers; while the sun shines warm,
And the Babe leaps up on his Mother's arm:—
I hear, I hear, with joy I hear!
—But there's a Tree, of many, one,
A single field which I have looked upon,
Both of them speak of something that is gone;
The Pansy at my feet
Doth the same tale repeat:
Whither is fled the visionary gleam?
Where is it now, the glory and the dream?

Our birth is but a sleep and a forgetting:
The Soul that rises with us, our life's Star,
Hath had elsewhere its setting,
And cometh from afar:
Not in entire forgetfulness,
And not in utter nakedness,
But trailing clouds of glory do we come
From God, who is our home:
Heaven lies about us in our infancy!
Shades of the prison-house begin to close
Upon the growing Boy,
But he beholds the light, and whence it flows,
He sees it in his joy;
The Youth, who daily farther from the east
Must travel, still is Nature's Priest,
And by the vision splendid
Is on his way attended;
At length the Man perceives it die away,
And fade into the light of common day.

Earth fills her lap with pleasures of her own;
Yearnings she hath in her own natural kind,
And, even with something of a Mother's mind,
And no unworthy aim,
The homely Nurse doth all she can
To make her Foster-child, her Inmate Man,
Forget the glories he hath known,
And that imperial palace whence he came.

Behold the Child among his new-born blisses,
A six years' Darling of a pigmy size!
See, where 'mid work of his own hand he lies,
Fretted by sallies of his mother's kisses,
With light upon him from his father's eyes!
See, at his feet, some little plan or chart,
Some fragment from his dream of human life,
Shaped by himself with newly-learn{e}d art
A wedding or a festival,
A mourning or a funeral;
And this hath now his heart,
And unto this he frames his song:
Then will he fit his tongue
To dialogues of business, love, or strife;
But it will not be long
Ere this be thrown aside,
And with new joy and pride
The little Actor cons another part;
Filling from time to time his "humorous stage"
With all the Persons, down to palsied Age,
That Life brings with her in her equipage;
As if his whole vocation
Were endless imitation.

Thou, whose exterior semblance doth belie
Thy Soul's immensity;
Thou best Philosopher, who yet dost keep
Thy heritage, thou Eye among the blind,
That, deaf and silent, read'st the eternal deep,
Haunted for ever by the eternal mind,—
Mighty Prophet! Seer blest!
On whom those truths do rest,
Which we are toiling all our lives to find,
In darkness lost, the darkness of the grave;
Thou, over whom thy Immortality
Broods like the Day, a Master o'er a Slave,
A Presence which is not to be put by;
Thou little Child, yet glorious in the might
Of heaven-born freedom on thy being's height,
Why with such earnest pains dost thou provoke
The years to bring the inevitable yoke,
Thus blindly with thy blessedness at strife?
Full soon thy Soul shall have her earthly freight,
And custom lie upon thee with a weight,
Heavy as frost, and deep almost as life!

O joy! that in our embers
Is something that doth live,
That Nature yet remembers
What was so fugitive!
The thought of our past years in me doth breed
Perpetual benediction: not indeed
For that which is most worthy to be blest;
Delight and liberty, the simple creed
Of Childhood, whether busy or at rest,
With new-fledged hope still fluttering in his breast:—
Not for these I raise
The song of thanks and praise
But for those obstinate questionings
Of sense and outward things,
Fallings from us, vanishings;
Blank misgivings of a Creature
Moving about in worlds not realised,
High instincts before which our mortal Nature
Did tremble like a guilty thing surprised:
But for those first affections,
Those shadowy recollections,
Which, be they what they may
Are yet the fountain-light of all our day,
Are yet a master-light of all our seeing;
Uphold us, cherish, and have power to make
Our noisy years seem moments in the being
Of the eternal Silence: truths that wake,
To perish never;
Which neither listlessness, nor mad endeavour,
Nor Man nor Boy,
Nor all that is at enmity with joy,
Can utterly abolish or destroy!
Hence in a season of calm weather
Though inland far we be,
Our Souls have sight of that immortal sea
Which brought us hither,
Can in a moment travel thither,
And see the Children sport upon the shore,
And hear the mighty waters rolling evermore.

Then sing, ye Birds, sing, sing a joyous song!
And let the young Lambs bound
As to the tabor's sound!
We in thought will join your throng,
Ye that pipe and ye that play,
Ye that through your hearts to-day
Feel the gladness of the May!
What though the radiance which was once so bright
Be now for ever taken from my sight,
Though nothing can bring back the hour
Of splendour in the grass, of glory in the flower;
We will grieve not, rather find
Strength in what remains behind;
In the primal sympathy
Which having been must ever be;
In the soothing thoughts that spring
Out of human suffering;
In the faith that looks through death,
In years that bring the philosophic mind.
And O, ye Fountains, Meadows, Hills, and Groves,
Forebode not any severing of our loves!
Yet in my heart of hearts I feel your might;
I only have relinquished one delight
To live beneath your more habitual sway.
I love the Brooks which down their channels fret,
Even more than when I tripped lightly as they;
The innocent brightness of a new-born Day
Is lovely yet;
The Clouds that gather round the setting sun
Do take a sober colouring from an eye
That hath kept watch o'er man's mortality;
Another race hath been, and other palms are won.
Thanks to the human heart by which we live,
Thanks to its tenderness, its joys, and fears,
To me the meanest flower that blows can give
Thoughts that do often lie too deep for tears.

- William Wordsworth
Leer Completo ...