2 jun. 2020

Los ejemplos de la bendita genética


Fíjense, mis queridos 4 lectores, que mientras hacía ciertas tareas, hubo un pequeño incidente por ahí y sangré un poco. Y al contemplar eso, me vino a la mente lo siguiente de lo que quería hablar aquí después de haber relatado el porqué no me esforcé en convertirme en alguien guapo. La razón por la que me vino a la mente es porque es algo muy relacionado con aquello que corre dentro de nosotros y que de hecho mencioné en la ocasión anterior: los genes.

Ah, bendita genética. Maravillosos cromosomas. Rara vez nos detenemos a pensar en ello, y es algo tan, pero tan importante, que no me alcanzan las palabras para describir la magnitud de ello. Para quien haya prestado atención hasta en la educación básica en clase de biología y que sí entienda que la ciencia es exacta y no sujeta a creencias (cosa que muchos, como los postmodernos y creyentes de la ideología de género no entienden o no quieren admitir), sabrán que son los cimientos de lo que somos e incluso los planos preliminares en base a los cuales fuimos construídos. Determinan a qué somos resistentes y a qué somos débiles, nuestra apariencia, el ser de género masculino o femenino, y muchísimas cosas más. Entre ellas, ah sí, qué tan bien nos vemos y qué tan funcional y bueno es nuestro cuerpo en general.

Y debemos ser agradecidos con aquello que nos tocó de bueno en la repartición, lo poco o mucho que haya sido. Porque aunque siempre hay cosas para criticar, hay que recordar que hay un sinfín de cosas que pudiéramos haber traído mal desde el primer segundo en que estuvimos en este peculiar mundo, cosas tan difíciles que habrían causado que para ahorita ya no estuviéramos aquí. En ese sentido, hay que ser agradecidos; y les aseguro que yo lo estoy. De esos casos desafortunados que estaba hablándoles les doy tan solo un ejemplo de muchos a quienes sí les tocó una mala y muy desafortunada suerte, pero les advierto, solo si tienen el aguante para ello: busquen en Google y se van a Imágenes: Niño Ictiosis Arlequín.

Dejando en claro que no es que uno se esté pintando como el desafortunado o a quien no se le hizo justicia hablando de los genes, sí podemos decir que hay unos que son el otro lado del espectro: los suertudos que parecen haber sido tocados por los dioses mismos y andan dejándonos a nosotros con nuestros Dos Pares o Tercia que nos tocó en el Poker Genético, mientras que ellos despliegan su Poker de Ases e incluso algunos su Flor Imperial en todo su esplendor, con rasgos y capacidades que te cagas. Así, tal cual, te cagas. Y dices: carajo, cómo quisiera que me hubiera tocado eso. Y hay unos cuantos que me topé en mi vida, de los que quiero hablarles a continuación:

Empecemos con alguien a quien llamaremos L. Él fue un compañero de trabajo que ah diablos, cómo envidiaba, lo admito. Pero no es de las envidias en mal plan; todo lo contrario, el cuate era buena onda y desde siempre me cayó bien y le desee lo mejor ya cuando no nos volvimos a ver y nos fuimos a trabajos distintos. Pero válgame, hasta le dije a él directo, como me gusta decir las cosas, que con los genes que le tocaron a él, qué no haría. L siempre se reía y medio intentaba minimizarlo, diciendo que no era para tanto. Pero juzguen ustedes: de entrada, L tenía lo que en México llamamos el ser un "Traga-años". O sea, verse mucho más joven de lo que era. No les exagero, se veía de 15 años menos o quizá más. En ese tiempo tenía que cargar su identificación y con todo y eso, como se veía bastante chavillo de facciones y complexión, lo ponían en duda. Tener novias más jovenes jamás fue (ni es, estoy seguro) un problema para él.

Además, la piel se la envidiaban incluso las chicas del trabajo, y se lo decían tal cual. Nunca tenía problemas de acné o imperfecciones mas que las muy mínimas. Les juro que me lo imaginaba como a Patrick Bateman en American Psycho con los mil productos de cuidado de la piel que sale poniéndose en su rutina, pero él aseguraba que no hacía nada de eso. Incluso recuerdo una vez que nos invitó a su casa, y hasta donde pude ver, no se veían en el baño ni en otro lado mas que las cosas más comunes. Nada de "crema anti-edad" u otra cosa semejante. Y además de lo anterior, la cereza sobre el pastel: no engordaba. Siempre esbelto. Y tragaba comida por kilos, sin medirse. Tacos, pizzas, hamburguesas. Lo engordador no le hacía subir de peso. Ahí de nuevo fui un metiche y tratando de no ser descarado descarté que se tratara de hipertiroidismo o algún otro padecimiento. Para nada, era L mismo con un metabolismo y otras facetas (además era muy saludable) donde ya de plano poco faltaba para que lo creyera un mutante.

Imagino que con lo que he comentado les vendrá a la mente alguna celebridad o tal vez un conocido propio, de los que parecen no envejecer y no desgastarse. Un caso parecido fue cuando conocí esta vez a una chica, en sus veintes de edad en ese entonces, a quien llamaré Z. Conocí a Z también en un lugar de trabajo; alguien atractiva, de tez blanca, y ese tipo de labios gruesos en particular que le despiertan el gusto y hasta el morbo a muchos. Los que a veces llegan a llamar algunos: "labios sexosos", jaja. En fin, ella tenía todas las características que les comenté tenía L, con el agregado de que además tenía una energía y estado de ánimo inmutables. Mientras que con otra gente sucedía lo muy común que es el verles fluctuar en su estado de ánimo debido a diversas circunstancias, ella se mantenía constante. Las compañeras con las que se llevaba de ahí le solían decir que era una mujer de gran fuerza y cuanta cosa. Tiempo después, y viendo otras cosas que Z hacía y decía, mas otras que llegaron a oídos míos por terceros, vi que la cosa iba por otro lado. No hubiera podido probarlo nunca, por supuesto, pero estoy casi seguro que ella, así de bonita y de bien dotada en cuanto a genes se refiere, le había tocado junto con eso otro rasgo muy particular: ser una auténtica psicópata. Pero bueno, eso es una historia aparte, y para otra ocasión.

...

39 comentarios:

  1. Todo no podía ser bueno; algún “pequeño" defecto tenía que tener…

    Es cierto eso de los genes, y añadiría que la actitud también tiene un papel importante en lo que uno es y aparenta…

    Cuidado con esas tareas, y a cuidarse!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. L ¿no sería Dorian Gray? ¿Viste algún retrato en su casa?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo de los genes es cierto, pero en cuanto a estética se refiere, donde se ponga un buen cirujano estético...
    SAludos.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto que los genes ayudan, pero como te dicen más arriba, un cirujano hace maravillas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. El quinto especialista que me visitó antes de que lo matara, me dijo que el cerebro de un psicópata se altera en la etapa infantil.

    ResponderEliminar
  6. No existe la perfección, pero dentro de las afecciones, que sea relativamente leve. Los accidentes caseros ocurren más de lo que uno se cree.

    Un abrazo y cuídate

    ResponderEliminar
  7. Qué loco eso último. Me dejó intrigado pese a las pocas características de la persona en cuestión. Siempre he envidiado gente así, que parece que le resbala todo pero en realidad está al pendiente de sus responsabilidades. Solo no aparentan ajetrearse como uno. HMM.

    Creo que, aunque la envidia de la buena y la mala siempre estará allí, lo elemental es echar suerte y ver en qué es bueno uno. Al final, lo que uno hace de menos es lo que otros más desean.

    ResponderEliminar
  8. Yo también pensé en el Bateman de "American Pysicho.
    Me paso algo curioso con los genes, heredé de mi padre algo que creo que se llama logoafasia, mi hijo también lo tiene. Cuando pienso en algo sin darme cuenta lo digo en voz alta. No es grave pero me ha creado algún problemilla social pues al verme hablando solo por la calle (en voz baja, eso sí) a más de uno le ha parecido que se me va la pinza.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
  9. Los accidentes caseros son comunes, ahí en la torpeza puede que estén los genes. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Es curioso ver y leer, cuanto relato puede crear un accidente casero ordinario ... y sus genes perdidos. Un relato bien sostenido Alexander y ah, L o Z, me parecen gente por descubrir. ¿Tú lo conseguiste?
    Saludos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  11. Me inundás con tu froma de escribir
    Llanamente intensa real fibrosamentebuena
    gracias por compartirte

    ResponderEliminar
  12. Merlina, de los locos Adams, siempre dijo que os psicópatas son gente guapa...Mira que confirmas la regla.

    Saludos .

    ResponderEliminar
  13. Bueno que la forma en que uno se tome la vida igual influye no?
    No todo son genes, aunque vaya trabajo que hacen.
    He leído estudios que hablan de la belleza y carisma de los sociopatas, diseñados para atraer a sus víctimas... tema interesante

    ResponderEliminar
  14. ¿La psicopatía también va en los genes?
    Yo opino que los genes tienen mucho que ver pero también hay mucho adquirido por las experiencias de la vida y la educación recibida. Un mix de todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Viendo a la gente lo de la psicopatía empieza a parecerme muy común.

    ResponderEliminar
  16. El genoma humano es lo que identifica a cada persona y se relaciona con nuestra historia genética así como también con nuestros rasgos físicos y psicológicos, que puedan estar determinados de antemano. Luego nuestros hábitos de vida y el entorno influyen bastante a la hora de determinar un tipo de persona u otro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Impecable relato, Alexander. Lo mejor que te he leído...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  18. En cierta ocasión, le pregunté a una persona que tiene oído absoluto, si podía describirme cómo percibe la música, y por una fracción de segundo miró a lo lejos antes de contestar: se usa todo el cerebro.

    ResponderEliminar
  19. La genética es misteriosa, pero su ciencia maravilla!
    Buen micro.
    Cariños y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  20. Ya nacer sano es todo un desafío y una proeza cumplida. Más encima ser bello, físicamente bello, natural, objetivamente bello, es un don o una maldición. O un don que acaba convirtiéndose en maldición.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  21. Hola ^^
    Vengo a devolverte el comentario desde El Mundo de Naya, y ya de paso sigo tu blog ^^
    Nos leemos ♥

    ResponderEliminar
  22. Y es que el señor reparte aleatoriamente,... a unos todo y a otros nada,... ;)

    ResponderEliminar
  23. Yo voy también con la idea de que nos tocan los dones bien random tirándole "a lo wey".

    ResponderEliminar
  24. No te puedes quejar, tienes bonitas manos, a cuidarlas

    ResponderEliminar
  25. ¡Jaja! Como dijo el personaje de Jack Lemmon, si no recuerdo mal, al final de "Con faldas y a lo loco":"Nadie es perfecto". Siempre hay algo que falla: si no es una cosa, es otra.

    ResponderEliminar
  26. Te dire que en secundaria tenia de compañera a la bella reina de la primavera, de esas que se llevan el mundo puesto, nos llevábamos bien. Años después la vida nos volvió a cruzar, ella con apariencia de vejez y agotamiento ya contaba con un hijo y un maldito esposo golpeador y yo recibida y viajando. Fue muy triste esa situación y tuve ganas de volver el tiempo atras, para volver a verla florecer como reina de la primavera.

    ResponderEliminar
  27. La suprema ignorancia, de la ideologia de genero, llego a un lugar donde los choros chafas no son respetados, sino al reves, puestos en evidencia, como lo que son, puras pendejadas, en México no dejaran de ser eso, y sus promotores, solamente unos reverendos pendejos

    ResponderEliminar
  28. ¡Hola, Alexander!
    Jijiji. Bueno los cromosomas son los "cromoso as" tienen su función y hay que respetarlos y aceptarlos.
    Tengo unos juanetes, pero los quiero mucho, porque mis pies aún con ellos no se ven mal, será quizá porque es el comienzo de aceptarme como soy. Creo que sí, nunca es tarde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. El L ningún defecto y la Z psicópata. Las mujeres siempre perdemos jaja nocierto.


    Saludos

    ResponderEliminar
  30. No somos perfectos y cierto lo delos genes, mejor aceptarnos como somos. Un gusto leerte. saludos.

    ResponderEliminar
  31. Hay una persona que siempre he admirado que parece que los años no le pasan encima, siempre se ve joven :0

    ResponderEliminar
  32. Creo que nadie está contento con su maleta de genes, pero la cosa está en saber sacar partido de ellos.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  33. Qué suerte los que comen y no engordan. Eso me da bastante envidia...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  34. Hola Alexander, a mi también me apasiona el estudio de la Genética y la Astronomía. Todo esto está en mi otro blog de Vanidad, está plantado hace muchos años pero está para leer-
    https://vanitasvanitatum-ceciely.blogspot.com/
    Salut

    ResponderEliminar
  35. Hola Alexander , esto de los genes es como decía "Fores gum" es una caja de bombones
    no sabes lo que te van a dar o a salir cuando uno nace , ya que si es por genética por que mi hermano mide 1`75 y yo que soy su hermana pequeña mido 1,64 , en cuanto a los accidentes caseros es cosa de distracción pienso yo , ya que a mi alguna vez me a pasado.
    En fin cuídate , y no te cortes más que si no ya sabes lo que pasa , te deseo una feliz noche
    besos de flor.

    ResponderEliminar
  36. me siento identificado pero con L jaja.... no, la verdad yo engordo eh jaja

    que buena va a estar la historia de la psicópata... veo que somos mas que 4 acá! saludos

    ResponderEliminar
  37. Me entretienen tus relatos, de todos se aprende algo y algunas cosas no dejan de sorprenderme.
    abrazos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...