3 jul. 2011

El día domingo


Definitivamente, de los días de la semana que me produce sentimientos encontrados con mayor fuerza, es el domingo. El "Día del Señor", como lo llaman los religiosos.

Usualmente es el día que dedico a labores latosas que no atendí durante la semana, como lavar la ropa. Bueno, es la lavadora la que lo hace, pero alguien tiene que llenarla, poner la ropa dentro, y tenderla, ¿no es así? Después, mientras espero a tenerla lista y ponerla a secar, hago limpieza en casa lo mejor posible. No mentiré: soy malo limpiando, y solo hago lo esencial de lo esencial. Ya tengo bastante con el trabajo entre semana como para también cansarme de más en un día libre.

Tradicionalmente es un el día libre por excelencia para el trabajador, excepto para quienes tienen trabajos de esos donde descansas entre semana, lo cual es una mierda, pues así ni sientes realmente que tuviste tiempo libre. En algun momento de mi vida tuve ese tipo de empleos, y es algo que no quisiera repetir.

Recuerdo que de pequeño, se me obligaba a ir a misa. Teniendo una familia donde en su mayoría son católicos, debia soportar eso, el ir al mentado catecismo, y otras cosas religiosas que sin duda ayudaron a mi decisión de descatolizarme por completo al llegar a la adolescencia, y hacer el juramento -que diligentemente he cumplido- de no afiliarme a congregación religiosa alguna de nuevo.

Después del trago amargo de la iglesia, mi padre aliviaba un poco eso, llevándome a pasear a algún lado, al cine, y/o a rentar peliculas y videojuegos en un popular videoclub de cuando era niño, llamado Macrovideocentro. Después, con una buena dotación recién comprada de golosinas y comida chatarra, me aplastaba a atragantarme todo lo que mi super metabolismo de jovenzuelo podia procesar sin problema, y divertirme hasta tener los ojos rojos. En ocasiones se me unían mis amigos, otras no.

El domingo. Dies Dominicus (Día del Señor), Dies Solis (Día del Sol). También lo tengo presente como el día-epílogo del desenfreno al que uno se haya entregado el dia anterior: el sábado. Durante un buen tiempo, las salidas alcoholizadas, sexualizadas, y estupidizadas terminaban en la casa de un amigo y asociado de aquel entonces, quien tenía tanto su casa como su negocio propio en el centro de la ciudad, lo que lo hacia el lugar ideal para volver luego de nuestra juerga. Así que muchos domingos los amanecí ahí, desayunando en su cocina y con una resaca de concurso.


Es un día PÉSIMO para hacer ejercicio, pues es en el que más hueva me da, y ya es bastante con el quehacer doméstico. También es el favorito para los Testigos de Jehová, y los limosneros y pedigueños para andar llamando a la puerta y como vampiros intentar drenar mi tiempo. También, según estadísticas arrojadas sin orden de mi baúl de recuerdos, fue siempre el día en que más me sucedían cosas físicas molestas (una cortada con un cuchillo, una muela que empezaba a doler terriblemente, etc).

De niño, era un dia para acudir a las desaparecidas MATINÉS en los cines, a pasear en alguna plaza pública, y comer golosinas. De adolescente, un día para recuperarse de la borrachera del sábado, o a veces para seguirla ese día, y/o acompañar el día con aventurillas de todo tipo, con todo tipo de personas. Y de más grande, un día para tratar de conseguir algo del negado descanso entre semana, para deberes domésticos, y si es que queda tiempo, tratar de meter algún rato de diversión en esa apretada agenda.

Pero lo más difícil del domingo es... saber que el día que viene es el lunes.

...

4 comentarios:

  1. Si a veces me sucede lo mismo, trato de descansar el domingo, pero cuando ya se esta acabando el día me queda una sensación de que desperdicie mi domingo, y un domingo a las 6 de la tarde, ya te recuerda que esta próximo por llegar el lunes...
    Me gustaba mas descansar sábado y domingo, así si descanso...

    ResponderEliminar
  2. ahhh el domingo, dia de no bañarse ni peinarse jajaja....


    uuuu los macrovideocentros!!!! eran la neta!!!!

    ya eso de ir a misa lo dejo para bodas, funerales y bautizos :s...

    saludos!!! un placer estar de vuelta!!!

    ResponderEliminar
  3. jejeje as estaba yo cuando trabajaba el sabado tambien.. ya uno siente que ni al caso descansar, de hecho creo que tengo mas actividad que cualquier otro dia... lavar, limpiar.. hacer todo lo que no se hizo en la semana... que hueva :S

    ResponderEliminar
  4. Nunca me han gustado los domingos, se me hacen aburridos, tristes, quizás un traumilla que tengo de la infancia...no sé. Pero nunca han sido de mis días favoritos. Si fuera "chacha" creo que sería feliz .

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...