25 jun. 2020

Portadas de discos graciosas

Muchas veces el arte de un álbum musical es tan memorable como el contenido mismo. Puede ser representativo en forma directa de lo que la banda o artista nos presenta con su música, y otras veces incluso puede traer enigmas a analizar y resolver entre la portada y el arte interior. O bien, solo algún mensaje o guiño que decidieron dejar para los más fieles y entendidos.

Y otras veces es algo que... bueno, caray. Está cabrón, no hay cómo más decirlo. Y por supuesto que esto es algo que debía compartir. Portadas de discos tan únicas, raras, y especiales, que de plano le llevan a uno a reflexionar. Es tan malo que es bueno. ¿Qué les parece si comenzamos? Vamos a ver:

Papoose - Le Grand Cirque (Hey Ho)


Y comenzamos con fuerza. Estoy tan absorto con esta imagen que no sé ni cómo comenzar. El color (el de la portada y el del pelo de los sujetos), el tipo de letra, el acomodo de los nombres al más puro estilo "al carajo" dejándole a quien escucha la tarea de investigar cuál es el nombre de la banda y cuál el del álbum, pero sobre todo: esas miradas. Es oro puro. Nuestro amigo justo al centro con pelo morado enfoca su mirada a un punto lejano; metáfora precisa de lo lejana que quedó la oportunidad de ser un músico recordado y tomado en serio. A su lado, un tipo que es una extraña versión genérica de un Gene Simmons con pelo verde, y del otro lado dos integrantes con cara de "Pues ya estamos aquí y ya hicimos esto, ni hablar". Reconocimiento especial al de pelo azul en la esquina inferior derecha. Ese hombre estaba comprometido con el momento, y se nota. Él dijo: "si vamos a proyectar fuerza, sexualidad casi animal, y misterio, que así sea, demonios". Falla enormemente en lograr cualquiera de esas, pero qué dedicación.

The Handsome Beasts - 04


Ok, estos metaleros británicos de antaño no podían dejar de estar aquí. Tengo que aclarar que no es afán de tirarle mierda al vocalista (a quien podemos ver tan gloriosamente en la portada, dentro del cero), porque para empezar, falleció ya. "Ya está juzgado de Dios", diría mi querida abuela. Y segundo: porque a fin de cuentas, el metal de antaño es algo que yo aprecio. Hasta tengo mi Elseworld donde fui un rockstar que llegó a su ocaso. Pero recordemos, aquí estamos en el tema de las portadas de álbums en sí, y pues vaya que a estos señores se les reconoció siempre por las suyas.Además, no voy a burlarme a alguien que, voy a ser sincero, posiblemente es la imagen de cómo me voy a ver dentro de 30 años más a partir de cuando escribo esto. Lo que sí diré es: qué confianza de cabrón, véanlo nadamás. Porque para andar sin camisa cuando se está delgado y musculoso con cuadritos definidos en el abdomen pues cualquiera. Pero para atreverse a dejar para la posteridad el despliegue adiposo de esa forma, se necesita ser un tipo decidido. No sé si el cerdo justo abajo sea algún comentario oculto respecto a lo que es el sobrepeso, o un reflexivo comentario sobre cómo somos seres que encuentran natural el revolcarse en su propia inmundicia. Lo de la monja cachonda y el perro doberman casi juntos está más difícil: ¿será porque apenas llegada la noche ya no reconocen a su "amo"? Quién sabe.

Country Church - Country Church


Cuando se trata de música religiosa, es común que la gente que me conoce piense que la aborrezco o que me va a causar mal humor el que la estén escuchando. Aunque es cierto que he dejado claro mi oposición sobre todo a las religiones abrahámicas, por mi no hay problema si la música es buena y cumple con sus estándares. Si es así, la banda puede ser cristiana, satánica, pagana, o alguna extraña mezcla de lo que gusten y manden. Pero lo que es tremenda joya es cuando te encuentras con algo como lo que tenemos aquí: Country Church. Porque aquí no solo es que la música sea mala, sino que los integrantes mismos son ícono de la verdad desnuda del protestantismo estadounidense. Por favor comiencen viendo con atención de izquierda a derecha al primer sujeto: esa pose de excesiva confianza forzada, en contraste con la nerviosa sonrisa los otros dos, que parece que acababan de ir a audicionar como Mario y Luigi para el programa de Super Mario Bros. de los 90 que fue con actores en vivo. Esos pantalones a cuadros y en general el mismo atuendo al más puro estilo "pues dicen que somos ovejas de un rebaño a fin de cuentas"; sublime, simplemente. La mujer y su sonrisa son la cereza en el pastel. Parece estar pensando: "Que no se enteren de lo que le hicimos a esos muchachos que dejamos escondidos en... ¡Ups! No, no, malos pensamientos. Kumbaya, Señor, Kumbaya".

Freddie Gage - All my friends are dead


Ah, pero qué título, por todos los demonios del Infierno. Una belleza. Agrégale un "ex-" antes de la palabra "amigos", y vendría siendo el título de un compilado de fantasías mías. Llámalo un glorificado "No Vale Nada la Vida" o un retrato de lo que es la profunda reflexión de alguien cargada de nihilismo existencial sobre la vida en base a cómo termina, el hecho es que es tan real y crudo que te zarandea y te derriba de donde sea que andes queriendo volar en tu mente, pequeño humano insignificante. Tan solo con su portada y cuando aún ni has sacado el disco, este señor te recuerda que a menos que se encuentre la fórmula de la inmortalidad y te toque conseguir un poco de ese preciado tesoro, ya sabes lo que te espera.

The Merle Evans Circus Band - Circus In Town!


Esto es tan gracioso y a la vez relevante por el profundo horror que evoca, que deberían incluirlo en cualquier conferencia sobre fobias específicas. Vean al payaso con detenimiento: puede uno quedar hipnotizado como ratón asustado ante una serpiente. No sabes si es que está en pleno viaje con algo que se metió, o si está saboreándose ya a ese bocadillo viviente que tiene al lado y que de forma tan conveniente vino a caer en sus manos. En serio, y no importa que luego haya una protesta de payasos que se queje y haga ruido (porque ya ven cómo al mundo entero le encanta quejarse y hacer escándalo apenas hay alguna pequeña cosa no acorde con ellos): habría que hacer una extensa campaña para mantener a los niños más pequeños alejados de los payasos, por la grotesca figura e impacto que causan, y las repercusiones que vienen después. Es increíble que luego de tanto, tantísimo tiempo, los padres sean tan imprudentes que no lo entiendan. Espérense a que los niños estén un poco más grandes, mínimo. Yo no soy fan de los niños ni de la idea de tener uno propio, pero al parecer incluso quienes no los tenemos somos más conscientes que los propios padres de la necesidad de mantenerles en un ambiente con estímulos adecuados y nunca excesivos durante su desarrollo. Y créanme, lo grotesco de la imagen de un payaso en general, visto por un niño muy pequeño, está entre lo que se considera excesivo.

The Ministers Quartet - Let me touch him


Otro de religiosos, porque hay tantos que tal vez no bastaría una vida para ubicarlos todos. Desde que lees el título del álbum te preguntas de dónde salió (del audio de un micrófono plantado en la casa de uno de ellos, quizá). Y lo demás: el porqué de esas miradas tan peculiares, la forma en que suprime una sonrisa el tercer sujeto de izquierda a derecha, como pensando: "no tienen ni idea de qué tipo de material tengo coleccionado en cajas en mi casa, bajo llave". Lo mejor de todo es el segundo hombre de izquierda a derecha, con los anteojos de armazón gruesa. Casi puedo escucharlo murmurando enmedio de la sesión de fotos para la portada: "Oigan, ¿quiénes son esos de traje oscuro colocándose en las salidas y mirándonos? ¿Es el FBI? Oh, no"
Leer Completo ...

15 jun. 2020

La polémica sobre las estatuas en sitios públicos de cualquier país


De seguro la mayoría se ha topado en las noticias por lo menos una vez la polémica situación de ver opiniones divididas y gente peleando por no querer estatuas de caudillos de guerra considerados por otros padres fundadores de su patria. Tanto más cuando se trata de gente que en sus tiempos formaba parte de una facción o ideología que no solo es que se considere mal en tiempos actuales, sino que ya en aquel entonces era incorrecto no por cuestión de diferencia ideológica, sino por ser contrario a lo más básico en cuanto a reglas de convivencia humana y respeto a la vida y bienestar de otros.

Con esto de seguro les viene a la mente el tema en cuanto a Estados Unidos y los monumentos dedicados a esclavistas que formaban parte de los Confederados, o el Sur; quienes a pesar de sus mayores esfuerzos, perdieron la guerra civil contra Lincoln y la Unión. Pero esto no se limita al país que suele autoproclamarse como "América" a pesar de que en repetidas veces se les ha aclarado que América es todo el continente; en México y demás países de latinoamérica está presente la misma situación, sin meternos de lleno al tema nombrando lugares del resto del mundo, pues nunca acabaríamos.

Hay otras estatuas de las que no debe haber problema alguno. Y quienes llegan a protestar sobre ellas, se les nota más el deseo de hacerse notar mediante una necedad que usa como base una interpretación subjetiva y parcial. Así pues, no tiene nada de malo la Estatua de la Libertad, o la escultura del Beso o la Rendición Incondicional, u otras semejantes, mencionando de paso la de la Fuente de Neptuno en la Macroplaza, de mi natal ciudad de Monterrey. Figuras mitológicas o de fantasía, o aquellas que capturan momentos relativos a eventos de la historia en vez de focalizarse en un individuo como ícono, no deben representar un problema.

Aquí hago una aclaración que de manera frecuente debo hacer: no soy de derecha ni izquierda y los extremos radicales de cada una de éstas me parecen nocivos en sus prácticas y su manera de querer imponer sus caprichos sobre el resto. Sobre todo por lo mucho que terminan pareciéndose en sus métodos y conductas a pesar de decirse opositores. Por ello es que al decir que estaría de acuerdo por completo en remover estatuas de figuras de guerra y de personajes históricos de sobre ya desmitificados (como es el caso de Cristóbal Colón), dejo en claro que no es por seguir una corrección política o moda, o querer quedar bien con facción alguna. Es en realidad algo que desde mucho tiempo atrás había pensado que estaría bien cambiar y favorecer una renovación, dado que en efecto, las figuras importantes esculpidas en monumentos y sitios nombrados por éstas ejercen una influencia, aunque para muchos sea imperceptible.

Y debido a esto, sería ya buena idea el cambiar de giro a la hora de escoger qué figuras han de ser las que se vean en estatuas, efigies, esculturas, y demás. Porque ah, otra cosa: esa absurda propuesta por postmodernos de sustituir todo por lo que llaman "arte abstracto", que no son mas que simplezas improvisadas de nula calidad real, es de ni siquiera considerarse. Así que, si me lo permiten, quiero listar las sugerencias de personajes prominentes a poner en todas partes en vez de tradicionales líderes políticos y figuras de épocas de guerra (quienes en vida real distaban mucho de la versión romantizada promovida en libros escolares, hay que decirlo), los cuales aprovecho para decir que mi sugerencia sería dejarlos en interiores de edificios gubernamentales únicamente, y no desaparecerles del todo.

Al conservarles de la forma mencionada en el párrafo anterior, y considerando que muchas avenidas, edificios, vecindarios, y calles de muchos los países tienen también sus nombres, no podrán decir que se está buscando extinguirles. A excepción, claro está, de aquellos que sí habría que borrar de todas partes: quienes fueran evidentes autores de actos de lesa humanidad: participar en el esclavismo o ser dictadores sanguinarios, por ejemplo. Aquí está, pues, mi lista de personas que trascienden su pais de origen o tiempo, a quienes quisiera pusieran en efigie en todos lados, sin importar en qué zona o país. A fin de cuentas, estamos en el mismo planeta, esas líneas delimitando lo que llaman países existen solo por los dictados de gente con influencia:

Rene Descartes

Louis Pasteur

Stephen Hawking

Albert Einstein

Martin Luther King

Sarah Stewart (científica Mexico-Americana con grandes aportes al campo de la oncología viral)

Pablo Neruda


Octavio Paz

Dalai Lama

Mary Ainsworth (psicóloga de importantes contribuciones a la teoria del apego y psicología del desarrollo)

Nikola Tesla

Alexander Fleming

Edward Jenner

Marie Curie

Platon

Leonardo Da Vinci

Guillermo González Camarena

Gabriela Mistral (alma atormentada en lo personal, cuya autopercepción era siempre de juicios duros hacia su físico y carácter, y a partir de dicha existencia atormentada cobró fuerza para dejar huella como poeta, pensadora, y diplomática)

Gabriel Garcia Márquez

Virginia Apgar
(anestesióloga de importantes contribuciones a la obstetricia, anestesiología, y neonatología)

Leer Completo ...

2 jun. 2020

Los ejemplos de la bendita genética


Fíjense, mis queridos 4 lectores, que mientras hacía ciertas tareas, hubo un pequeño incidente por ahí y sangré un poco. Y al contemplar eso, me vino a la mente lo siguiente de lo que quería hablar aquí después de haber relatado el porqué no me esforcé en convertirme en alguien guapo. La razón por la que me vino a la mente es porque es algo muy relacionado con aquello que corre dentro de nosotros y que de hecho mencioné en la ocasión anterior: los genes.

Ah, bendita genética. Maravillosos cromosomas. Rara vez nos detenemos a pensar en ello, y es algo tan, pero tan importante, que no me alcanzan las palabras para describir la magnitud de ello. Para quien haya prestado atención hasta en la educación básica en clase de biología y que sí entienda que la ciencia es exacta y no sujeta a creencias (cosa que muchos, como los postmodernos y creyentes de la ideología de género no entienden o no quieren admitir), sabrán que son los cimientos de lo que somos e incluso los planos preliminares en base a los cuales fuimos construídos. Determinan a qué somos resistentes y a qué somos débiles, nuestra apariencia, el ser de género masculino o femenino, y muchísimas cosas más. Entre ellas, ah sí, qué tan bien nos vemos y qué tan funcional y bueno es nuestro cuerpo en general.

Y debemos ser agradecidos con aquello que nos tocó de bueno en la repartición, lo poco o mucho que haya sido. Porque aunque siempre hay cosas para criticar, hay que recordar que hay un sinfín de cosas que pudiéramos haber traído mal desde el primer segundo en que estuvimos en este peculiar mundo, cosas tan difíciles que habrían causado que para ahorita ya no estuviéramos aquí. En ese sentido, hay que ser agradecidos; y les aseguro que yo lo estoy. De esos casos desafortunados que estaba hablándoles les doy tan solo un ejemplo de muchos a quienes sí les tocó una mala y muy desafortunada suerte, pero les advierto, solo si tienen el aguante para ello: busquen en Google y se van a Imágenes: Niño Ictiosis Arlequín.

Dejando en claro que no es que uno se esté pintando como el desafortunado o a quien no se le hizo justicia hablando de los genes, sí podemos decir que hay unos que son el otro lado del espectro: los suertudos que parecen haber sido tocados por los dioses mismos y andan dejándonos a nosotros con nuestros Dos Pares o Tercia que nos tocó en el Poker Genético, mientras que ellos despliegan su Poker de Ases e incluso algunos su Flor Imperial en todo su esplendor, con rasgos y capacidades que te cagas. Así, tal cual, te cagas. Y dices: carajo, cómo quisiera que me hubiera tocado eso. Y hay unos cuantos que me topé en mi vida, de los que quiero hablarles a continuación:

Empecemos con alguien a quien llamaremos L. Él fue un compañero de trabajo que ah diablos, cómo envidiaba, lo admito. Pero no es de las envidias en mal plan; todo lo contrario, el cuate era buena onda y desde siempre me cayó bien y le desee lo mejor ya cuando no nos volvimos a ver y nos fuimos a trabajos distintos. Pero válgame, hasta le dije a él directo, como me gusta decir las cosas, que con los genes que le tocaron a él, qué no haría. L siempre se reía y medio intentaba minimizarlo, diciendo que no era para tanto. Pero juzguen ustedes: de entrada, L tenía lo que en México llamamos el ser un "Traga-años". O sea, verse mucho más joven de lo que era. No les exagero, se veía de 15 años menos o quizá más. En ese tiempo tenía que cargar su identificación y con todo y eso, como se veía bastante chavillo de facciones y complexión, lo ponían en duda. Tener novias más jovenes jamás fue (ni es, estoy seguro) un problema para él.

Además, la piel se la envidiaban incluso las chicas del trabajo, y se lo decían tal cual. Nunca tenía problemas de acné o imperfecciones mas que las muy mínimas. Les juro que me lo imaginaba como a Patrick Bateman en American Psycho con los mil productos de cuidado de la piel que sale poniéndose en su rutina, pero él aseguraba que no hacía nada de eso. Incluso recuerdo una vez que nos invitó a su casa, y hasta donde pude ver, no se veían en el baño ni en otro lado mas que las cosas más comunes. Nada de "crema anti-edad" u otra cosa semejante. Y además de lo anterior, la cereza sobre el pastel: no engordaba. Siempre esbelto. Y tragaba comida por kilos, sin medirse. Tacos, pizzas, hamburguesas. Lo engordador no le hacía subir de peso. Ahí de nuevo fui un metiche y tratando de no ser descarado descarté que se tratara de hipertiroidismo o algún otro padecimiento. Para nada, era L mismo con un metabolismo y otras facetas (además era muy saludable) donde ya de plano poco faltaba para que lo creyera un mutante.

Imagino que con lo que he comentado les vendrá a la mente alguna celebridad o tal vez un conocido propio, de los que parecen no envejecer y no desgastarse. Un caso parecido fue cuando conocí esta vez a una chica, en sus veintes de edad en ese entonces, a quien llamaré Z. Conocí a Z también en un lugar de trabajo; alguien atractiva, de tez blanca, y ese tipo de labios gruesos en particular que le despiertan el gusto y hasta el morbo a muchos. Los que a veces llegan a llamar algunos: "labios sexosos", jaja. En fin, ella tenía todas las características que les comenté tenía L, con el agregado de que además tenía una energía y estado de ánimo inmutables. Mientras que con otra gente sucedía lo muy común que es el verles fluctuar en su estado de ánimo debido a diversas circunstancias, ella se mantenía constante. Las compañeras con las que se llevaba de ahí le solían decir que era una mujer de gran fuerza y cuanta cosa. Tiempo después, y viendo otras cosas que Z hacía y decía, mas otras que llegaron a oídos míos por terceros, vi que la cosa iba por otro lado. No hubiera podido probarlo nunca, por supuesto, pero estoy casi seguro que ella, así de bonita y de bien dotada en cuanto a genes se refiere, le había tocado junto con eso otro rasgo muy particular: ser una auténtica psicópata. Pero bueno, eso es una historia aparte, y para otra ocasión.
Leer Completo ...