21 ene. 2009

El Apocalipsis y Fin del Mundo

cataclismo

Desde hace mucho tiempo, el hombre ha aguardado el momento en que a su raza se le termine su vigencia, y un evento extraordinario ponga fin a ese accidentado trayecto que ha sido la evolución. Creyentes que aguardan el Apocalipsis y la segunda visita de Cristo, religiosos de otro tipo que adecuan sus creencias a los signos vistos en la actualidad, o simplemente los curiosos con la avidez de experimentar el que sin duda sería el más memorable evento del hombre: su aniquilación.

De las más populares profecías, entre las que se destacan los Mayas y el año 2012, San Malaquías, Nostradamus y otros, resalta el enigmático libro final de la Biblia: Apocalipsis (La Revelación). Ya sea por estar vinculado a la creencia religiosa más difundida en el mundo, o por lo crudas e inquietantes que son las situaciones descritas en él, ha logrado estar presente en la mente desde el creyente más devoto hasta el más indiferente hombre de fe errante. Y es que, siendo sinceros, ¿Quién no ha escuchado alguna vez del popular Anticristo, la Bestia, y un terrible juez llamado Dios precipitando calamidades y castigos sobre un mundo ya extraviado?

La interpretación del libro de las Revelaciones es de lo más controversial; desde las muy ordenadas y correctas correlaciones entre la simbología que en él se lee y los elementos que representa (como los cuernos de la Bestia representando a los reyes), hasta los más elaborados y heterodoxos, como quienes piensan que tal ser de múltiples cabezas y cuernos es en realidad una gigantesca nave alienígena (...)

Como sea, vale la pena preguntarse, con el libre raciocinio como estandarte, si como raza somos merecedores de los castigos que el buen y misterioso Juan nos presenta en esos sus escritos. Y es que al verlo friamente, podemos darnos cuenta que ese festín de muerte, plagas, catástrofes naturales, y guerra, es a fin de cuentas lo que el hombre se ha hecho a sí mismo desde siempre. Sería el irónico final donde el animal ponzoñoso deja de ser inmune a su propia substancia, y muere en ella junto con sus víctimas.

Así que, independientemente de con que teoría decida “casarse” el creyente de que un cataclismo ocurrirá (escojan su desastre favorito), veamos que es lo que ocurriría y qué habría que hacer.

I – El Evento

Muy bien: alguien ya presionó el botón y hubo explosiones nucleares, o las calamidades bíblicas ya se soltaron, los zombies ya están sueltos, etc. El hecho es que ya ocurrió, y el mundo no será igual. Imaginabas que el impacto te mataría, pero no, ahí estas como todo un sobreviviente. Así, el presidente en turno de tu país toma acción, y el ejército es liberado a las calles. Probablemente los demás cuerpos civiles son inmediatamente federalizados por cuestión de organización. Según el tipo de desastre, es lo que viene, pero lo que hay en común es el panico que reinará en el ambiente. Si se trató de un evento nuclear, el pulso electromagnético se encargará de dejar inservible la mayoría de los aparatos. Y si no fue eso lo que ocurrió, la misma muchedumbre se encargará de hacer destrozos, ayudando así a los huracanes, frentes fríos, bombas, o lo que sea que este jodiendo el planeta que solias llamar hogar.

Si fuiste previsor, habrás creido en ciertas señales, o aun sin creer quisiste aprovisionarte –por si las dudas-. De una manera ordenada, contrario al proceder de los paranoides del Y2K, pudiste preparar alimentos, armas, y un transporte. Y si no, en lo que aguardas por tus seres queridos, no haria daño una visita a la tienda a conseguir lo que puedas. Sobre todo porque tu dinero tal vez aun valga para otros, pero para mañana ten por seguro que no será asi.

En la tienda, encuentras o un gran caos, o un gran vacío tanto de gente como de productos. Y tal vez ni hay electricidad ya, ni funcionan las cajas. Como pueden, las personas cargan con lo que sus manos pueden. Decides imitarlos; tal vez dejas tu dinero ahí, o tal vez cruzas esa delgada linea que a otros no les importo ya saltar: el robo. De todas formas, autoridades como la policia local y otros seguramente haran lo mismo. No se preocuparán por uno más del montón; tienen sus propias familias en que pensar. Y los pocos que se apeguen a su investidura y su labor no durarían mucho ante una turba iracunda.

Al tomar cosas ya sea dentro o fuera, debes tener cuidado. Si contabas con un transporte no dependiente de un sistema electrónico que se haya estropeado, podras llenarlo con todo lo que pudiste hallar. ¡Y debes tener cuidado! Si hay un altercado –seas tu o no el causante-, debes evitarlo a toda costa. No podrán atenderte si los hospitales seguro están ya a manos llenas.

En casa, han llegado tus seres queridos. Brevemente hablan sobre lo que hay que hacer a continuación. Si acaso tienen un arma, deben evitar convertirse en animales y darle el uso adecuado, solo cuando todo lo demás fracase, y tener en cuenta que la prioridad es proteger la integridad de los tuyos, no el causar la destrucción de los demás.

La noche transcurre, y el amanecer trae ruido de desórdenes aislados y golpear de cosas. Es hora de moverse. Algo que hay que tener presente es que, cualquiera que sea la tragedia, debes alejarte de las grandes ciudades. Y pronto. Confirmas este ultimo pensamiento cuando te das cuenta que el teléfono no funciona, no hay luz, y tal vez ni siquiera agua. Tu gente y tu comen lo que hay en el refrigerador, comienzan a preparar lo demás para cargar. No hay tiempo para caer en panico: si la amenaza está alla justo afuera, lo combatirás y te abriras camino. Y si no, tanto mejor. Podrás llegar a otro sitio lejano. USTEDES SOBREVIVEN. No han sido alcanzados por una bomba, enemigo, o algo más.

El tiempo ahora está corriendo. El atacante (llámalo pais enemigo, plaga, Anticristo, alienígenas, o lo que gustes) tal vez se beneficia del caos, y goza de inteligencia para planear y precipitar las cosas a un punto en que tu y tu gente quedarán atrapados en medio. Y si no es una inteligencia quien guia estos eventos, ten por seguro que los desastres se reordenan a si mismos hacia el punto máximo, de todos modos. Te pones en marcha, ya sea que tengas un claro sitio pensado o lo determinarás en el camino. Solo recuerda lo ya dicho: aléjate de las grandes ciudades.

Aun para el no conocedor en cuestiones de guerra será facil entender dos tipos de ofensiva. El enemigo, sea natural, supernatural, o lo que sea, seguramente empleará una de dos tácticas: a) Atacar las fuerzas de defensa, objetivos militares, y puntos donde haga imposible que se reagrupen para una contraofensiva, evitando desperdiciar recursos en blancos civiles, y b) Arrasar sin piedad aquello que representa gran valor para el contrario. Desmoralizar, infundir miedo. Aquí es carta abierta: niños muertos, ancianos, mujeres. Ciudades destruidas, blancos sensibles (hospitales, escuelas, asilos de ancianos, etc). Lo que sea.

Bajo amenaza, la gente olvida las normas básicas de convivencia social. Muchos de tus conocidos a quienes ni imaginas siendo agresivos se convertirían en monstruos con el adecuado estímulo. Tu y los tuyos deben evitar eso; no porque deban ser tiernos conejitos saltando mientras afuera hay sangre, gritos y llamas, sino porque deben ser calmados y de mente fria y calculadora para poder defenderse mejor, abrirse camino, y eliminar obstáculos (Sí. Esto incluye a otras personas, en caso que representen una amenaza para ti.)

edificios derrumbados

El mundo ha llegado a ese punto final y tal vez alguno de tus acompañantes rompe a llorar. Tu mismo te sientes agobiado. Ya están moviéndose hacia su destino, pensando en qué será del mundo. Y es que podria reconstruirse, pero deben estar preparados para por mucho tiempo vivir como nuestros antepasados de otra época: sin electricidad, autos, televisión, radio, medicina moderna, computadoras, en fin... ya tienes la imagen en mente.

En el camino tal vez deberás quedarte en otro sitio, pues resultaría aventurado hacer una travesía sin detenerte, hasta el agotamiento. Si acaso debes refugiarte en un lugar, asegúrate que pueda ser acondicionado como un refugio. Y con esto no basta con que sea un sótano, como las películas te han hecho creer. Hay que tomar en cuenta a la gente efectuando robos y agresiones a modo de rapiña, o quiza alguna inclemencia del tiempo. No debes ir ni al metro subterráneo ni conformarte con alguna cochera. Asegúrate que sea un sitio no llamativo, al cual puedas atrincherar provisionalmente (recordemos que tu meta es salir de la zona urbana. Por ahora tal vez las multitudes te lo impiden; lo más pronto posible te pondras en marcha otra vez).

Entonces alguien de tu grupo pregunta: “¿Y los albergues publicos? ¿Por qué no vamos alla?”. Olvidalo. Para empezar, al buscar ayuda de policia, militares, o cualquier otro representante del orden, tal vez seas agredido por ellos mismos. Además, el dichoso refugio puede incluso estar acondicionado de forma improvisada. Y ni se te ocurra albergar el pensamiento de que los buenos hombres del gobierno harán algo al respecto. No les importas, asi de simple. Ellos ya se fueron, tenian su propio plan para tal contingencia. Estas solo en ese sitio de gente amontonada, donde en cualquier sitio la desesperación puede llevarles al desorden y la anarquia. El ser humano puede ser poco habilidoso o tonto como individuo, solo ante una situación apremiante. Pero cuando esta en masa, se puede convertir en un Titan de pendejez y violencia. Ni dudes que aparecerá algun loco vociferando religiosidades y queriendo matar, o algun otro con la firme idea de que recurrirá a la violencia física, robo, e incluso asesinato para cual sea el propósito que cruza por su loca mente. Imaginate encerrado con tus seres queridos en un lugar asi, con militares armados hasta los dientes que te mantienen como un animal enjaulado en una veterinaria, sin querer responder a tus preguntas. ¿Ahí es donde quieres estar?

Desgraciadamente, ahora tienes dos grandes enemigos. Uno es el causante del desastre, y el otro es tu propio prójimo. ¿Tienes hijas? No dudes que querrán raptarlas y violarlas. ¿Tienes comida? No dudarian en matarlos a todos por quitártela. ¿Un transporte? Mas vale que no te detengas y evites que se te acerquen, o te quedarás sin el. No seas tu uno más de los locos, pero ten la determinación para acabar con cualquiera de ellos que los ponga en riesgo a ti y a los tuyos.

II – Las consecuencias adversas

Fuego. Puedes estar seguro que lo verás en muchos sitios. La buena preparación y lectura sobre como manejarlo, asi como otro tipo de consecuencias del impacto/evento inicial (inundaciones, aumento en la temperatura, condiciones insalubres en el mismo aire, etc). Seamos objetivos: los problemas nunca vienen solos. Son ramificaciones, y hay que tener una respuesta para todo.

En tu camino al campo, deberas asegurarte que tus provisiones acumuladas incluyan ademas la ropa apropiada para todos. Tan solo imagina que ocurra en pleno invierno, y el mismo clima lo vuelva aún mas crudo que lo normal. A continuación, debes planear inteligentemente el camino que seguiras. Ante tormentas, clima extremo, y otros factores, ten por seguro que las carreteras se saturarán. Mucha gente morirá a la exposición de estas condiciones, y los accidentes de autos y algunos que se quedan sin combustible haran casi infranqueables esos pasos. Se mas astuto; planea otra ruta que sea segura y fluida aunque represente un poco más de esfuerzo el transitarla.

Los cuatro factores de los que depende la supervivencia son: ubicación, conocimiento, preparación, y suerte. Los primeros 3 están en tu control. Encararás enfermedades, apiñamientos, clima adverso, y quien sabe que tipo de amenaza rondando por gran parte del territorio. Debes estar listo para todo. El ser humano tiene en su naturaleza no solo el destruir, sino tanto el crear como el sobrevivir a la destrucción. Deberás ser una prueba de eso. Ya llegaste hasta ahí. Mientras todo lo que representaba la civilización de la que formabas parte se derrumba, sabes que por pesimista que se vea el panorama, hay una via para dejar eso atrás y después llegar a la siguiente parte: la reconstrucción.

Llegando al campo, tal vez un punto entre las montañas que pudieras haber planeado previamente (si fuiste prudente y atendiste a esa probabilidad), has logrado poner a salvo por ahora a tu gente. Acondicionar el sitio, asegurar una fuente de agua, y protección contra cambios de temperatura es esencial. Deberas arreglártelas con lo que ahí veas. ¿Una recomendación? Deja las revistas de chismes, futbol, tipos/mujeres de poca ropa, y adéntrate un poco en la literatura necesaria para enseñarte a construir cosas y sobrevivir en el campo. No es que tengas que convertirte en Baden Powell, pero bien te serviría imitar a los scouts en el estar “Siempre listo”. Aprende primeros auxilios, a construir refugios, obtención y administración de alimentos, conceptos básicos de química, ingenieria, y agricultura. Hasta aquí llega este texto, y de llegar a ocurrir el mencionado cataclismo, eres tú quien podrá marcar la diferencia, y escribir los capitulos que le siguen a este texto. ¿Seran sobre continua lucha y triunfo, o sobre derrota y aniquilación? Está en ti.
Leer Completo ...

19 ene. 2009

Por siempre: Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe


Te recordamos, genio siniestro, creador de obras únicas. Portador de la creatividad obscura, del aprecio de lo bello en la muerte, paranoia, e incertidumbre. En tu 200 aniversario tus seguidores te guardan presente, Padre de El Cuervo, Narrador Extraordinario, mil veces brillante escritor de quien muchos una pizca de tu talento anhelaríamos. Ahora y por siempre, en tus obras te has vuelto inmortal, Edgar Allan Poe.

...

(Boston, EE UU, 1809 - Baltimore, id., 1849) Poeta, narrador y crítico estadounidense, uno de los mejores cuentistas de todos los tiempos. La imagen de Poe como mórbido cultivador de la literatura de terror ha entorpecido en ocasiones la justa apreciación de su trascendencia literaria. Ciertamente fue el gran maestro del género, e inauguró además el relato policial y la ciencia-ficción; pero, sobre todo, revalorizó y revitalizó el cuento tanto desde sus escritos teóricos como en su praxis literaria, demostrando que su potencial expresivo nada tenía que envidiar a la novela y otorgando al relato breve la dignidad y el prestigio que modernamente posee.

Edgar Allan Poe perdió a sus padres, actores de teatro itinerantes, cuando contaba apenas dos años de edad. El pequeño Edgar fue educado por John Allan, un acaudalado hombre de negocios de Richmond. Las relaciones de Poe con su padre adoptivo fueron traumáticas; también la temprana muerte de su madre se convertiría en una de sus obsesiones recurrentes. De 1815 a 1820 vivió con John Allan y su esposa en el Reino Unido, donde comenzó su educación.

Después de regresar a Estados Unidos, Edgar Allan Poe siguió estudiando en centros privados y asistió a la Universidad de Virginia, pero en 1827 su afición al juego y a la bebida le acarreó la expulsión. Abandonó poco después el puesto de empleado que le había asignado su padre adoptivo, y viajó a Boston, donde publicó anónimamente su primer libro, Tamerlán y otros poemas (Tamerlane and Other Poems, 1827).

Se alistó luego en el ejército, en el que permaneció dos años. En 1829 apareció su segundo libro de poemas, Al Aaraaf, y obtuvo, por influencia de su padre adoptivo, un cargo en la Academia Militar de West Point, de la que a los pocos meses fue expulsado por negligencia en el cumplimiento del deber.

En 1832, y después de la publicación de su tercer libro, Poemas (Poems by Edgar Allan Poe, 1831), se desplazó a Baltimore, donde contrajo matrimonio con su jovencísima prima Virginia Clemm, que tenía entoces catorce años. Por esta época entró como redactor en el periódico Southern Baltimore Messenger, en el que aparecieron diversas narraciones y poemas suyos, y que bajo su dirección se convertiría en el más importante periódico del sur del país. Más tarde colaboró en varias revistas en Filadelfia y Nueva York, ciudad en la que se había instalado con su esposa en 1837.

Su labor como crítico literario incisivo y a menudo escandaloso le granjeó cierta notoriedad, y sus originales apreciaciones acerca del cuento y de la naturaleza de la poesía no dejarían de ganar influencia con el tiempo. En 1840 publicó en Filadelfia Cuentos de lo grotesco y lo arabesco; obtuvo luego un extraordinario éxito con El escarabajo de oro (1843), relato acerca de un fabuloso tesoro enterrado, tan emblemático de su escritura como el poemario El cuervo y otros poemas (1845), que llevó a la cumbre su reputación literaria.

La larga enfermedad de su esposa convirtió su matrimonio en una experiencia amarga; cuando ella murió, en 1847, se agravó su tendencia al alcoholismo y al consumo de drogas, según testimonio de sus contemporáneos. Ambas adicciones fueron, con toda probabilidad, la causa de su muerte, acaecida en 1849: fue hallado inconsciente en una calle de Baltimore y conducido a un hospital, donde falleció pocos días más tarde, aparentemente de un ataque cerebral.

La calidad de la producción literaria de Poe ha oscurecido en parte su faceta de teórico de la literatura; en obras como Fundamento del verso (1843), La filosofía de la composición (1846) y El principio poético (1850), expuso ideas singulares y novedosas sobre los géneros literarios y el proceso de creación. En este último terreno se apartó por completo del concepto romántico de inspiración al abogar por una escritura reflexiva, meditada y perfectamente consciente de las técnicas expresivas, que habían de encauzarse en dirección al efecto deseado. Tales ideas tendrían gran predicamento entre la crítica antirromántica.

Respecto a los géneros, Poe sostuvo que la máxima expresión literaria es la poesía, y a ella dedicó sus mayores esfuerzos. Sus poemas no fueron bien recibidos entre la crítica estadounidense, que los juzgó excesivamente artificiosos, pero, a partir de los estudios de Mallarmé, los europeos vieron en Poe a un modélico precursor del simbolismo. La apreciación es justa si no se olvidan los motivos románticos que, a pesar a su poética, lastraron todavía sus versos.

La moda byroniana dejó su impronta en un libro primerizo que publicó con sólo dieciocho años, Tamerlán y otros poemas (1827). En su segunda obra, Al Aaraaf (1829), el poeta celebra una etérea forma de belleza, preludio de la pura "idealidad" a la que aspirará en algunos poemas posteriores. En su tercer libro, Poemas (1831), reunió con algunas revisiones y adiciones los poemas de los dos primeros volúmenes, y añadió seis nuevas composiciones. En ellas llegó a la madurez y encontró una voz auténtica, aunque se pueda discernir en ella el eco de Coleridge; su evocación de un mundo ideal y visionario quedaba realzada por el ritmo hipnótico de los versos y la fuerza turbadora de las imágenes.

Su último libro, El cuervo y otros poemas (1845), es la expresión de su pesimismo y de su anhelo de una belleza ajena a este mundo. Algunas de las composiciones de Poe, desgajadas de los poemarios de que forman parte, alcanzaron una notable popularidad. Es justamente célebre su extenso poema El cuervo (The Raven, 1845), donde su dominio del ritmo y la sonoridad del verso alcanzan el máximo nivel. Manifiestan idéntico virtuosismo Las campanas (The Bells, 1849), cuyo resonar, que acompaña las diversas etapas de la vida humana desde la infancia hasta la muerte, se evoca con reiteraciones rimadas y aliteraciones; Ulalume (1847), un recorrido de la tristeza a la ilusión que cae de nuevo en la desesperanza; y Annabel Lee (1849), exaltación de un inocente amor infantil que ni la muerte puede truncar.

Pero la genialidad y la originalidad de Edgar Allan Poe encuentran su mejor expresión en los cuentos, que, según sus propias apreciaciones críticas, son la segunda forma literaria, pues permiten una lectura sin interrupciones, y por tanto la unidad de efecto que resulta imposible en la novela. Considerado uno de los más extraordinarios cuentistas de todos los tiempos, Poe inició la revitalización que experimentaría el género en tiempos modernos.

Publicados bajo el título Cuentos de lo grotesco y lo arabesco (Tales of the Grotesque and Arabesque, 1840), aunque hubo nuevas recopilaciones de narraciones suyas en 1843 y 1845, la mayoría se desarrolla en un ambiente gótico y siniestro, plagado de intervenciones sobrenaturales, y en muchos casos son obras maestras de la literatura de terror. Poe basó su estilo tanto en la atmósfera opresiva que creaba durante el inicio y desarrollo del relato como en los efectos sorpresivos del final.

Así ocurre en el antológico La caída de la casa Usher (The Fall of the House of Usher), cuento sobrenatural o simbolista en el que el narrador asiste a los últimos días de un antiguo amigo suyo, el hipersensible y atormentado aristócrata Rodrigo Usher. Durante su estancia fallece la hermana de Usher, que estaba gravemente enferma, y la entierran en una cripta subterránea. Una semana después, en una sobrecogedora escena final, la hermana reaparece para caer sobre el ya delirante Usher, pereciendo ambos y, tras la huida del narrador, la casa misma, que se derrumba sobre el estanque.

Cuando Baudelaire vertió al francés la citada colección y otra posterior (Tales, 1845), las tituló Histoires extraordinaires, denominación que pasó a las traducciones españolas como Narraciones extraordinarias. No faltan en estas recopilaciones los relatos macabros, como El barril de amontillado (The Cask of Amontillado), o cuentos dedicados a mujeres atormentadas e inescrutables en un contexto de atmósfera enfermiza, como Berenice o Ligeia; son en cambio menos numerosos aquellos que narran la resolución de algún enigma, como El escarabajo de oro (The Gold Bug).

En este último grupo es preciso destacar los tres cuentos protagonizados por Augusto Dupin, que sentaron las bases de un género destinado a cobrar una inmensa popularidad: la literatura policíaca. El primero de tales cuentos, Los crímenes de la calle Morgue (The Murders in the Rue Morgue), se ha considerado, con toda razón, como el fundador de la novela de misterio y detectivesca. Dupin es también el protagonista de El misterio de Marie Rogêt (The Mystery of Marie Roget) y de La carta robada (The purloined Letter), piezas clásicas del género por el equilibrio de lógica, suspense y detalles narrativos.

Maestro del terror y fundador del género policial, también se reconoce a Poe su papel de precursor en la literatura de ciencia-ficción por algunos de los relatos contenidos en las Narraciones extraordinarias. De tema marino es la única novela que llegó a completar, Las aventuras de Arthur Gordon Pym (The Narrative of Arthur Gordon Pym, 1838), historia de un viaje fantástico al Polo Sur en la que reaparecen numerosos elementos (muchos de ellos terroríficos o simbólicos) de sus cuentos.

El conjunto de la obra de Poe influyó notablemente en los simbolistas franceses, en especial en Charles Baudelaire, quien la dio a conocer en Europa. Por lo demás, los continuadores de los nuevos caminos que abrió su narrativa (como Arthur Conan Doyle en la novela detectivesca, Julio Verne en la ciencia-ficción o H.P. Lovecraft en la literatura de terror) señalaron su deuda con el estadounidense, y, en general, su magisterio ha sido reconocido por todos los grandes cultivadores del cuento moderno, desde Guy de Maupassant hasta Jorge Luis Borges y Julio Cortázar, quien realizó una soberbia traducción de sus relatos.
Leer Completo ...

15 ene. 2009

El Empleado Caza-Celebridades (Aventuras de Spawny)

Spawny Strauffon blog

En una mañana cualquiera en el sitio laboral:

EMPLEADOX: ¡Hola Spawny! Buenos dias.
SPAWNY: Hola...
EMPLEADOX: ¿Que tal todo? ¿¿Que has hecho??
SPAWNY: Ah... bien, si... Oye, ¿que ha pasado con el otro empleado, el EMPLEADOY? No lo he visto ya. (En realidad no me interesa lo que haya pasado con el. Solo hago esta pregunta para desviar tu invasiva pregunta cargada de efusividad sobre mi persona, dirigiendo la conversacion a otro tema antes de hacer una dramatica salida)
EMPLEADOX: ¡Ah! Pues fijate que lo despidieron.
SPAWNY: Vaya. ¿En verdad?
EMPLEADOX: Si.
SPAWNY: Algo habrá hecho.
EMPLEADOX: (conteniendo la risa) jaja, vaya que si, cabrón. No lo vas a creer, carnalito.
SPAWNY: (¿A quien le dices cabrón y carnalito, pendejo confianzudo de esposa mandona e hijo subdesarrollado?) Ya veo. ¿Se robó algo?
EMPLEADOX: No.
SPAWNY: Habrá faltado continuamente, entonces.
EMPLEADOX: (riendo) No, tampoco. No vas a creer esta mamada cuando te la cuente.
SPAWNY: Oh por favor, adelante. Creo hablar por la mayoria de la gente al decir que nos encantan las mamadas.
EMPLEADOX: Corrieron a EMPLEADOY por uso indebido de recursos de la empresa.
SPAWNY: Orale. ¿Para que lo hizo?
EMPLEADOX: Para rastrear a Brad Pitt.

Una pausa. La escena se congela. Spawny abre sus brillantes ojos verdes en un gesto de desconcierto. EMPLEADOX enrojece por la risa contenida mientras susurra lo dicho.

SPAWNY: ¿Brad... Pitt?
EMPLEADOX: Jajajaja, ¡si!
SPAWNY: Brad... ¿Club de la Pelea, Troya, Seven?
EMPLADOX: ¡ÉL!
SPAWNY: ¿¿Brad Me-cojo-a-Angelina-y-crío-hijos-raros-adoptados-y-propios Pitt??
EMPLEADOX: ¡El mismo! ¡Brad Pitt! El pendejo éste usó los recursos para tratar de hallar sus propiedades y viviendas.
SPAWNY: ¿Por que carajo estaba buscando a Brad Pitt?
EMPLEADOX: Pues no sé... dijo que es muy fan...

Spawny da rienda suelta a la risa por igual, una imagen no muy habitual y alejada de su común seriedad.

SPAWNY: Hasta ahora, la corona de los estúpidos la tenia un tal Super, del cual luego te contaré, EMPLEADOX. Pero por ahora, creo que tenemos un nuevo campeón universal.
Leer Completo ...

10 ene. 2009

¿Quieres comer semen?


Hombres: no teman si alguna vez quedan perdidos y las provisiones se agotan. Con una mente creativa y una mano ágil, te puedes procurar tu alimento. Delicias a solo una eyaculación de distancia.

El libro Natural Harvest: A collection of semen-based recipies, de Fotie Photenhauer, nos describe el semen como no solo algo comestible, sino nutritivo y delicioso además. Un sabor "complejo y dinámico". Contemplen por ejemplo el postre en la foto. Tal vez si pudieran evitar, al momento en que se los sirvieran, imaginar si alguien tuvo que masturbarse con loco frenesí para hacerlo, pudieran hacer la prueba y ver si como aseguran resulta ser bueno.

El semen es un ingrediente excitante que puede darle a todo platillo un interesante cambio (...) Bien, al menos resultaría un útil pretexto para el marido infiel. Imagino la escena donde el hombre explica a su mujer: "Mi amor, no es que ella me estuviera dando una mamada, ¿como crees eso? Solo quiso que le pasara algo de ingrediente y conservarlo para hacer un flan. Tienen cena esta noche." Quizá lo más divertido del artículo es la obvia aseveración donde dice que el semen no tiene costo de producir y está disponible en muchas, si no todas, las casas y restaurantes.

mujer tragando semen cum swallowing

Pues bien, queridos lectores; hagan la prueba si lo desean, si es así buen provecho, y por amor de lo sagrado jamás me inviten a comer.

Para ver el sitio de origen y los tan peculiares comentarios de los visitantes, da click AQUI.
Leer Completo ...