23 nov. 2019

Los posts y recuerdos que se perdieron


Todos tienen una historia de algún mensaje que enviaron o algo dicho de lo que luego se arrepintieron, pero también puede ser a la inversa: haber borrado o destruído algo sin dejar rastro alguno para recuperarlo, que ya que lo piensas al pasar el tiempo, no era para haberlo hecho. Y qué decir de aquellas cosas que borraste o tiraste a la basura por accidente, y que no puedes recobrar tampoco.

Y de eso me acordaba ahora, al respecto de mis posts en mi blog. Como espacio personal que es, había montón de cosas en él desde que tenía menos años y estaba aún en la escuela (con todos los dramas que eso implicaba). Y por el motivo tanto de borrados impulsivos como de accidentales, tengo menos escritos aqui a pesar de tener el suficiente tiempo de existir para que fueran muchos más.

Los que por disgusto borré fueron los hechos por otra gente y publicados aquí. Como ya otras veces he explicado, sobre todo al reseñar cuando el blog cumplía un año más, al principio éramos dos hombres y una mujer como autores publicando, una forma de emular a quienes me inspiraron a abrir el blog, el equipo de El Phineas. Cuando no terminó bien la relación con los otros dos autores, también se fueron sus escritos, sin conservar un respaldo. Algunos eran buenos, tal vez deberían haberse quedado ahí.

También están los que borré tal vez no tanto por enojo o impulsivo sino por un frío cálculo de cómo se veían al paso del tiempo: los relativos a una exnovia en particular, con quien estuve ya cuando estaba por finalizar la carrera en la universidad. La mitad de esos posts eran sobre cuánto la adoraba, y los otros del dolor que sentía de que me hubiera dejado. Como ya dije, al paso del tiempo, consideré el cómo hacían que se viera el espacio (y cómo me hacían ver a mí, por qué no decirlo), y una noche decidí borrarlos. De esos sí no creo que debería haberse quedado ninguno. Creo que de esa relación, como en cualquiera, lo que merece recordarse está en la mente de los dos que estuvieron en ella. Y bueno, tal vez de quienes los estiman y estuvieron cerca durante ese tiempo. Y nada más.

Luego están los que pensé que o daban la impresión equivocada o, por qué no decirlo tal cual, asustarían a algunos sin tener por qué. Esos sí creo que no debí borrar, ya que después de todo seguían o asustándose o malinterpretando algo dicho o hecho por mi. Entre esos posts perdidos estaban el de "Guía sobre cómo suicidarte con éxito", "Cómo puedes matar a alguien y salirte con la tuya", "La Blasfemia no es para un día, es para todos" (incluía el lanzar dos condones míos usados a un Cristo en la pared), entre otros. Hay unos de ese estilo pero más absurdos que sí están por ahí, con contenido o contexto ofensivo para algunos, e incluso los escuetos en cuanto a mensaje, y no obstante, esos sí se salvaron. Ni modo.

Lo último, lo del borrado por accidente, fue por una estupidez y nadamás. De pronto al estar haciendo una de esas limpiezas, dejé marcado o palomeado por error varias que solo me había metido a ver pero no era mi intención borrar. Al dar clic a Eliminar con las 3 o 4 que sí había escogido en verdad, se fueron junto con ellas otras (muchas) más que no debían. Y ni modo, no las pude rescatar. Si acaso había un modo para recuperarlas, no lo pude averiguar en ese entonces.

El recordar todo eso me hizo a su vez acordarme de las veces que tiré cosas, objetos y recuerdos físicos, que tenían que ver con una ex, o con antiguas amistades o simples conocidos. Y sobre cuáles si valía la pena haberlo hecho y cuáles tal vez no.

¿Y tú, lector? ¿Qué objetos o recuerdos dejaste ir por cualquiera que fuera la razón? ¿Sí debían irse, o piensas ahora que no?
Leer Completo ...

3 nov. 2019

El Poser convertido en Cristiano Renacido


Hay un individuo que varios años atrás aprecié como a un hermano. Por lo general me limito a recordar a esas amistades rotas y defectuosas del pasado en bromas, o cuando algún relato que les involucra sale de pronto en algún lado. Y así pasó que me vine dando cuenta de en qué pasos anda en el presente ese sujeto que, ¿por qué no decirlo?, en otro tiempo fue buena onda y chido, y la pasaba uno bien conviviendo con él.

Cuando conocí al poser en cuestión, era porque me gustaba su hermana. Éramos vecinos. Luego de algunos intentos, quedó claro que la chica no quería ni que la acompañara a la esquina. En fin, ya que empecé a platicar más con él, hasta nos daba risa la forma en que su hermana me había dicho de manera fría y cortante: "Es que no eres mi tipo". Tiempo después hasta la arremedábamos, y bueno, de ahí para adelante es cuando nos empezamos a juntar.

El cuate tuvo la suerte de salir carita y con un pegue similar al que tenía su hermana entre los hombres. Además, aunque no es muy culto o de gusto por la cultura, sí sabía de música y tenía sentido del humor. Era de esos escandalosos con necesidad de atención a un nivel histriónico en sus esfuerzos por tener el reflector de la atención dirigido solo hacia su persona, pero ese no era el problema. El asunto era lo poser que era, posiblemente el más poser que me he topado en mi vida.

Y no crean que exagero; durante el tiempo que le conocí pude darme cuenta que el cabrón es alguien vacío sin una identidad sólida o fija. Inestable a más no poder. No soy desconsiderado o culero como para poner aquí antecedentes de su vida personal o algo más íntimo, porque ante todo tengo más valores y respeto que él y toda la gente con la que se junta, y de todos modos no haría falta. Basta con contarles solo algunas de esas actividades o aficiones que para él eran identidades asumidas con las que se obsesionaba: guitarrista, vigoréxico de gimnasio, peleador de artes marciales mixtas (MMA), ciclista "pro", y lo más reciente: el cristiano renacido, o born again christian. Y lo que le ganó el adjetivo es que incluso en cada una de esas aficiones, "mutaba" sin previo aviso. De algún tiempo cuando estaba chavo y decía dizque estar haciéndose metalerillo, de pronto no, resulta que era más "alterno". Luego ahí traía su carro con bocinas violatímpanos con reggaeton (cuando empezó con eso y me tocó subirme no lo podía creer, y el wey solo atinó a dar una explicación toda genérica haciéndose el gracioso). Y eso por nombrar ejemplos al azar; en TODAS sus obsesiones tuvo sus sub-identidades poser, por decirle de alguna manera.

Cada una de esas aficiones en las que se metía venía acompañada de estar hablando de eso al punto del hartazgo. Casi hacía que le sangraran los oídos a uno de estar duro y dale con lo mismo. Cuando era el gym, llegaba y era oír sin parar: "Hoy levanté tantos kilos, nombre wey ya estoy bien inflado, uta no viste hoy fulano levantó tanto pero yo puedo levantar ya al mundo como Atlas". Lo mismo con las otras, y ni qué decir de sus redes sociales, tapizadas de fotos sobre la obsesión en turno. En otro tiempo le consecuentaba (y no solo yo, también uno que otro wey con quien se llegó a juntar) porque fuera de esos detalles, lo pasábamos bien echándonos unas cheves, yendo a conciertos, y lo que fuera.

Pero todo defecto tiene una particularidad: el tiempo lo intensifica. Y vaya que aquí no fue la excepción. Ya en un punto donde era más insufrible que nunca, coincidió que llegó a mi casa a buscarlo de forma encabronada y acalorada cierta persona que jamás dejaba de andarlo buscando de forma asfixiante, dicha persona ya en otro tiempo hasta llamaba a mi casa buscándolo cuando ahi ni estaba, y otras cosas que hacian que me fuera repelente en extremo. Y esa vez le dije al wey este mientras que ella le gritaba afuera: "Que ni se le ocurra meterse, porque en buen plan te digo, le llamo a la policía y que ellos traten con ella, ya estoy hasta la madre". Eso bastó para que el señor Don Camaleón de Gustos e Identidad se hiciera el ofendido y se enojara conmigo (en vez de con la persona asfixiante yendo a molestar a casa de su amigo, ¿cómo ven?), y ahí quedó. Y si no era él quien admitía ser quien se había equivocado, no iba a andarle buscando yo. Me tenía ya cansado por las otras cosas, de por sí.

Me voy topando hace poco con la novedad de que ahora es, como comenté antes, un cristiano renacido. O según, porque como ya les dije, para este wey los gustos y causas son como los calzones. Y me topé unos videos suyos donde dije "no mames", y me reí por un rato ante la falsedad y el absurdo extremo, como suelen ser los cristianos protestantes de casi todas las denominaciones. De hecho vi que está afiliado a una comunidad cristiana muy particular de aquí que es notoria por, como suelen ser, su doble moral y el doble discurso acompañado de una avaricia y manipulación tan obvias que solo un débil con el cerebro lavado no lo notaría. Y bueno, ahí está este cuate con otro tipo igual, hable y hable de que si Jesús esto, Jesús lo otro. Estallé en carcajadas en un momento en particular se avienta el wey la ocurrencia de decir que están batallando con el tráfico al ir en el carro mientras graban, que hay cierto congestionamiento, pero que "nada que Cristo no pueda remediar", jajajajaja. No mamen, ya a Jesús lo redujeron a agente de tránsito, al parecer. ¿Qué tal mejor usar lo que tengas de inteligencia para planear mejor tus rutas y tiempos, oh tremendísimo, soberano, imperdonable... ah carajo, es que en serio que no logro encontrar un adjetivo lo bastante intenso.

Peor aún, y es lo que me hizo decidirme a hablar de esto: no faltan los que entran en contacto con ellos y se la creen. Qué huevos de cabrón el andar jugándole de repente al creyente iluminado, y de pronto dando tantito el salto hacia el papel de "joven predicador". Porque justo esa pose es la que agarra, el wey. Y carajo, era como para recordarle vida y milagros de Don Poser, atestiguadas y/o comprobadas por el que ahora escribe esto. Hipocresía de un ciego diciéndole a otros ciegos que él sí puede ver. El fanatismo cristiano, y en particular el de los born again christians es como el herpes: se transmite de forma fácil aunque en apariencia a veces no sea notorio, y es algo que hay que aislar e impedir que se extienda, y de ser posible, prevenir desde un inicio. Ah, como esos que suelen traer entre sus filas contando su historia triste. Al parecer ya a los drogadictos y malandros hay que decirles "pre-cristianos", porque entre esa gente que hasta se llega a aproximar a ti queriéndote convertir de repente sale el wey queriéndote manipular con su historia de que él antes era malandro y escuchaba metal y bla bla, y a continuación te quiere decir qué cosas de las que te gustan debes dejar, e irte de borrego allá con ellos. Me acuerdo de uno que mandé a la mierda cuando era adolescente, que me salió con eso. Le dije: "Sabes qué compadre, con todo respeto, si tú la cagaste y andabas haciendo mierda y media, no es que yo ande cagándola igual solo por la música que escucho o qué películas y libros me gustan, y ya no me hables, no somos amigos ni nada". Lo gracioso es que fue en una reunión-comida de un excompañero de secundaria, el único cristiano con quien me he juntado y que ha sido mi camarada. Después se enojó el wey de que hubiera mandado a la mierda así a su chango amaestrado de exhibición que traían ahí los de su iglesia, pero pues ni modo.

Volviendo al poser luego de ese breve desvío, incluso puedo anticipar que terminará leyendo esto. Y de ser así, lo que puedo decir sin miramientos es que esto no es algo escrito de forma hostil, sino con tristeza. Tal vez solo un poco por él, pero más por aquellos a quienes ya haya contaminado con esa falsedad. Es una época en que tanto lo conservador como lo así llamado liberal se comprobó ya que es la misma podredumbre, y estas iglesias y comunidades de corte cristiano protestante buscan sostenerse en este huracán ideológico de nuestros días y lograr incluso fortalecerse cuando llegue a su fin. No será así. Y bueno, en cuanto al poser, no me sorprenderá al rato toparme con la noticia de que ahora cambió a ser un budista vegano, o que luego resulta ser un hippie wicca, y así hasta el infinito. Si estás leyendo esto: qué reprobable es que, sabiendo desde hace mucho lo que esas iglesias y grupos explotadores hacen con la gente al inculcarles solo amor a la ignorancia, al sometimiento, y a la culpabilidad para sacarles dinero, ahora andes ahí no solo de miembro sino queriendo ser un aliado activo en sus estafas. No es a Jesús ni otra divinidad lo que necesitas, mi buen. Tampoco un uniforme o trofeos, o insignias de "pertenezco a tal club". Lo que necesitas, y de forma urgente, es tomar terapia, y de paso, ver si desarrollas valores y madurez verdaderos y por cuenta propia, no por fantasías elaboradas o por grupos de gente diciendo sí a todo sin pensar.
Leer Completo ...

14 oct. 2019

El estado actual de las clínicas del IMSS


Una de las cosas del sistema de salud mexicano que es conocida de sobra es la deplorable condición en que se encuentran en México las clínicas del IMSS. Incluso es algo que el ciudadano promedio acepta con frustración, e incluso lo sublima, o convierte en tolerable y hasta cierto punto aceptado con resignación. Para esto se vale de dos cosas que muchos usamos: el humor, y las catarsis de honestidad llenas de rabia. Solemos hacer chistes de las cosas que nos molestan, nos parecen injustas, o nos dan miedo (como la muerte, por ejemplo), y sobre el IMSS hay incontables bromas y memes en todos lados sobre la lentitud del servicio, la atención indiferente del personal, o el mal estado de las instalaciones. Sin olvidar los tiempos tan nefastos que te manejan donde más de uno hemos dicho "para entonces ya qué, de seguro ya me habré muerto, no chinguen".

Lo de la catarsis llena de rabia viene cuando ya no puedes mantener la compostura o poner tu mejor cara y tienes que soltar mentadas de madre y cuanto traes dentro, porque parece que adrede quieren tener todo sumido en la mierda en la que está. Y hace unos días me tocó ver una muestra de esa ira y frustración sinceras de parte de alguien que con toda justificación señaló lo mal que están las clínicas y cómo se manejan, y está haciendo todo lo posible por escalar su queja. La verdad yo dije: "Sé en dónde va a terminar su queja, en la pinche basura", pero de todos modos le dije dónde y cómo irla a poner. Lo que ocurrió fue en el transcurso de una visita a un familiar internado. Vengo de una familia de doctores y enfermeras, y esta fue una de esas ocasiones en que un pariente lejano está enfermo. De esas veces que no es alguien con quien convives seguido o de quien siquiera te acuerdes pero tiene algún elemento que te hace no querer dejar pasar el verlo, aunque sea porque es alguien a quien quería mucho otro familiar tuyo que ya murió, o lo que sea.

Al atender entonces esa obligación moral, mi familiar (quien luego me contó todo) me dice que la Clínica 33 del IMSS aquí en Monterrey, la cual solía estar impecable en sus primeros años, sufre ahora del mismo mal que las otras: el desorden, suciedad, y valemadrismo. Las familias de otros enfermos sienten la necesidad de ir hasta con el pinche perico a estar haciendo bola en la sala de espera, con niños ruidosos y ya zurrados sin cambiar caminando aquí y allá y pillando como murciélagos de repente. Los baños hechos un asco, y fíjense la ironía, cuando me contaron esto me acordé de cuando el ejemplo de baños atascados eran los de la Central de Autobuses de Monterrey. Y pensar que ahora los de la Central, aunque no son la maravilla, tienen una limpieza y mantenimiento suficientes que ya quisiera uno ver en las clínicas del IMSS. Por lo que me contaron ya falta nada para que sean como los de cantinuchas de tercera donde los excusados y las paredes tienen su barnizada de caca y donde el cagón, como todo un profesional, pareciera que se decidió a darle dos capas.

Además del hacinamiento de gente que no debería estar ahí, los escuincles ruidosos y hediondos, hay que añadir el olor de la gente sudada que se fue ahí directo de sus trabajos, varios de ellos del tipo físico que hacen que vengan ya con el sobaco convertido en un arma química. Y como cereza en el pastel de mierda, la gente que lleva comida para si mismos y otros ahí, y escogen alguna cosa que es demasiado olorosa y empalagosa. Ahora imaginen la mezcla de todos los olores que vengo describiendo en estos párrafos. Lo primero que piensa uno es que la gente no vale madre y es desconsiderada, y por supuesto que así es, pero la realidad es que este es un país de desordenados que necesitan una mano dura de alguien fuerte que les marque límites (y eso aplica no solo en cuidados médicos, sino en orden público y ley, pero ese es otro tema). En otras palabras: la perrada no va a dejarse de hacer sus cosas a menos que se les ponga orden a la fuerza. Y para eso es que el personal administrativo está, se supone que debería estar.

A la gente deberían marcarles lineamientos: un solo familiar o si acaso dos, y no traigan niños ni ancianos aquí a hacer bola, si ni están todos dentro de la habitación del paciente de todas maneras. Es un centro médico, no un parque. Puede resultar en un foco de infección. Pero por el miedo al escándalo y conducta llorona y quejumbrosa y exposición en redes sociales, lo cual por desgracia es el pan de cada día en tiempos actuales, son blandos donde no deberían serlo, y duros donde deberían ser más flexibles o considerados, y menciono eso último que me lleva directo a lo siguiente: el personal médico.

Muchos tienden a echarle la culpa del 100% de las cosas a médicos, enfermeras, y otros del personal. Y no es el caso. Como dije, vengo de una familia llena de profesionistas médicos y lo he visto de primera mano, que muchas veces los pacientes y los familiares son los que sabotean los tratamientos y cuidados, y encima se quejan. Pero seamos honestos, y esto por si alguien de la profesión llega a leer esto: hay demasiadas "manzanas podridas" en los centros médicos (y de paso digo, no solo en los del IMSS). Y no crean que me refiero a los ejemplos extremos, como el de aquellas dos idiotas inmaduras que compartieron en redes sociales la extremidad amputada de su paciente, que eso y casos similares ameritan un escrito propio. Me refiero más a los males del día a día: cuando mandan traer tacos o tamales y se reúnen en un consultorio y dejan detenida la consulta (y mientras los pacientes siguen llegando), las empleadas huevonas que les importa un carajo y dejan solos sus escritorios cuando no deberían (excepto, obvio, en su descanso que les toque), y los de intendencia o limpieza, que han de tirar más hueva que yo en la universidad cuando nos tocaba la clase de relleno supuestamente de humanidades metida a huevo, en la cual el mismo maestro tiraba hueva, por cierto.

Como les digo, mi familiar que me platicó esto estaba echando pestes, y con razón. Ir a ver a un ser querido hospitalizado llega a ser difícil de por sí, y tenerse que chutar una aventura llena de caca, olores, y mala atención cargada de insensibilidad, encabrona hasta al más tranquilo. Y lo que tengo por decir para finalizar es decirles por igual que no tienen madre con lo que hacen: a gobernantes y políticos que tomaron el dinero que debía inyectársele al sector salud para sacarlo del estado en que está, los profesionistas médicos que de forma intencional son desobligados y desconsiderados con los pacientes, al personal administrativo de cada centro médico que solo se hace wey para cobrar y ya en vez de usar su autoridad para corregir cosas, y por último a los parientes de los pacientes que hacen cagadero y desmadre sabiendo que de por si las cosas están mal, pero se sienten especiales y que pueden empeorar las cosas tan solo por sus huevos. No es posible que sigan las cosas así en este tiempo, y que se vea que lo peor está por venir. Pobres de los profesionistas médicos que sí se esfuerzan, y sobre todo, pobres de los pacientes actuales y en un futuro.
Leer Completo ...

30 sep. 2019

Top 10: Mis películas de Mafia y crimen favoritas


A varios les ha pasado (sé que no solo a mí) que les juzgan en base a las cosas a las que son aficionados. "Si gustas de esto, de seguro eres tal cosa o tienes tal rasgo". Y aunque es verdad que cierta orientación y afición que se observe puede ser indicativo de algo relativo a la personalidad o antecedentes del sujeto, la realidad es que la mayoría de las veces es un gusto y no debes andar buscando escarbarle de más. Y mucho menos tomar esa medida prejuiciosa y ridícula de andar juzgando o presuponiendo cosas de la persona basándote solo en eso.

Semejante introducción que de seguro está haciendo que el lector diga "¿Y ahora este cabrón por dónde se está yendo?" es por los que, como yo, son fanáticos de las películas sobre la mafia, el crimen en sí. He vivido en carne propia el prejuicio del que les comentaba hace rato por dos cosas de la cultura pop que me gustan mucho: lo ya mencionado sobre la mafia, y el horror. ¿Y a poco no cansa? ¿No les dan ganas de soltarle tremendo madrazo al graciosito que dice medio en broma y medio en serio que estás loco o algo tienes mal de la cabeza porque solo te gusta andar viendo matanzas y "cosas feas", o los que por millonésima vez cuando hay un tiroteo o atentado salen culpando a la cultura pop en general y vienen y te embarran en el debate como diciéndote que eso es prueba de lo equivocado que estás, o (una de las clásicas) compararte con o salir con que pudieras volverte un asesino en serie.

Lo peor es que si les sueltas el madrazo así como dije, es algo que resultaría a su favor. Y con lo del asesino serial, no se saben otra, ¿se fijan? Nunca te dicen algún otro tipo de criminal. Sus mentecitas solo dan con ese y ya. No he visto nunca a alguno de esos idiotas fastidiando a algún fan de películas de dinero y fraude como Wall Street, Catch me if you can, y The Wolf of Wall Street diciéndoles que se van a volver defraudadores y lavadores de dinero y que muy mal de su parte y qué mala influencia, y que de seguro los pequeños y medianos empresarios que hacen tranzas económicas es por la mala influencia de esas películas.

Cada quien puede tener sus razones para gustar de su género de cine o lo que sea. En mi caso, la razón de que me agraden las películas sobre la mafia es la misma que por las de horror: me gusta el contraste del bien contra el mal dejando ver los defectos de cada uno, la debilidad que constituye estar por completo de cualquiera de los dos lados, la evolución y pensamiento de sus personajes y sus motivos, y el choque entre éstas. Y como un plus: siempre considerar qué habría hecho yo si estuviera en el lugar de tal o cual personaje.

Luego de esto que quería platicarles, les dejo el top 10 de las películas de mafia y crimen que más me gustan y que les recomiendo vean, no se arrepentirán. Y no les haré spoilers, ni un poco, porque en sí lo que deseo es que se animen a verlas. Del menor al mayor lugar:

10) Road to perdition

Tom Hanks como gángster puede resultar difícil de digerir para aquellos que no han visto la película y están acostumbrados a los otros roles que ha hecho, pero por algo es un actor versátil y talentoso. La trama de muestra enmedio de la crudeza que es esperada entre gángsters y asesinos y un grupo criminal, un destello de humanidad, sensibilidad, y valores.

9) Once upon a time in America

Una época donde Estados Unidos veía la gestación y reestructuración de lo que después serían grupos criminales ya establecidos, en este caso los judíos. Mientras que The Godfather 2 nos muestra a un prominente mafioso judío en el personaje de Hyman Roth, aquí te dan una más amplia visión, empezando desde abajo y con todo el sufrir y dificultades. Esta película en particular requiere tremenda paciencia y atención, tanto por su duración como por la forma en que los eventos se desenvuelven. Y sin duda mucho mejor verla más de una vez para entenderla en su totalidad.

8) American Gangster

El verdadero Frank Lucas, de quien se trata la película, reconoció el gran trabajo de Denzel Washington al hacer su papel, a pesar de que, como dejó en claro, varias cosas no eran ciertas y eran más para causar un efecto de impacto o dramático. Pero a fin de cuentas, es lo que pasa con toda película que es "basada en" y no una fiel adaptación. Lucas operó en Harlem, y es de las figuras prominentes en cuanto al crimen organizado entre gente de color o afroamericana. Para quienes se interesan en tener un retrato de la evolución del crimen organizado en barrios de ciudadanos estadounidenses de color, yo les recomiendo siempre que vean American Gangster y aparte jueguen (prestando atención a la historia) el Mafia III. Con todo y la ficción y agregados, sirven para darse una idea general antes de lanzarse a investigar los hechos reales mediante la lectura de fuentes históricas comprobadas y docuumentales.

7) Carlito's Way

Un criminal a todas luces experimentado, calculador, y de gran inteligencia, ya en otra etapa de su vida donde reflexiona sobre lo que ha hecho de ella y cómo ese mismo mundo y ambiente no lo dejan, y lo arrastran. Llega a recordar aquella frase dicha por Michael Corleone, interpretado también por Pacino, en The Godfather III: "Justo cuando pensé que estaba fuera, me vuelven a meter".

6) Blood In Blood Out

La película culto que a muchos latinos o hispanos les encanta. Una muestra de cómo las pandillas evolucionaron al crimen organizado en mayor escala y el estar en prisión no los detenía de seguir con sus operaciones. Una muestra de cómo un individuo común y aún sin tantas malas decisiones en la vida puede estar dispuesto a intentar todo con tal de ser aceptado, pertenecer a algo que considere una causa y una forma de vida junto a otros, y creer que eso le da una identidad y un valor en su vida. Con una fe tan grande en lo anterior mencionado, que termina siendo el jefe. Las frases y curiosidades varias sobre la película Blood In Blood Out se mencionan una y otra vez cuando salen al tema las películas de este género entre los fans.

5) Reservoir Dogs

Cuando se habla de películas de crimen en concreto sobre un grupo notorio o llamativo de individuos de nombres y personalidades pintorescas, y que caen bien o se identifica uno incluso con alguno, el aficionado común al cine puede que mencione las películas de Ocean's Eleven de Clooney (las cuales a su vez se basaron en la versión con Sinatra), o tal vez Public Enemies, con Johnny Depp haciendo una buena versión del célebre gángster ladrón de bancos: John Dillinger. O de paso, a recomendar también, la película Donnie Brasco, donde (ahora que hablamos de Depp) es un policía encubierto en una célula mafiosa con integrantes como Lefty, Sonny Black, etcétera. A mi también me gustan esas películas que acabo de mencionar, pero es más emblemática y representativa Reservoir Dogs por su humor negro único y la interacción y diálogos más genuinos (y de paso entretenidos) entre sus personajes, y el cómo de forma gradual se da el choque entre éstos al avanzar la historia.

4) Scarface

Muchos de los fans de la versión cubana del personaje de Scarface en la película dirigida por Brian de Palma no saben que "Scarface" fue el apodo de Al Capone, a quien se le puede ver retratado por Robert DeNiro en otra muy buena película: The Untouchables. Tampoco saben que Scarface como película fue originalmente de 1932. La versión de DePalma con Pacino como Scarface es del gusto de los fans por diversos motivos, y es una obra notable que muestra que el ascenso y caída de alguien poderoso y prominente siempre es en su mayoría por su propia responsabilidad, y que sin madurez y frialdad analítica y prudencia, todo se pierde, no importa qué tanto creas merecerlo o qué tanto trabajo duro y valentía presumas a lo largo de la vida.

3) Casino

El crimen organizado y la influencia de las poderosas familias italo-americanas en Las Vegas y el mundo del juego y las apuestas a gran escala, y la muestra de cómo un hombre que es fuerte e inteligente en el trabajo basta con la llegada de una mujer de gran influencia en su personalidad para acabar dañándolo y afectándolo de forma sentimental, social, y laboral. El elemento de toxicidad en las relaciones humanas a la par de que se nos relata el movimiento masivo de dinero y las actividades criminales en la que se le ha conocido por mucho tiempo como la verdadera "ciudad del pecado".

2) Goodfellas

Esta extraordinaria película vale la pena de ver acompañándola de la lectura del libro en el cual se basó: "Wiseguy", del buen Henry, a quien acompañamos a lo largo de la historia escuchando su relato con voz en off. A la vez que se ve la brutalidad de las actividades criminales de una fuerte aunque inestable colaboración: irlandeses e italianos, un asomo a las justificaciones que dichos individuos usan a la hora de reflexionar sobre sus acciones para ganarse la vida, y de cómo a la vez tienen el peligro a la vuelta de la esquina, en muchas ocasiones viniendo de los que menos lo esperarían. Pueden decir algunos fans más metidos en el tema que debería haber incluído Mean Streets, también de Scorsese. Y es verdad, pero si tuviera que elegirse una, es Goodfellas la que va por delante.

1) The Godfather

Una vez vi una entrevista, no recuerdo de quién, donde mencionaron que The Godfather o El Padrino es una ópera sobre la mafia, un pilar en cuanto al género de crimen y drama se refiere. Y estoy de acuerdo por completo. Con todo y la dureza con que juzgaron a la tercera parte, lo mejor es ver la trilogía en su totalidad, y no querer comparar una con otra, sino verla como un todo. Aún así, se le da especial reconocimiento a la que inició todo, y a la que nos dio frases memorables y escenas que hasta la fecha son inspiración para otras películas, o se les hace referencia en otras (como en Ocean's 13, llena de referencias a The Godfather por el hecho de tener a Al Pacino como villano, detectables para quien esté atento). De lo mejor.
Leer Completo ...

14 sep. 2019

Los rumores sobre mi muerte han sido exagerados


Fíjense que ahora que he vuelto a escribir tanto aquí como en lo general en el "mundo exterior", me voy dando cuenta de algunas cosas: la primera es que le sigo valiendo madres a la mayoría como en los viejos tiempos, y pues qué bonito, ¿no? Manteniendo la tradición. Y la segunda es que aquellos pocos que sí me recuerdan o me tienen presente, ya sea porque les caigo bien o mal, no pierden tiempo en especular sobre qué me pasó o a donde fui a parar. Y se me hace chido porque ya saben ustedes, mis 4 lectores: ¿yo qué de famoso tengo? No estoy haciéndome menos, solo señalo la realidad de que al menos en el presente no he saltado a la fama. ¿Por qué dirán "saltado a"? Dan a entender como si se tratara de un abismo. Ah bueno, la verdad es que sí lo es para algunos. Pero ya me estoy desviando del tema. Me hacen sentir conmovido en mi maltratado corazón, de que sin ser famoso ni conocido o mucho menos se sacan unos rumores únicos.

Los que me hayan leído desde los inicios, en el remoto caso de que alguno ande de pronto por aquí, les podrían decir que no soy ajeno a los malentendidos. De hecho me acuerdo mucho de otro bloguero que me leía hace más de diez años que me vio comentar una vez lo siguiente: "Soy esclavo de la comida rápida". Creo que dejé ese comentario en el blog de otra persona que hablaba sobre no poder dejar los antojos y ponerse en forma por salud, y eso. Pues mi lector o visitante en cuestión quién sabe por qué entendió de mi comentario que si hablaba yo de ser esclavo quería decir que era empleado de esa industria, ah y no solo eso: hasta el puesto me escogió mi lector de una vez. Así que en esos años de pronto tuve que encarar el rumor de que yo era un repartidor de pizzas. Aclaro, sí trabajé de adolescente de empleado general en comida rápida, pero nunca en una pizzería, ni de repartidor. Y el rumor me dio mucha risa y me apresuré a aclararlo con quienes había alcanzado a llegar (en ese entonces me lo tomaba más a pecho), no porque considere indigno el puesto. Trabajo es trabajo, malo es que te dediques a arruinarle la vida a la gente como profesión. Pero a la vez no quería yo concepciones falsas de mi, y que se supiera solo lo que es.

De vuelta al presente, esta vez los rumores que me vengo encontrando aquí y allá de por qué me fui no solo del blog sino de todas las redes sociales. Y les aseguro que sí hay una historia algo larga al respecto, que aquí entre ustedes y yo involucra locura, pleitos, sangre derramada, y dinero y tiempo gastados. Pero no es algo que me den ganas de contar ahora y no sé si después. Pero aquí de nuevo dieron un paso fuera del cuadro me parece, o como se dice de manera coloquial, "cagando fuera del hoyo", puesto que veo que por ahí se mencionó o que me morí, o que me metieron a la cárcel. Quién sabe qué pensaban que habría hecho como para terminar así, eso sí no encontré nada mencionado, pero carajo gente, ya tienen mucho deseando eso, ¿no? E incluso si hubiera sucedido, no sería por la "fuerza de sus deseos" o "el universo conspirando a su favor" u otra de esas ridiculeces irreales.

Así que quiero agradecer a los que me han mantenido en sus memoria e incluso visitando a veces aún este espacio, e incluso a los que fue por lo opuesto: los de los deseos no tan buenos, por decirlo de alguna forma. Lo únicos excluídos son los de la muy peculiar lista de los que jamás conocí, si entienden a qué me refiero. Algún grupo de héroes volvió en una máquina del tiempo y deshizo los eventos o algo, y como tal, esas ciertas personas no las conocí nunca y si les veo o se me mencionan, ni idea. ¿Me explico? Pero hablemos de los existentes: de nuevo gracias. Sobre todo a quienes han tenido palabras amables al hablar de vuelta conmigo o me han dicho que algo de lo que escribí en el pasado les sirvió un poco para algo, lo que fuera, al menos para reír o para tenerme de mal ejemplo.

Hasta la próxima.
Leer Completo ...

11 sep. 2019

Ode: Intimations of Immortality

There was a time when meadow, grove, and stream,
The earth, and every common sight,
To me did seem
Apparelled in celestial light,
The glory and the freshness of a dream.
It is not now as it hath been of yore;—
Turn wheresoe'er I may,
By night or day.
The things which I have seen I now can see no more.

The Rainbow comes and goes,
And lovely is the Rose,
The Moon doth with delight
Look round her when the heavens are bare,
Waters on a starry night
Are beautiful and fair;
The sunshine is a glorious birth;
But yet I know, where'er I go,
That there hath past away a glory from the earth.

Now, while the birds thus sing a joyous song,
And while the young lambs bound
As to the tabor's sound,
To me alone there came a thought of grief:
A timely utterance gave that thought relief,
And I again am strong:
The cataracts blow their trumpets from the steep;
No more shall grief of mine the season wrong;
I hear the Echoes through the mountains throng,
The Winds come to me from the fields of sleep,
And all the earth is gay;
Land and sea
Give themselves up to jollity,
And with the heart of May
Doth every Beast keep holiday;—
Thou Child of Joy,
Shout round me, let me hear thy shouts, thou happy Shepherd-boy.

Ye blessèd creatures, I have heard the call
Ye to each other make; I see
The heavens laugh with you in your jubilee;
My heart is at your festival,
My head hath its coronal,
The fulness of your bliss, I feel—I feel it all.
Oh evil day! if I were sullen
While Earth herself is adorning,
This sweet May-morning,
And the Children are culling
On every side,
In a thousand valleys far and wide,
Fresh flowers; while the sun shines warm,
And the Babe leaps up on his Mother's arm:—
I hear, I hear, with joy I hear!
—But there's a Tree, of many, one,
A single field which I have looked upon,
Both of them speak of something that is gone;
The Pansy at my feet
Doth the same tale repeat:
Whither is fled the visionary gleam?
Where is it now, the glory and the dream?

Our birth is but a sleep and a forgetting:
The Soul that rises with us, our life's Star,
Hath had elsewhere its setting,
And cometh from afar:
Not in entire forgetfulness,
And not in utter nakedness,
But trailing clouds of glory do we come
From God, who is our home:
Heaven lies about us in our infancy!
Shades of the prison-house begin to close
Upon the growing Boy,
But he beholds the light, and whence it flows,
He sees it in his joy;
The Youth, who daily farther from the east
Must travel, still is Nature's Priest,
And by the vision splendid
Is on his way attended;
At length the Man perceives it die away,
And fade into the light of common day.

Earth fills her lap with pleasures of her own;
Yearnings she hath in her own natural kind,
And, even with something of a Mother's mind,
And no unworthy aim,
The homely Nurse doth all she can
To make her Foster-child, her Inmate Man,
Forget the glories he hath known,
And that imperial palace whence he came.

Behold the Child among his new-born blisses,
A six years' Darling of a pigmy size!
See, where 'mid work of his own hand he lies,
Fretted by sallies of his mother's kisses,
With light upon him from his father's eyes!
See, at his feet, some little plan or chart,
Some fragment from his dream of human life,
Shaped by himself with newly-learn{e}d art
A wedding or a festival,
A mourning or a funeral;
And this hath now his heart,
And unto this he frames his song:
Then will he fit his tongue
To dialogues of business, love, or strife;
But it will not be long
Ere this be thrown aside,
And with new joy and pride
The little Actor cons another part;
Filling from time to time his "humorous stage"
With all the Persons, down to palsied Age,
That Life brings with her in her equipage;
As if his whole vocation
Were endless imitation.

Thou, whose exterior semblance doth belie
Thy Soul's immensity;
Thou best Philosopher, who yet dost keep
Thy heritage, thou Eye among the blind,
That, deaf and silent, read'st the eternal deep,
Haunted for ever by the eternal mind,—
Mighty Prophet! Seer blest!
On whom those truths do rest,
Which we are toiling all our lives to find,
In darkness lost, the darkness of the grave;
Thou, over whom thy Immortality
Broods like the Day, a Master o'er a Slave,
A Presence which is not to be put by;
Thou little Child, yet glorious in the might
Of heaven-born freedom on thy being's height,
Why with such earnest pains dost thou provoke
The years to bring the inevitable yoke,
Thus blindly with thy blessedness at strife?
Full soon thy Soul shall have her earthly freight,
And custom lie upon thee with a weight,
Heavy as frost, and deep almost as life!

O joy! that in our embers
Is something that doth live,
That Nature yet remembers
What was so fugitive!
The thought of our past years in me doth breed
Perpetual benediction: not indeed
For that which is most worthy to be blest;
Delight and liberty, the simple creed
Of Childhood, whether busy or at rest,
With new-fledged hope still fluttering in his breast:—
Not for these I raise
The song of thanks and praise
But for those obstinate questionings
Of sense and outward things,
Fallings from us, vanishings;
Blank misgivings of a Creature
Moving about in worlds not realised,
High instincts before which our mortal Nature
Did tremble like a guilty thing surprised:
But for those first affections,
Those shadowy recollections,
Which, be they what they may
Are yet the fountain-light of all our day,
Are yet a master-light of all our seeing;
Uphold us, cherish, and have power to make
Our noisy years seem moments in the being
Of the eternal Silence: truths that wake,
To perish never;
Which neither listlessness, nor mad endeavour,
Nor Man nor Boy,
Nor all that is at enmity with joy,
Can utterly abolish or destroy!
Hence in a season of calm weather
Though inland far we be,
Our Souls have sight of that immortal sea
Which brought us hither,
Can in a moment travel thither,
And see the Children sport upon the shore,
And hear the mighty waters rolling evermore.

Then sing, ye Birds, sing, sing a joyous song!
And let the young Lambs bound
As to the tabor's sound!
We in thought will join your throng,
Ye that pipe and ye that play,
Ye that through your hearts to-day
Feel the gladness of the May!
What though the radiance which was once so bright
Be now for ever taken from my sight,
Though nothing can bring back the hour
Of splendour in the grass, of glory in the flower;
We will grieve not, rather find
Strength in what remains behind;
In the primal sympathy
Which having been must ever be;
In the soothing thoughts that spring
Out of human suffering;
In the faith that looks through death,
In years that bring the philosophic mind.
And O, ye Fountains, Meadows, Hills, and Groves,
Forebode not any severing of our loves!
Yet in my heart of hearts I feel your might;
I only have relinquished one delight
To live beneath your more habitual sway.
I love the Brooks which down their channels fret,
Even more than when I tripped lightly as they;
The innocent brightness of a new-born Day
Is lovely yet;
The Clouds that gather round the setting sun
Do take a sober colouring from an eye
That hath kept watch o'er man's mortality;
Another race hath been, and other palms are won.
Thanks to the human heart by which we live,
Thanks to its tenderness, its joys, and fears,
To me the meanest flower that blows can give
Thoughts that do often lie too deep for tears.

- William Wordsworth
Leer Completo ...