23 nov. 2019

Los posts y recuerdos que se perdieron


Todos tienen una historia de algún mensaje que enviaron o algo dicho de lo que luego se arrepintieron, pero también puede ser a la inversa: haber borrado o destruído algo sin dejar rastro alguno para recuperarlo, que ya que lo piensas al pasar el tiempo, no era para haberlo hecho. Y qué decir de aquellas cosas que borraste o tiraste a la basura por accidente, y que no puedes recobrar tampoco.

Y de eso me acordaba ahora, al respecto de mis posts en mi blog. Como espacio personal que es, había montón de cosas en él desde que tenía menos años y estaba aún en la escuela (con todos los dramas que eso implicaba). Y por el motivo tanto de borrados impulsivos como de accidentales, tengo menos escritos aqui a pesar de tener el suficiente tiempo de existir para que fueran muchos más.

Los que por disgusto borré fueron los hechos por otra gente y publicados aquí. Como ya otras veces he explicado, sobre todo al reseñar cuando el blog cumplía un año más, al principio éramos dos hombres y una mujer como autores publicando, una forma de emular a quienes me inspiraron a abrir el blog, el equipo de El Phineas. Cuando no terminó bien la relación con los otros dos autores, también se fueron sus escritos, sin conservar un respaldo. Algunos eran buenos, tal vez deberían haberse quedado ahí.

También están los que borré tal vez no tanto por enojo o impulsivo sino por un frío cálculo de cómo se veían al paso del tiempo: los relativos a una exnovia en particular, con quien estuve ya cuando estaba por finalizar la carrera en la universidad. La mitad de esos posts eran sobre cuánto la adoraba, y los otros del dolor que sentía de que me hubiera dejado. Como ya dije, al paso del tiempo, consideré el cómo hacían que se viera el espacio (y cómo me hacían ver a mí, por qué no decirlo), y una noche decidí borrarlos. De esos sí no creo que debería haberse quedado ninguno. Creo que de esa relación, como en cualquiera, lo que merece recordarse está en la mente de los dos que estuvieron en ella. Y bueno, tal vez de quienes los estiman y estuvieron cerca durante ese tiempo. Y nada más.

Luego están los que pensé que o daban la impresión equivocada o, por qué no decirlo tal cual, asustarían a algunos sin tener por qué. Esos sí creo que no debí borrar, ya que después de todo seguían o asustándose o malinterpretando algo dicho o hecho por mi. Entre esos posts perdidos estaban el de "Guía sobre cómo suicidarte con éxito", "Cómo puedes matar a alguien y salirte con la tuya", "La Blasfemia no es para un día, es para todos" (incluía el lanzar dos condones míos usados a un Cristo en la pared), entre otros. Hay unos de ese estilo pero más absurdos que sí están por ahí, con contenido o contexto ofensivo para algunos, e incluso los escuetos en cuanto a mensaje, y no obstante, esos sí se salvaron. Ni modo.

Lo último, lo del borrado por accidente, fue por una estupidez y nadamás. De pronto al estar haciendo una de esas limpiezas, dejé marcado o palomeado por error varias que solo me había metido a ver pero no era mi intención borrar. Al dar clic a Eliminar con las 3 o 4 que sí había escogido en verdad, se fueron junto con ellas otras (muchas) más que no debían. Y ni modo, no las pude rescatar. Si acaso había un modo para recuperarlas, no lo pude averiguar en ese entonces.

El recordar todo eso me hizo a su vez acordarme de las veces que tiré cosas, objetos y recuerdos físicos, que tenían que ver con una ex, o con antiguas amistades o simples conocidos. Y sobre cuáles si valía la pena haberlo hecho y cuáles tal vez no.

¿Y tú, lector? ¿Qué objetos o recuerdos dejaste ir por cualquiera que fuera la razón? ¿Sí debían irse, o piensas ahora que no?

...

10 comentarios:

  1. Algunas veces los que quería que se quedaran los arrojé,otras veces fue al revés.
    Lo que me demuestra la historia de la humanidad, y esto es una muy mala noticia, es que todo se perderá más tarde o más temprano.
    Ojalá algo quede, a menos mientras vivamos.

    No creas que soy pesimista. ¡A vivir que son dos días!

    Abrazo, es un gusto pasar por acá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah sí, es una certeza. Terminará perdido todo en el mismo planeta. Aunque recordemos, están esos satélites que han enviado al espacio con información e imágenes sobre la especie humana. Ya eso es lo que quedaría.

      Eliminar
  2. Me ha ocurrido que al leer mis relatos al comienzo de mi blog no los he reconocido como míos. Incluso me ha dado un poco de vergüenza. Con el paso del tiempo he aprendido a escribir un poquito mejor y he tenido la tentación de borrarlos. Al final los he dejado tal cual. De alguna manera a través de ellos se puede ver mi aprendizaje. Eso si, lo que da mucha rabia es borrar algo que no querias...jejeje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Yo por un descuido también eliminé posts, por suerte tenía un backup pero se perdieron todos los comentarios, que a veces son tan buenos o mejores que el post en cuestión...

    ResponderEliminar
  4. ¿El post de Eva de Metal en qué categoría de borrado quedó? Pregunta curiosa...

    ResponderEliminar
  5. me encanta leerte
    me gusta el ritmo de tus letras

    ResponderEliminar
  6. vieras las cantidad de posts que intente este año y no más no pude
    pero ya mero empezare a publicar más
    lo prometo

    ResponderEliminar
  7. Varios blogs completitos los borré, fue después de pensármelo muy bien, ¿me arrepiento?, no, creo que no, fue una decisión tomada con la mente fría y el corazón marchito.

    De objetos personales, quizás aquella rosa que guardé por más de veinte años y se perdió con la mudanza, al igual que él, de ahí en más, algunas fotos que guardé en un pc que tiene mi familia y adoraría volver a ver.

    Deberías seleccionar la opción que se envíen todas tus entradas a tu cuenta de correo, así, si por descuido eliminas algo, por enfado o diversos motivos, puedes tener la publicación guardada en tu correo, hacer respaldos constantes, etc.

    Me gustó visitarte, Aleander
    😗

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...