30 nov. 2020

Sobre el seguir hablandole y teniendo amistad con tu ex

 

Hace poco platicaba con una amiga sobre lo que es el quedar como amigo de tu ex después de haber terminado la relación. Ella tiene una visión más open-mind sobre el tema, y fue interesante discutirlo. En mi caso, no soy rígido ni conservador al respecto (quienes me conocen lo saben), pero sí he tenido durante toda mi vida algo más de restricciones o limitantes en cuanto a qué se le puede perdonar o no a alguien lo suficiente como para cambiarle por completo en tu vida de una categoría a otra, y tenerle la confianza para poder hablarle y tenerle cerca.

Aclaro que aquí estoy hablando solo de aquellas relaciones donde no hubo algo más que les dejara por siempre comprometidos: o sea; tener hijos, ser dueños en común de un negocio vigente, etcétera. Porque siendo así, ya ni aplica el considerar una amistad o no; ahí estás atado a seguirle viendo debido a las otras obligaciones. Pero en las ocasiones en que fueron solo los dos y ya, y tienes la opción de seguir tratando a la persona o no, ¿qué hacer? Hay gente extrema que dice que por nada lo haría y que si fueron pareja no creen posible el tener una amistad, otros que son el extremo contrario y hasta tienen el desfile de exes entre su círculo de amigos o mínimo de conocidos a quienes aún les hablan, y por supuesto el centro o justo medio: el que señala que depende de qué pasó en la relación, y de cómo es su ex como persona.

Me considero entre los de esa última categoría. Hay quienes le siguen hablando a sus exes incluso si les fueron infieles, y aunque respeto su decisión y libertad de tomarla, no es algo que sea para mi ni que le encuentre tampoco mucha lógica. Si ya traicionó tu confianza en su papel de pareja, ¿cómo asignarle el papel de amistad y lo que ésta conlleva? Ah, porque quiero aclarar también: estoy hablando de verdaderamente admitir a tu ex entre tus amigos, no de esa gente que le llama "amigo" a cualquiera que es solo un conocido con el que habla cada año bisiesto. No, yo me refiero a que esté entre tu gente cercana, a quien le confíes tus cosas, y todo eso. Y bueno, alguien que te haya traicionado siéndote infiel, o defraudándote dinero, u otra cosa que signifique abuso de confianza, en mi humilde opinión es de mandarle al carajo y nada de "quedemos como amigos" en absoluto.

En mi experiencia en particular y del número de exes que tengo, con ninguna quedé jamás de amigo al terminar. Como ya otras veces he escrito: no quiero sonar creído ni nada, puesto que ni guapo estoy, pero tuve enorme fortuna en un largo tiempo y tuve un número aceptable de novias y de amigovias o "frees". Mi Golden Age (Época Dorada), la llamo yo. Pues bien, recuerdo que con las tres o cuatro primeras, aunque no fue el cortón por nada serio, no hubo interés de ningún lado en que quedáramos como amigos. Aún así, la que fue la primera ("C", su inicial) volvió a hablar conmigo, y ya ahora que son años de que fue ese noviazgo preparatoriano, nos saludamos y platicamos bien. Aunque no creo que ella me considere un amigo; en todo caso, conocidos con trato cordial, diría yo. Y está muy bien. Ya no habiendo ningún otro sentimiento y ni rencores tampoco, "C" y yo nos llevamos bien cada vez que llegamos a hablar.

Más adelante, las novias que tuve o me hicieron cosas nada buenas, o a veces no me porté yo tampoco bien que digamos. Jamás en mi vida lastimé de forma física a alguna mujer que anduviera conmigo, lo aclaro; pero pues llega a haber situaciones donde hay que reconocer que uno se portó mierda también, y no solo cuando es la otra persona quien hizo mal. Y una pena, porque en algunos de esos casos donde fui yo quien se portó como no debía, la novia era alguien que habría valido la pena conservar como amiga para el futuro. E incluso quizás jamás haber andado de novios, sino en directo como amigos en vez de algo que terminaría siendo fugaz.

Hay unas 3, quizá 5 exes mías que quedan en esta categoría. Quien se pregunte si hice el intento de rescatar la relación como amistad: lo hice, pero no funcionó. Y me ocurre a veces que en situaciones que me toca vivir en la actualidad, tanto buenas como malas, de pronto ahi estoy imaginándome qué es lo que habría dicho o cómo habría reaccionado Fulana o Sutana si aún tuviéramos contacto. También en situaciones que sé que les han ocurrido y las que me han ocurrido a mi, donde creo casi con entera seguridad de que habría sido muy útil el habernos tenido aún cerca de forma mutua para apoyarnos. Pero bueno, por la negativa suya o mía no se dio. 

Quién sabe, ha de ser algo bastante peculiar todo eso. Solo quien sí lo hace y tiene entre sus amistades a sus exparejas lo sabe con seguridad. Como antes dije, a lo más que me acerco es a una ex en trato cordial y amable entre los dos, pero no nos frecuentamos ni salimos, ni nos confiamos cosas al nivel de lo que se esperaría que un amigo (verdadero amigo, como ya dije, los compañeros de borracheras o conocidos que no ves en años y que solo te contactan cuando andan vendiendo algo no cuentan, no nos engañemos). ¿Y tú, lector? ¿Qué experiencias tienes sobre eso? ¿Tienes en tu círculo a esas exparejas de tus otros tiempos? Saludos.

Leer Completo ...

20 nov. 2020

Top 10: Mis Celebrity Crushes

Tiempo antes, les conté de mis crushes con celebridades del pasado, o las actrices de tiempos pasados que más me gustaron desde niño al ver repeticiones de sus películas u otros trabajos. Pero como especifiqué ahí, existen los crushes actuales (y esto no es de explicarse demasiado, eh. Mucha gente tiene su lista) encabezado por La Definitiva. Aquella por la que uno se casaría aunque no le gusten el matrimonio ni las bodas, aquella que si uno no quiere hijos pero ella si quiere, con tal de estar con ella uno diría que si. Es más, aquella por la que uno le daría las nalgas al Diablo, así de intenso.

Esta vez les comparto mi top 10 de mis amores platónicos entre las celebridades; mi top de celebrity crushes, un asomo a lo profundo de su servidor, queridos lectores. Como ya desde aquella otra entrada revelé quién es la principal, no hay caso de hacerle al misterio, así que empiezo con ella misma: la #1. Y de ahí les hago saber de las demás, esperando claro sus comentarios si es que quieren compartir cuál es su lista, y si quieren explicar el porqué de cada quién. Porque es natural entre nosotros el desear e incluso amar lo que jamás vamos a poder tener.

1) Lauren Mayberry

 
Ella es la Número Uno de quien hablaba. Mi adoración. La vocalista de CHVRCHES, de origen escocés. Por cierto, su música vale la pena. Aunque no suelo escuchar mucho pop, su material es muy bueno, y lo digo independientemente del hecho de que me gusta. Les recomiendo darse el tiempo de escucharla. Mi sugerencia es que comiencen con Leave a Trace, Bury It, y Lies.

2) Hayley Williams

La pelirroja vocalista de Paramore, nacida en Mississippi, Estados Unidos. Entre sus canciones que más me gustan están Ignorance, Ain't it Fun, y Misery Business.

3) Kate Beckinsale


La guapa actriz británica que muchos conocen por la saga de Underworld, en donde interpreta a Selene, la mujer vampiro. Otros sin duda la conocen por su actuación en Click, el remake de Total Recall, o Van Helsing

4) Sadie Sink

La joven actriz que se dio a conocer por la serie Stranger Things. Nacida en abril del 2002. Sí, obvio que todos dicen "oh, malditos hombres rabo-verdes, toda actriz jovencita llegando a los 18 y son unos asquerosos chacales, pervertidos, bla bla". Miren, yo les diré algo, unas cuantas verdades: a todo hombre le gustan las mujeres más jóvenes (el que diga que no, o es tremendo mentiroso para no ser juzgado o lo que sea, o por alguna cosa tiene baja la libido, disculpen). Y mientras sea ella alguien ya mayor de edad, ¿qué les importa a esa bola de chismosos criticones? Pero bueno, como ya he escrito otras veces, gran mayoría de esos habladores apuntando el dedo terminan siendo envidiosos que en el fondo querrían tener lo mismo.

Pero bueno, aquí en ella les muestro a una más de las razones por las que me detesto a mi mismo de no ser un tipo multimillonario que de plano defeque dinero, y así poderla conocer y por supuesto, buscar que se diera algo más. Es más, si después de pedirle matrimonio a la #1 me decía que no, le pedía matrimonio a ella. Billete mata carita, señores. Y billete y poder, mata todo.

5) Lucy Hale


La guapa y sexy Lucy. Pueden verla en Truth or Dare, de horror palomero y entretenido. O mi favorita de ella: Dude

6) Scarlett Johansson

No tengo que explicarlo, ¿o sí?

7) Gal Gadot


Me atrevo a decir que tampoco tengo que explicarlo. Por algo fue la atinada decisión para ser Wonder Woman en el universo cinematográfico de DC. No solo por lo atractiva, sino por su simpática personalidad y naturalidad. Ahí sí fue una excelente elección para una superheroína, no como las malas decisiones que Marvel cometió contratando a otras...

8) Lea Seydoux

Ha estado tanto en las películas de James Bond, como también en la saga de Misión Imposible. Ya sea que la conozcas por alguna de esas, o por otros de sus trabajos en el cine francés, sabrás lo bella y memorable que es.

9) Emma Stone

Alguien que además de ser muy atractiva, es simpática y con gran sentido del humor. Me gusta su sonrisa y el verla reír, por cierto. No me apena decirlo, en Superbad le lanzaba besos a la pantalla al verla, cuando la vi por primera vez, jaja.

10) Aubrey Plaza

Otro ejemplo de lo que es una chica guapa y con humor. De hecho un humor bastante raro, y ello se debe a ciertos antecedentes que Aubrey tiene en su vida; cosas que tuvo que enfrentar en el tema de salud al cual algunos le atribuyen esa personalidad tan rara y a la vez graciosa que tiene. Sea como sea, es alguien que ha superado cosas muy difíciles, y ha logrado éxito como actriz y comediante. Unos la conocen por Parks and Recreation, Dirty Grandpa, y Scott Pilgrim.

Leer Completo ...

10 nov. 2020

Sobre los adornos de Navidad mucho antes de la fecha


 Esta es una que todos conocen: la disputa entre quienes creen que está bien poner los adornos de Navidad desde antes, que suelen hacerlo en noviembre y algunos incluso en octubre; y los que dicen que no, que hasta que llegue el primer día de diciembre es cuando se debe hacer. 

¿Saben qué digo sobre eso? Que es tremenda mamada y la prueba de que al ser humano le encanta discutir por lo que sea. Bueno, aquí va mi humilde opinión: sí es medio absurdo que si alguien vive en un lugar donde a tu alrededor celebrar Halloween, Día de Muertos, etcétera, llegue a desentonar con su Santa Claus inflable o con su Niño Dios y todo el Nacimiento tamaño No-Mames en su jardín. Ok, sí, te vemos, "creyente alfa". Te vemos. Ya quedó claro en qué crees. Pero bueno, a fin de cuentas, tiene uno la libertad que nos dan las garantías individuales. Suponiendo que vivas en un país donde las haya, aunque sean a medias. 

Algunos que me conocen de manera superficial pero me han oído renegar lo suficiente de varias cosas me preguntan siempre cómo es que sí me gusta unirme a las fiestas decembrinas, y que cómo es posible si para ellos soy anticristiano o ateo y bla bla. En primera, no soy ateo: soy agnóstico orientado a creer. Sí creo que hay un Dios. Y segunda, aunque sí soy antireligioso eso no me convierte en alguien enemigo de la doctrina o fiestas necesariamente. Más aún, considerando que la Navidad tiene su elemento pagano en ella, por mucho que los más cerrados se nieguen a aceptar. 

Así pues, desde mucho tiempo atrás siempre decía yo a la par: Feliz Navidad, Newtonmas, y Saturnalia. Dediqué una vez tiempo a escribir un poco sobre la historia de la fiesta navideña como tal, compartí desde mi lado geek las frases sobre Navidad de personajes de cómics. Compartí también mis sinceros consejos sobre cómo hacer un regalo a alguien, y otras cosas más. Mi oposición a las instituciones que lucran con la fe e ingenuidad no son algo que me prive de disfrutar de la fiesta. A fin de cuentas, si hay entretenimiento, tragadera, y bebida, bienvenidas sean. Y el que crea que no debería ser así y quienes piensan como yo no lo merecen, pues pobrecitos, les diré. Ya saben a dónde pueden irse en fila. 

Como esos que lee uno en redes sociales diciendo que los no-creyentes no deberían recibir vacaciones en fiestas religiosas, que no se dan cuenta que si a ellos se les quitara el poder usar todo lo que ha sido descubierto o inventado por ateos o agnósticos, o también de religiones distintas a las abrahámicas, no les gustaría tampoco. Pero en fin, me ando desviando del tema. Como decía, ahora aún siendo noviembre, tengo ya ahí fuera los adornos navideños. 


Quiero aclarar: aún no estoy adornando árbol navideño, ni nada. Solo los saqué para tenerlos ahí separados de una vez. Pero ya que están fuera las cosas, les comento que suelo buscar incluir en él algo diferente. Por ejemplo, tengo adornos en forma de manzana, y muchos. Me gusta incluirlos para así recordar el simbolismo del fruto prohibido en el Jardín del Edén y la injusta condena a la humanidad según el mito judeocristiano. Y de una vez cubre también la leyenda de la manzana y Newton. Tengo pendiente un proyecto hace años al que tendría que dedicarle una gran inversión, pero me gustaría hacer: un Nacimiento enorme con todos los personajes bíblicos tradicionales interactuando con personajes de la cultura pop. Podría tener al T-800 de Terminator y un Ángel pero de los de Neon Genesis Evangelion custodiando el pesebre, y una sección del Infierno con Malebolgia ahí, y Spawn peleando con ellos para evitar que se salgan. Eso entre un mar de ideas que tengo por ahí; si llego a hacerlo, les aseguro que les avisaré.

Y tú, lector: ¿Qué sueles hacer en época pre-navideña o ya llegado el día? Cuéntame si quieres en los comentarios, y aunque suene a cliché: recuerda cuidarte en época de frío

 

Leer Completo ...

23 oct. 2020

Insomnio

 

El insomnio es el compañero más leal y apegado que he tenido. Ha estado conmigo desde la adolescencia, y ninguna terapia, técnica, o remedio lo ha podido alejar por completo. Ahí está, siempre conmigo, dejándome a veces por muy cortos periodos de tiempo, pero siempre volviendo a mi.

Es útil cuando el desvelo es necesario, ya sea por trabajo o diversión. Al ser noctámbulo, no hubo nunca riesgo de ser el último en quedarme dormido en alguna fiesta a la que fuera, y que terminaran haciéndome algo de lo que se le acostumbra hacer a quien se duerme. Por eso en el pasado hasta llegué a aprovechar ese tiempo despierto para escribir cualquier cosa, o si había salido a algún bar, hacer un post ebrio, seguido de otro más. Hasta estando ya muy borracho, el conciliar el sueño no es fácil.

Y así suelo estar, aunque tenga que trabajar a la mañana siguiente: resignado a no poder dormir. Escuchando mis playlist de música, viendo películas, fumando un cigarrillo, viendo más películas, de vuelta a jugar más juegos, dar un vistazo a redes sociales y pensar por enésima vez que ya no hay nada novedoso ni en realidad estimulante ahí. De ahí viene de manera invariable el pensamiento de que debo ya llevar a cabo mi mudanza de algunas de las redes populares a otras que son no populares pero a la vez no censuradas o invadidas por la mojigatería y prohibición. De ahí viene el momento en que tanto estar de ocioso y pensando cosas me da hambre. 

Me lanzo a la cocina y me preparo algo. Alguna botana que me sea posible improvisar. Y si no, allá voy, en plena madrugada, a buscar algún puesto de tacos o por lo menos a la tienda a comprar algo. Por algo es que uno se vuelve gordo; no ejercitar y ni siquiera dormir bien y llenar esos huecos con comida, ¿qué más puede uno esperar? Y bien, de ahí a tal vez leer algo, o a seguir viendo cosas en línea pero con un momento de silencio, hasta que empiezan a llegar más pensamientos atropellándose unos a otros: dilemas existenciales sobre el más allá, o preguntándome qué hacer si se acaba el mundo, la nostalgia de tiempos pasados y mejores, las cosas que resolverían todo pendiente de inmediato, etcétera.

 Y de nuevo, a comenzar desde el principio, ese ciclo de ocio de cada noche. Hasta que al final, y solo cuando ya comienza a verse la luz del sol, empieza a llegar el ánimo o la disposición de dormir. Pero eso tendrá que esperar; hay obligaciones que atender durante el día, después de todo. Así que, a llenarse de caféina, como el adulto clase media-baja trabajador promedio, y a seguir. Porque como dicen muchos: "no hay de otra". Y sí, al parecer no la hay...

Leer Completo ...

7 oct. 2020

Adiós a mi terapeuta

No es la primera vez que hablo de la partida de este mundo de alguien cercano a mi de alguna manera. Ya antes hablé de la señora de la tiendita y de mi camarada de la adolescencia. En esta ocasión, la persona de quien hablaré es de quien comenzó siendo mi psicoterapeuta y yo su paciente, pero al paso de los años, aún manteniendo el respeto de ese original arreglo, también podíamos platicar con la confianza y soltura hasta el punto de considerarle un confidente, consejero, ¿y por qué no decirlo?, como un amigo.

Lo llamaré tan solo El Doctor. Y lo hago porque en efecto, era médico especializado en psiquiatría. Para un caso como el mío vaya que ameritaba un psiquiatra, y gracias a alguien que era un amigo mío en el pasado me enteré del Doctor, y poco antes de que el amigo que me refirió y yo termináramos en pleito y nos dejáramos de hablar, alcanzó a darme los datos del consultorio e incluso a hablarle al Doctor sobre mí. Después resultó por coincidencia que él y mis padres se conocían de sus tiempos de estudiantes, así que desde ahí tuvimos más cosas de las cuales hablar.

Los años que fui su paciente no solo fue el atender lo peor de mi trastorno y desequilibrios en sesión y aparte en ocasiones recetar algo para ello, sino que al paso del tiempo y resolviendo en cierto porcentaje las cosas mas serias, pasamos a tener debates sobre muchas cosas, tanto de mi vida como de dilemas filosóficos y existenciales que desde siempre me han atormentado y sobre los cuales él gustoso salía incluso del papel de terapeuta para hablarlo conmigo en el nivel de un hombre de más edad y más experiencia hablándole a alguien menor que él con una historia distinta. Coincidíamos en unas cosas, otras no, y en ciertos puntos llegábamos a un punto infranqueable, por así decirlo. Otras veces podíamos hablar de cultura pop, de historia, de la realidad sociopolítica del país y del mundo, y lo que fuera que surgiera en esa sesión.

Tengo el consuelo al menos de que las últimas veces que lo vi, más de una vez le dije de forma directa que le estaba muy agradecido por lo que llegó a hacer por mí. Aquí imagino que algunas personas, sobre todo de quienes me han conocido en mi vida, dirían alguna cosa como: "¿Te ayudó, dices? Si estás bien loco y bien traumado y etc". Bueno, a eso diría que aunque tiene algo de razón esa afirmación, sé con certeza de que sin la intervención del doctor, estaría diez veces peor. Mas aun, aunque no todos los problemas se extinguieron y algunos permanecen, se disminuyeron en cierto porcentaje, como dije antes. Y eso los vuelve manejables. Permite que uno viva, y no solo sobreviva. Y ese era el deseo del Doctor para mi, que me llegó a decir: que quería que viviera. Que aún con el descontento mío hacia cómo es la vida y la realidad y en sí el universo mismo y sus leyes que le gobiernan, y la imposibilidad de cambiarlas como desearía, pudiera de todos modos acercarme lo más posible a la plenitud. Tal era su deseo para mi, algo que también le agradezco, pues se trataba de algo con más estima y de corazón de lo que un paciente esperaría de un profesionista médico que le trata. Más aún, porque muchos saben la importancia de, a la vez que se mantenga el rapport, evitar la transferencia.

Al ocurrir mi despido injusto del peor lugar de trabajo de mi vida, el Doctor tuvo no solo su manera de tratar mi sentir, sino hasta recomendaciones prácticas sobre cómo salir adelante. Al suceder el problema de aquel amor donde la chica no se portó muy amable que digamos, de nuevo ahí estuvo apoyándome yendo mas allá en sus observaciones, consejos, y métodos prácticos para sobrellevar el duelo y sobre todo para aprender. Quién sabe cuántas veces, y seguro fue más de una, debo haberle parecido al Doctor de plano un (Alerta: Referencia Geek de Anime, si usted es intolerante a ello, pues aguántese, está avisado ya) Shinji Ikari, de Neon Genesis Evangelion. Y es que aunque en conducta y desenvolvimiento social soy lo opuesto a él, admitiré que esos dilemas y quejas que atormentan su mente de forma continua son casi réplica de los míos. Basta ver los episodios 24 y 25 de la serie original, y casi es como una copia mía. Pero ese no es el tema a abordar a más detalle ahora; como decía, lo anterior debe haber sido una cosa mas que fastidiosa para el Doctor. Y aún así, ahí estaba, dando mucho más allá de lo que un psiquiatra está supuesto a dar por alguien a quien trata.

Cuando me avisaron de su deceso, fue algo sorpresivo. Es curioso; muchas veces ocurre que gente próxima a mi que se va, le ocurre el mismo día que un artista que me cae bien. Como cuando mi querida abuela, con quien viví, murió justo el mismo día que Bob Ross, el pintor de los cuadros felices. En esta ocasión, mi psicoterapeuta y confidente se fue de este mundo en la misma fecha que murió Eddie Van Halen

Llamé al hijo del Doctor, le di mis sinceras condolencias a nombre de mis padres y por supuesto el mío. Y aproveché para comentarle cuánto hizo su padre por mi y lo mucho que eso significa. Lo que me queda por decir es que el Doctor era una gran persona, y en serio espero que esa otra realidad, otro plano, u otra existencia o universo o como sea que se le quiera llamar, sí exista. Y allá donde esté tras ese umbral luego de haber cruzado eso, que se le haya dado lo mejor que fuera posible darle, luego de su paso por esta vida. Y bueno, ¿qué se puede decir de ésta? Nos sigue dejando sin respuestas a las más importantes preguntas, mientras que seguimos diciendo adiós a tantos, una y otra vez, en un ciclo sin nunca acabar.

Leer Completo ...

29 sep. 2020

Mi playlist triste


Algo común en mucha gente, y no soy la excepción, es que muchas veces elegimos qué tipo de música escuchamos en base a como nos sentimos ese día. Dado que el estado de ánimo varía, la música que terminamos escuchando es de un amplio espectro que puede pasar desde lo más alegre y estimulante hasta lo más depresivo y fúnebre.

En mi caso, con la tendencia a la depresión y desesperanza ya convertida en algo común debido a dilemas existenciales que hombres sabios en la historia no han resuelto y por supuesto yo menos podría, la lista de canciones o playlist triste personal que tengo es una que, podrán imaginar, suelo escuchar con frecuencia. 

Se notará para cualquiera que vea mi playlist que se apega en su mayoría a ciertos géneros y épocas. Eso no significa el no valorar o el no conocer siquiera a otros. Por supuesto que conozco Tears in Heaven, de Eric Clapton. Claro que he escuchado Hallelujah, de Leonard Cohen. Pero hay un motivo para que mi lista sea así.

El contenido es, como dije, a elección muy personal. Una ni siquiera es canción, sino un track con un mensaje muy peculiar. Me extendería mucho si explicara de cada una de las canciones qué recuerdo del pasado (sea evento o persona) tengo asociado a ella. Basta decirles de manera general que todas tienen el recordarme algo o a alguien donde hubo una atmósfera de felicidad primero y luego las cosas cambiaron para volverse lo opuesto. Tristes incidentes familiares, amores perdidos, amigos alejados, gente que ya no está en este mundo con nosotros, y sobre todo: épocas añoradas más felices ya solo accesibles por medio del pensamiento y memoria. Y también está, además de lo anterior descrito, la letra y música misma, por supuesto. Lo que nos dicen y hacen sentir, que a veces su efecto se siente a viva piel.

Radiohead - Fitter Happier

 


Radiohead - Street Spirit (Fade Out)


Deftones - Prayers/Triangles


Nirvana - Something in the way


Tool - Sober


Pearl Jam - Dead Man


Wolf Alice - Silk

 


Bush - Glycerine

 


Marilyn Manson - The Speed of Pain

 


Marilyn Manson - In the Shadow of the Valley of Death


  • Nine Inch Nails - Hurt

 


Placebo - A Million Little Pieces


Leer Completo ...

15 sep. 2020

Top 10: Mis películas favoritas de Horror

De mis géneros favoritos en cuanto a cine se refiere es el horror (o las "de terror", como le acostumbran decir algunos). Considero que son la prueba definitiva de la habilidad del director y por supuesto los actores de hacer surgir tus emociones y estimularlas a un punto que en otro tipo de trabajos no se logra. Sobre todo por estar tratando con una de las más básicas en el ser humano, que es el miedo.

Les comparto aquí la lista de mis diez películas favoritas de horror, aclarando como siempre que dicho Top es acorde a mi gusto personal, no estoy diciendo que sean las definitivas para todo el mundo. Parecería algo ya de sobra entendido, pero al parecer no lo es. De seguro quienes lean coincidirán en alguna, y claro que a la vez pueden compartir las suyas. Comenzando desde la 10 hasta al final la indiscutible número 1, aquí se las dejo:

10) The Exorcist III: Legion / El Exorcista III: Legión

Una ambientación muy bien hecha en cierto tipo de lugar que asusta a muchos y suele asociarse con apariciones o cosas espantosas: un hospital. El detective Kindeman, personaje principal, es de hecho uno de mis personajes solitarios favoritos. Mientras que la segunda parte se enfocó en el Padre Merrin, en ésta se dedican al Padre Karras, quien murió en el exorcismo de Regan MacNeil lanzándose por la ventana del cuarto de la niña y rodando por las largas escaleras.

9) Interview with the vampire / Entrevista con el vampiro

El estreno de ésta gran película junto con la de Bram Stoker's Dracula en esos años reavivó el aprecio de la audiencia por el personaje del vampiro como tal, y lo intrigante no solo de sus poderes, sino de sus orígenes y su motivación. Ah, y Lestat es de mis seres inmortales favoritos de la ficción.

8) The House on Haunted Hill / La Casa de la Colina Embrujada

La original, con el talentoso y único Vincent Price. La primera vez que la vi me encantó la actuación de todos, y a su vez la belleza y elegancia de las dos actrices jóvenes interpretando a la esposa y a la empleada de oficina que llegó con los otros invitados. Y debo decir, ver películas de horror en blanco y negro es un gusto único (Igual que se disfruta ver Eraserhead o Begotten). Y es lo mismo con esta excelente obra.

7) The Fly / La Mosca


La versión de 1986 fue según recuerdo mi introducción al Horror/Sci-Fi, o dicho sea de otra forma, el subgénero de horror con ciencia ficción. Es lo que más adelante seguiría gustándome al ver otras películas, como la Invasión de los Ladrones de Cuerpos y la saga de Alien, entre otros. Era un niño muy pequeño y la vi hasta que estuvo en televisión, años después de su estreno.  

6) Halloween

La original. Una joya en lo que se refiere al horror tipo Slasher. Cuando ésta se estrenó, faltaba aún tiempo para que yo naciera. Sabemos que Halloween es una fecha dedicada a disfraces, dulces, y fiesta, hay a la vez y sin lugar a dudas un elemento siniestro en lo que se refiere a su historia y orígenes, y la figura del asesino imparable quedó acomodada aquí de la mejor manera. Me gustaría haber visto qué reacción hubo entre la gente que la vio en estreno. Todo mundo tiene en este subgénero a su villano o antagonista favorito; en mi caso es Michael Myers, alguien que aparte de su fuerza y resistencia, es (como el Dr. Loomis, el psiquiatra, dijo) "pura y simplemente: maldad".

5) Carrie


Una obra que en esos tiempos manejaba una mezcla perfecta de cosas que causan, además de indignación, miedo: el bullying o acoso, el fanatismo religioso extremo convertido en agresión, y la venganza incontrolable una vez que lo reprimido se libera. No puede uno evitar sentir compasión por Carrie, ya sea que justifique uno o no sus acciones al final.

4) Psycho / Psicosis


Difícil escoger entre las obras de Hitchcock, y de seguro algunos escogerían otra (Los Pájaros, por ejemplo). En mi caso, me quedo con lo clásico. Algo que no requirió de elementos sobrenaturales, una lista enorme de matanzas muy gráficas, o incluso una trama enredada. Nos muestra el horror que puede crear el obsesivo y mal orientado cuidado de una madre patológica, para desgracia no solo de ella, sino de los demás que terminaron cruzándose el camino de Bates.

3) Night of the Living Dead / La Noche de los Muertos Vivientes


El mundo zombie y cuanto tiene que ver con ello (cine, literatura, juegos) me ha gustado desde siempre, y la famosa película del maestro George Romero no podría faltar. Otros se irían sin duda por Dawn of the Dead, y lo entiendo por completo; es también una excelente película, a fin de cuentas. Pero en mi lista en particular, me quedo con esta su primera obra, y aprovecho para hacer mención a una versión de la misma que me gusta muchísimo igual: la que hizo Tom Savini en los 90.

2) The Shining / El Resplandor


El talento creativo de Stephen King llevado a la pantalla grande gracias a la visión y experta dirección de Stanley Kubrick. La película misma y los relatos sobre todo en cuanto a su filmación son imperdibles y dignos de verse con atención más de una vez. Kubrick en su carrera supo dar a la audiencia escenas y atmósferas únicas, desde sus inicios hasta la que fuera su última película: Ojos Bien Cerrados. Y El Resplandor es, como sabemos, de sus máximos exponentes.

1) The Exorcist / El Exorcista


Muchos tienen esta misma película como el #1 de sus preferidas, aunque a veces los motivos difieren. En mi caso, ocurrió que cuando la vi por primera vez, siendo aún un niño de primaria, tenía ya ciertos cuestionamientos propios e inconformidades respecto a la tradición católica. Y a la vez, la curiosidad de saber más sobre ese "otro lado", ese "enemigo" del que se hablaba en la iglesia. Es así como, luego de saber sobre Pazuzu ,demonio que posee a Regan; y de agrupaciones organizadas denominadas satánicas, mencionadas en la película cuando ocurre el allanamiento y vandalismo en el templo. 

La curiosidad me llevó a saber sobre la mitología sumeria y los dioses y demonios en ésta, así como también enterarme de la existencia de la Iglesia de Satán fundada por Anton LaVey, sobre Aleister Crowley y Thelema, y otras cosas. El Exorcista fue una de las cosas en mi vida que creó en mí el interés de saber más, y no solo sobre ese tema, sino en general a tener la costumbre de siempre investigar y saber sobre quien sea "el otro lado o bando" en cualquier situación o tema. Ver ambos lados de la moneda, por decirlo así.

Leer Completo ...

2 sep. 2020

Frases de Spider-Man

Además de ser un elemento clave de la cultura pop y expresión artística, los cómics han sido una vía para expresar ideas sobre la realidad política que se vivía en el mundo al momento de su creación, y en general sobre problemas del mundo real. Están, por lo tanto, lejos de ser algo solo para niños, como muchos ajenos a ellos se empeñan en decir y en hacer creer a otros.

Una parte importante de ésto es cuando los héroes que solo están presentes en ese mundo ficticio se detienen a meditar o dejar saber su sentir sobre algo, y con su acción o sus palabras dejan algo que pensar al lector. Puede ser optimista o pesimista, de esperanza o sombrío, pero en sí es un pensamiento que llega de pronto a abrir canales de reflexión. Así ha sido cuando he compartido mis momentos favoritos de Superman y las frases de Spawn, por ejemplo. Y esta vez toca compartir mis favoritas de parte del héroe emblemático de Marvel, el amigable vecino: Spider-Man. Que no se diga que el buen Spidey solo es bueno para darnos memes graciosos

Anticipándome a la duda de por qué no incluyo en mis favoritas la más famosa y más repetida "Un gran poder conlleva una gran responsabilidad", recordemos que esa es atribuída al Tío Ben, y aquí es sobre qué ha salido de Peter Parker en sí. Aunque bueno, poniéndonos muy técnicos, en aquella publicación ni siquiera fue Ben Parker sino el narrador mismo quien dejó para la posteridad esa frase, pero no nos salgamos del tema. Les dejo las frases del héroe en cuestión: 

1) "Alguien me dio un buen ejemplo que tengo que seguir, una fe que respetar. Eso podrá no tener gracia, pero es la verdad" (Crossover Spider-Man & Batman: Mentes Desquiciadas)

2) "Yo soy solo un hombre. Y los hombres tienen que aprender a tomar decisiones y a después vivir con ellas" (Carnage: Genesis Salvaje)

3) "Es curioso cómo el amar a una chica puede volver loco a un hombre. Y creo que ninguno de nosotros está a salvo de eso" (El Último Grito de Goblin - Amazing Spider-Man #98)

4) "Cualquiera puede ganar una pelea cuando el reto es fácil. Cuando todo está en contra, cuando parece que no hay posibilidad, es entonces cuando cuenta" (El Capítulo Final - Amazing Spider-Man #33)

5) "¿Por qué será que las cosas nunca resultan a mi favor? ¿Por qué parece que lastimo a la gente por más que intento no hacerlo?" (La Grotesca Aventura de Green Goblin - Amazing Spider-Man #14)

6) "A veces hay que tomar decisiones aunque las opciones te repugnen" (Maximum Carnage)

7) "Sé por experiencia personal que tanto dolor no desaparece así nadamás. Quizá nunca desaparece por completo. Si tan sólo hubiera alguna manera de cerrar los ojos y lograr, con la fuerza del deseo, que todo fuera como antes..." (El Legado de los Osborn - Spectacular Spider-Man #189)

8) "No me digas que no es nada personal. Estoy harto de eso. Cuando hay vidas que peligran, es MUY personal" (Espíritus de Venom)

 

Leer Completo ...

6 ago. 2020

De los sauna, vapor, y los table dance

Los lugares de los que hablaré tienen para muchos una inmediata connotación de sexo y gente cachonda pululando en ellos. Y muchos dirán "Pues obvio, sería idiota si creyera que no". Y aunque es cierto, les asombraría saber que tienen su amplia historia en sus orígenes e incluso una marca peculiar en distintos tiempos y culturas. Dicho sea de otra forma: no es solo decir "tengamos un lugar donde ver gente desnuda, y/o también tener sexo". De ser así, no se diferenciarían de cualquier burdel improvisado en una casa particular o similares. Así que asomémonos de forma breve a la historia de éstos, y de paso, también a algunos ejemplos de los que perduran hasta nuestros días.

Baños de Vapor y Saunas
Muchos no conocen la diferencia entre ambos. La forma simple de aclararlo es que el baño de vapor es calor húmedo, mientras que en un sauna es calor seco. No son las únicas diferencias; también las hay en cuanto a tipo de instalaciones, predisposición o preferencias del cliente en cuanto a su piel, temperatura que se mantiene en el baño, etcétera. También está la ya mencionada connotación sexual. Es cierto que muchos de estos lugares son escena de encuentros sexuales, en especial para la comunidad de hombres gay. Para otros, es un sitio de reunión y convivencia de gente de todas edades donde es solo para convivir entre amigos. Lo cierto es que hay de todo, no es exclusivo ni de una cosa ni de la otra. Depende, por supuesto, de a qué lugar (y a veces a qué hora), y por supuesto, qué intereses se tengan o qué se esté buscando. A cada quien lo que mejor le acomode, dicen.

Los baños de vapor se esparcieron en Europa, y de ahí a América luego de la Conquista. Desde tiempos del Imperio Romano, existieron las Thermas: baños públicos no solo para limpieza, sino también como lugares de reunión. Los baños se dividían entre los Balneum privados, y los Thermae, que eran públicos. De las Thermas más conocidas fueron las Thermas de Nerón, las De Trajano, y las de Caracalla.

Tiempo después, el territorio de España o la Península Ibérica, durante el tiempo de dominación árabe, tuvo los Hammam, que es lo que se llego a conocer como Baño Árabe o Baños Turcos hasta la actualidad. Muchas ciudades españolas, entre ellas Granada y Toledo, tienen todavía los restos de esos baños de la antiguedad.

Sobre el tiempo prehispánico, si bien los conquistadores trajeron consigo los baños antes mencionados, ya en el continente existía su propia versión: el temazcal. El término viene del náhuatl temāzcalli (Casa donde se suda). Se creó como un medio de desintoxicación y medicinal. Consiste en el cuarto de baño, el tlexictli o la hornilla para la leña, y la tlachinolli u hoguera para el calentamiento del agua. Como opción estaba el añadirle alguna infusión herbal.
En la ciudad de Monterrey, del norte de México, se ubican los baños de vapor del STIC (Sindicato de Trabajadores de la Industria Cinematográfica), con ya muchos años y aún activos, ubicados en el cruce de Héroes del 47 y Carlos Salazar, al lado de la Sala Chaplin de cine para adultos. Promocionan en su anuncio el baño turco y baño ruso, en sí la misma diferencia antes señalada entre calor húmedo y seco. Otros también por ya buen tiempo en la ciudad son los Baños Capri y los Baños Orientales.

En la Ciudad de México, desde el año de 1799 llegaron los Baños Doña Andrea, ubicados en la calle Filomeno Mata número 10. En el siglo XIX ya había baños en la calle Madero y en la Plaza de la Ciudadela y La Merced. Algunos nombres conocidos de esa época fueron los Baños del Doctor Tirón, Baños Las Delicias, y Baños del Montón.
En la actualidad existe variedad de baños a lo largo del extenso territorio de la ciudad. Ahora hay amplia cantidad de baños de vapor, saunas, y spa de distintos precios, para hombres y mujeres por igual, desde los económicos hasta los costosos y de más lujo. Algunos de ellos de carácter privado en cuanto a la clientela y sus actividades, y otros abiertos e incluso promocionados como de ambiente familiar, como los spa con baño de vapor en hoteles o establecimientos especializados que se localizan en la zona más exclusiva y cara del área metropolitana.

De los table dance, lugares de striptease, o desnudistas

Sobre los table dance existen tres tipos de personas: los que han ido a uno, los que mienten diciendo que no han ido debido a lo mucho que les afecta que les juzgue o sermonee alguien, y al final los que en realidad no han ido. Los hay desde los básicos entre lo básico hasta los lujosos y muy caros. Cada uno con su tipo de variedad y sus reglas. Como los de Estados Unidos, donde en muchos no se permite a la clientela siquiera tocar a la bailarina, lo cual toda la vida me ha hecho preguntarme cómo es que pueden ser tan estúpidos para seguir pagando por algo que equivale a ir a un buffet y que solo te dejen oler la comida sin siquiera tocar y mucho menos probar bocado. Por eso es que los estadounidenses se vuelven eufóricos y quedan encantados cuando turistean en México y se dan cuenta de lo muy diferentes que son las cosas en comparación.

El table dance consiste en baile erótico, con o sin desnudez, llevado a cabo normalmente en una pista de baile o una mesa. Suele hacerse en un bar o lugar dedicado al espectáculo. Su origen se debe al cabaret de Francia y el burlesque americano y europeo. Como ya se ha dicho antes, no se trataba tan solo de la desnudez y el sexo. Todo un elemento teatral y de expresión ideológica y de impacto político y social estaba presente en esos espectáculos, que podían ser de baile individual o con variedad grupal, con disfraces o temáticas, y con elementos de comedia o de drama incluídos.

El cabaret y el burlesque en el mundo fueron también espacio para bailarines drag y travestis, e incluso hubo espectáculos enteros en esos tiempos remotos dedicados a la temática homosexual a la par de los más comunes espectaculos de temática heterosexual. El vaudeville, cabaret, y burlesque en general fueron ejemplo de el uso de erotismo y elementos de choque visual como medio de expresión artística de un espectro de ideas, a la vez deleitando los sentidos del público.

En su evolución a tiempos modernos, numerosas variaciones y términos fueron acuñados: lap dance, striptease, pole dance, etcétera. Y los lugares recibieron distintos nombres también: club de caballeros o men's club, strip joint, titty bar, y por supuesto, el table dance.

Ya en actualidad, estos lugares suelen tener en su mayoría intercambio de servicios sexuales por dinero a la par de ver el espectáculo. Algunos de éstos tienen pantallas que ayudan a ver mejor el espectáculo, o si no, proyectan películas pornográficas o algún otro tipo de show o programa que también entretenga a la clientela a la par, como partidos de distintos deportes en vivo, por ejemplo. Para las mujeres como clientes existe también cierto número de lugares de shows de chippendale y hombres desnudistas en general.

El prestigio de este tipo de lugares es motivo de polémica, sobre todo porque muchas veces y en varios países llegan a incurrir en faltas a la ley variadas, desde las relacionadas a las condiciones y trato de quienes ahí laboran hasta las relacionadas al consumo de substancias, entre otras. Aún así, tanto dueños como clientes de varios lugares defienden ser la excepción o estar alejados de las cosas antes mencionadas, varios contando ya con una regulación fija de parte del gobierno, como ocurre en algunos de estos negocios en Europa. Esto se reduce de nueva cuenta al sentido práctico: hay lugares más seguros y regulados que otros, y está sujeto a lo que el cliente acostumbre, y la seguridad y calidad que esté buscando.

En México, los lugares de espectáculos conocidos como exóticos existían desde las décadas de 1930 y 1940. Los cabaret mexicanos tenían alcohol, convivencia, música, y espectáculos con desnudos. Las empleadas conocidas como pastillas son las que se acercaban a los clientes y se sentaban con ellos, para animarles a consumir mientras la vedette en turno hacía su show. Con el tiempo, a las pastillas se les hizo manejar fichas como prueba por cada trago o botella completa que lograran convencer a los clientes de comprar, y así surgió el término ficheras, el cual se usó hasta para distinguir el cine/películas con historia o trama sobre ellas, o en el cual aparecieran por buena parte de la película.

Ahora existe el término teibolera que usan algunos para referirse a las mujeres que se dedican a este medio; aunque no suele ser de la preferencia de ellas, y suelen usar más el llamarse pole dancers, strippers, o tan solo bailarinas. Muchas de estas mujeres que ahí trabajan son sexoservidoras, y a veces se dedican a eso por su cuenta en sus horas libres fuera del establecimiento. En ocasiones son madres, y así procuran el sustento de sus hijos y de si mismas.

Los lugares de table dance y shows de desnudos abundan en la mayoría de ciudades de México y otros países, y existen incluso guías en la red con evaluaciones y comentarios de la gente, sobre lo que les ha gustado o no al visitarlos.
Leer Completo ...

23 jul. 2020

El taxista triste


Una de las cosas que es común que me ocurra es que me toquen relatos interesantes cuando viajo en un taxi, Uber, o semejantes. Algo ve el conductor que le da confianza sin que le haya dicho yo algo todavía, y se abre como una fuente de palabras. Ahora pienso que cada una de esas ocasiones debería haberlas documentado, pues aunque sé que me tocaron anécdotas únicas, algunas veces venía demasiado cansado, preocupado, o de plano ebrio, y al paso de los días y sin tomar nota de ellas, se me olvidaron por completo. Solo un par de veces lo escribí para la posteridad, y así es como hablé en el pasado sobre el taxista ex-militar, y del nada agradable taxista traumado con el tema del aborto.

Esta vez y por circunstancias que sobra mencionar, tuve que salir a varios lugares. Estaba en una plaza comercial cuando fui a mi último asunto, y ya estaba por regresar a casa. Cuando salí de ahí, justo en la entrada estaban estacionados los taxis de ahí mismo de la plaza, así que me subí a uno de ellos. El cansancio por el trabajo y el no poder dormir bien se me notaban desde lejos, estoy seguro, porque el señor del taxi me hizo un comentario al respecto de inmediato, y hasta preguntó cómo me sentía al ver que de pronto se me cerraban los ojos y cabeceaba. De ahí surgió la plática informal que ya todos sabemos: el clima, el trabajo, el estado actual de la política y sociedad tanto del país como internacional, y al final la confesión o apertura de parte del taxista de la que antes hablé: esa confianza súbita que no se por qué sientan conmigo sin decirles aún ningún antecedente mío ni nada. Muchas veces he dicho que debe notárseme en la cara lo apaleado por la vida misma al grado de identificarme como hermano de los caídos. Así que, hilando un tema general o común a otro, de pronto tuve la confesión del hombre sobre lo que le aquejaba y ocupaba su pensamiento esa noche, y lo más probable es que por las últimas semanas también, quizá meses.

Me contó cómo tiene una pareja mucho más joven que él, cosa que no tiene nada en particular. Se habían casado hace un buen tiempo. Ahí es cuando miré al taxista para calcular su edad, y sin poderlo asegurar y mucho menos decirlo en voz alta, calculé que tendría unos 60 años. Por lo que expresaba, se notó que sí quería en verdad a la mujer. De inmediato se fue al tema económico, de que actualmente estaba teniendo dificultades y estaba teniendo que trabajar tanto en el taxi como en otro lugar, para poder completar para sus gastos. Ahí es donde hace el primer comentario que me da una idea del tipo de mujer que tiene: que ella sí trabaja, pero que tenía que pedirle prestado. Y dije: momento, ¿qué no comparten los gastos dado que viven juntos y están casados, y ambos trabajan? Lo vi en su rostro que sabía que iba a preguntar yo eso y al principio como que quiso evadirlo con otras cosas.

No insistí (porque a fin de cuentas, qué me importa, podrá decir más de uno), pero después él solo quiso volver al tema y me platica, incluso justificándola, diciendo: "Es que yo así la acostumbré. Ella trabaja y gana más que yo, pero pues su dinero es para ella y el que se hace cargo de todo soy yo. Y pues ella así me dice, que yo así la acostumbré". Qué triste y patética sumisión, pensé. Pero la peor parte estaba por venir, porque el hombre me contó que en resumidas cuentas había tenido que negociar con ella el que se hiciera cargo de las cuentas de la casa y pago de deudas por al menos 6 meses, y que él se lo iba a pagar. La tipa no estaba nada contenta con eso y decidió que a la hora en que se lo pagara de vuelta, que iba a ser con intereses también. Aquí mi cara ya era entre incredulidad y encabronamiento. No es posible, el cinismo y desfachatez de la vieja infeliz, pero así justo era. El pobre hombre me contó que de plano le había dicho que en tal fecha que iba a recibir un dinero por una suma de inversiones que hizo y aparte su pensión que tenía tramitando no sé desde cuando, y que entonces le pagaría de vuelta lo que hubiera gastado, mas el 50% de la cantidad. Sí, como lo leen. Cual si fuera un banco o similar, o una usurera rompe-piernas, pidiendo un porcentaje de interés.

Con eso último del 50% de interés que dijo hasta sentí rígida la cara, adivinando la expresión de disgusto que debía estar haciéndole al taxista. Se detuvo tantito en su relato para la plática recíproca. Es decir, preguntarme sobre mí, si había tenido alguna situación similar, si soy divorciado o algo. De forma cortés le doy un mini-resumen sincero al respecto. Y es que si el hombre está abriéndose conmigo sobre algo que sin duda le hace objeto de juicios y regaños de parte de sus amigos y familia, por qué no habría de darle algo a cambio. Le conté que nunca he estado casado, que no tengo hijos (cosa en que coincidimos, según me hizo saber de inmediato), y que cuando casi terminaba la carrera tuve una novia de ahí de mi misma universidad con quien sí me hubiera llegado a casar, pero que me dejó. Cuando me preguntó si solo con ella lo habría considerado, le respondí que no, que no fue la única con quien lo hubiera considerado en mi vida. Pero que luego de esos casos en particular y que a fin de cuentas no se dio, el tema lo dejé atrás ya en un punto definitivo.

Quiso saber si me vi en una situación similar alguna vez y le dije la verdad, que sí. Algo que le dije y que a muchos otros les he dejado claro es que odio que la gente ajena juzgue cuando uno anda con alguien más joven, sobre todo porque: 1) Qué carajos les importa, y 2) En el fondo, y aunque digan que no, ellos mismos quisieran una relación así. Si ambas personas son adultas y hay mutuo consentimiento, el ver a la gente haciendo los mismos comentarios idiotas y metiches sin tener cara como para andar juzgando es algo desagradable. Sobre todo porque hay parejas así donde sí ha funcionado y siguen juntos, y me las he llegado a topar en directo y no solo de oídas. Pero la verdad sea dicha, algunos puntos que se señalan sobre las relaciones entre mujer joven y hombre más grande sí son verdad en muchas ocasiones, como el darte cuenta que eres solo el sugar daddy sin saberlo, o de plano eres su pendejo, con todas sus letras. Se lo dije así tal cual poniéndole como ejemplo que yo también tuve una relación donde la chica de plano quería imponer eso, que fuera yo un cajero automático y ella además de no gastar, poder salir con quien quisiera (una relación abierta, vaya), poder irse a sus viajes con sus amigas sin que yo pudiera ni preguntarle qué hizo, etcétera. La diferencia es que con todo y lo que me gustaba, yo sí le puse fin. Ni siquiera digo que terminé la relación porque ni estoy seguro de que hubiera una en primer lugar. Pero en definitiva, no iba yo a caer a un punto bajo en el que he visto caer a muchos: la sumisión, la desmasculinización, y la mandilonería, llegando hasta el punto de ser alguien a quien andan engañando a sus espaldas, y encima saber que no es alguien con quien vaya a contar cuando ocurran cosas difíciles en el futuro.

Le llegó hondo el comentario al hombre. Al ver que sus ojos empezaron a verse llorosos sentí hundirme en el asiento por la incomodidad. Dijo que eso le sucedía también, que su esposa se iba de viaje sola o con sus amigas, y que él no preguntaba nada porque de todos modos no le diría la verdad, y que quizá incluso no querría saberla si es que se la fuera a decir. Pero era notorio el dolor del sujeto de solo verle en la cara que por mucha negación que quisiera hacer al respecto, ya era evidente lo que andaría la esposa haciendo y de lo que tal vez se habría ya enterado él de alguna u otra forma. Ya ven que nunca falta la manera en que te llegue el chisme de algo, y mas si involucra engaños o traiciones. De ahí mencionó de paso el hecho de que lo trata de forma irrespetuosa cuando están reunidos con otra gente, no tiene el detalle de consolarlo o darle apoyo cuando le ocurren cosas que le afecten, y una vez hasta se fue de viaje y lo dejó solo en su casa recuperándose de una cirugía. De hecho hasta me dijo que tenía ya arreglado lo de tener enfermeras yendo a casa Le di algunas palabras de ánimo de la manera en que logré improvisarlas, porque debo decirlo: el pobre exudaba tristeza. Mucha gente acostumbra solo sentir empatía y pena extrema ante cierto tipo de casos, y rara vez es con un hombre físicamente funcional. Pero aquí pude ver que estaba oyendo hablar melancólicamente a la ruina de un ser que hacía mucho tiempo dejó de sentirse pleno.

Lo anterior no tiene que ver con la edad, como muchos creerían. Hay gente de 25 o 30 años que me he encontrado con ese vacío (aunque por motivos diferentes), y por otro lado, a gente en sus setentas con dicha y ánimo aún. Lo siguiente surgió como cascada, contándome que ella ahora está por llegar a los 40 y que para él significaba lo mismo que cuando recién habían empezado su relación; o sea, ella entre 18 y 22, deduje, en base a otros detalles que mencionó él sobre la mujer yendo a sus clases de la carrera y eso. La forma en que la describió, hablando de lo bella y simpática que era a sus ojos en esos tiempos en que estaba joven me hizo recordar mis propios enamoramientos del pasado de forma inevitable. Lo comprendí, y a la vez vi no solo con pena, sino con asombro al notar que dentro de este hombre estaba aún esa forma de amar y de ver a alguien: con ese afecto (o infatuación, según lo vea uno) y adoración desmedida propia de esos amores intensos que uno vivió de adolescente, sobre todo cuando es el primero. Sobre todo por la forma de describirla a ella y un par de recuerdos de su relación en sus inicios que me compartió.

Y digo que lo vi con asombro, porque lo digo de nuevo, no quiero parecer incisivo con la edad (sobre todo porque detesto a quienes sí lo son), pero cuando uno se encuentra gente ya en esos años en una relación así, lo común es que sea alguien ya hastiado pero pegado como siamés ahi con la pareja, porque es el inmaduro que tiene una esposa-mamá a su servicio, o el que pone de pretexto estar por los hijos o por alguna otra cosa, pero que en realidad no se va porque sabe que ya su mejor tiempo pasó, será difícil o imposible conseguir a alguien más, a menos que sean aún guapos o tengan dinero; y no quieren quedarse sin compañía fija para el resto de la vida. En vez de eso, estaba frente a mi alguien que no se quedó ni aguantaba las cosas ni por miedo a irse y no hallar a alguien más, y obviamente tampoco por buscar cuidados de ella, ya que aquí no aplica. Es, en pocas palabras, alguien que en desproporción le da de amor el 100% a su pareja y deja un 0% para sí mismo. Este hombre me recordó a ese cliché del poeta ya mayor, el que ante el azote del tiempo conserva esa alma de artista tan soñadora y atesoradora de ilusiones, amando aún a esa cruel y desconsiderada musa que antes era la chavita de universidad bonita, de simpática sonrisa y linda figura que conoció.
Leer Completo ...

14 jul. 2020

Un juego de escoger tres cosas


Me topé en mis redes sociales la imagen que acompaña este escrito. Un juego de imaginación simple que consiste en escoger tres cosas de la lista que presenta. Y vaya, yo estoy contento con el solo hecho de ver algo distinto a memes políticos o de pseudomovimientos de justicia social ausentes de lógica, lo cual parece ocupar el 90% de todo espacio en línea. Así entonces, lo simple se vuelve un gusto. Y dije: "¿Por qué no? Voy a matar el tiempo imaginándome que haría con esto". No soy un extraño a juegos con la imaginación. Ya me había planteado escenarios del fin del mundo, mi vida como un rockstar, e incluso qué haría si adquiriera los poderes de Dios. Este es algo más sencillo de hacer.

Nos dice entonces que de las opciones en forma de "pastillas" de la lista, que son nueve, uno podría escoger solo tres para sí. Claro que esto varía ya dependiendo de qué prioridades y gustos tiene cada quién, en este caso les cuento los míos y cómo llegué a esa decisión. Las opciones son las siguientes:

1) Salud perfecta
2) Escoger/conservar un tipo de cuerpo
3) Super fuerza
4) Curar enfermedades de otros
5) Super inteligencia
6) Hallar el amor para siempre
7) Hablar con seres queridos ya fallecidos
8) Cambiar cosas del pasado
9) Dinero ilimitado


Como decía, para mostrar cómo es que llegué a decidir los míos, primero voy a nombrar los que dejé descartados, y ya al final los tres que escogí, y por qué lo hice. Los eliminados fueron:

Escoger/conservar un tipo de cuerpo

Muy poco benéfico, y su única propiedad llamativa es para para justificar al flojo o alguien sin una pizca de voluntad o disciplina. Claro que suena atractivo al inicio, sobre todo a quien conoce lo que es el sufrir por haberse vuelto gordo. Pero vean lo que se ofrece aquí y qué tan poco es: solo conservarás la figura, ya sea delgado, o con músculos, o lo que sea. Pero eso no impedirá que envejezcas, ya que no viene mencionado o incluído. Y no es algo del otro mundo; es algo que, con disciplina y dedicación, puedes mantener. No conviene desperdiciar un deseo en este.

Curar enfermedades de otros

Ya sé, va a parecer que soy un mierda que no quiere ayudar a los demás, pero no es por eso. Si se fijan bien, no indica de qué manera podrías sanarlos. Suponiendo que sea instantáneo, todavía queda por aclarar si sería uno por uno y teniendo que estar tú presente, o a distancia y tan solo con el pensamiento. Además de eso, lo eliminé porque mis opciones cubren también la ayuda a la demás gente también.

Super inteligencia

Ya hubo muchos con ella en el mundo. Y no se les apreció o se les hizo caso todo lo que debían. Además, es sabido que entre más inteligente, se es más desdichado en la vida.

Hallar el amor para siempre

No explica por qué dice "para siempre". Si implica que nos volverían inmortales a la mujer que llegue a ser mi pareja y a mí, entonces sería la primera que habría escogido. Pero no es así. Entonces, dos cosas: o no es para siempre, porque envejeceriamos y tarde o temprano uno dejaría de estar y después el otro, o tal vez con todo y que ella me ame por siempre y no se muera, el que termine aburriéndose sea yo. No es buen negocio esto. ¡Siguiente!

Hablar con seres queridos ya fallecidos

No explica si eso los perturbaría a ellos, ni si estaría hablándoles "de lejos" como lo haría un médium o alguien con una ouija, o si estarían de forma física en el mismo espacio que yo, además de que no hay alguna cosa que me haya quedado pendiente por decirle a alguno. Por eso es muy importante siempre decirle a la gente lo que necesitas decirle sin postergarlo mucho. Además, una de mis opciones escogidas cubre en cierta medida los asuntos sobre seres queridos.

Dinero ilimitado

¿Sorprendente, no? Muy raro ver que descarte algo que casi todos deseamos de manera constante, ya sea el desear ganar la lotería, meditar sobre qué harías al ser dueño de millones, etcétera. Pero ya lo tengo cubierto también.

...

Y bueno, esas fueron las que no escogí. Por mera lógica, ya con eso se nota cuáles sí quise. Pero como dije, iba a incluír mi explicación de por qué:

Salud perfecta

Sin salud no eres nada. Es posible que alguien bastante joven aún sintiéndose fuerte y con energía siempre, al que le presentaran la lista, dejaría esta opción de lado, y sería muy estúpido el hacerlo. Para disfrutar de las cosas de manera larga y segura requieres de esto antes que todo lo demás. Saber que estás limpio y libre de cualquier cosa y funcional al 100% es lo primero que escogería.

Super fuerza

No podía resistirme a tener algo relativo a un superhéroe. Sobre todo algo tan aplicable a varias cosas, tanto buenas como malas, según llegara a necesitarse. Claro que lo usaría para cosas buenas, no anden pensando mal de mí. O bueno, digamos, casi siempre para cosas buenas...

Cambiar cosas del pasado

Esta es la mejor opción de todas, y no podría jamás entender a alguien que decidiera no tomarla. Ya andaría en mi más añorada década, y en otros tiempos a su vez. Gracias a esta maravillosa opción y sabiendo acomodar las cosas de forma estratégica a la vez que prudente, de ahí obtienes el dinero ilimitado (una pequeña modificación a los resultados de la lotería, ¿ya ven?), manejar tus asuntos con tus parientes aún vivos en ese tiempo anterior, alterar las situaciones que favorecieron la aparición de alguna enfermedad o tragedia, e incluso toparte con quien resultara el amor de tu vida. ¿Ven lo que les dije que sí tenía esos asuntos cubiertos a fin de cuentas? Obvio que tendría uno que ser analítico y cuidadoso para no terminar aventándose un drama estilo Efecto Mariposa. Cada modificación debería revisarse minuciosamente, porque el más mínimo cambio tendría ramificaciones que en ocasiones uno no podría ni imaginar. Difícil, pero de que sería posible lograr algo bueno, lo sería.

¿Y qué tal tú, lector? ¿Te animarías a contar qué "pastillas" escogerías, y por qué?
Leer Completo ...

1 jul. 2020

La historia de cómo me volví gordo


- "Mira nadamás. Así es como le has dado en la madre a tu cuerpo hasta ahorita,¿cómo ves?"

El tiempo: últimos meses del año 2019. Lugar: uno de los hospitales en mi ciudad. Como otras veces he comentado, vengo de una familia donde abundan los trabajadores de la salud. El doctor me habla con esa familiaridad sin ningún problema. Sobre todo porque al haberme hecho las últimas pruebas de imagen, ahí tenía él todo en la pantalla de la computadora del consultorio, dejando que lo viera mientras palabra por palabra iba detallando los daños que mi flojera, negligencia, apatía, y estupidez permitieron.

Aquí aclaro algo: sin tener que dar mis medidas e historial específicos, puedo decirles que soy alto. De no ser por mi estatura, el problema del peso se notaría más. Y no estoy en el punto mórbido tampoco ni invalidante. Tengo la famosa "barriga chelera", el abdomen enorme que suele asociarse con los que han engordado en base a meterse cerveza tras cerveza como si no hubiera un mañana, y terminan viéndose como una mujer con ya 9 meses de embarazo. Ese es mi bulto, mi "bebé adiposo" que en el presente cargo a todos lados. Las excusas siempre existen. Por supuesto que hay ciertos padecimientos médicos que hacen engordar a la gente y esos son la excepción, y dichos pacientes son aparte. Pero en su mayoría, y es algo que incluso los negacionistas saben bien, engordamos porque en cierto momento de la vida nos topamos con un pretexto para no hacer el ejercicio físico requerido, y encima nos acostumbramos a comer lo delicioso y más a la mano que nos encontramos: o sea, lo que engorda. Y por ello es que bajar de peso está en la lista de cosas difíciles de cumplir para cualquiera.

Más de una vez me ha sucedido que escucho a alguien sin algun padecimiento médico subyacente que está gordo como un planeta, y se da gusto poniendo pretextos sobre ello. Ya saben, como algunos de los que aparecen en el programa My 600-lb Life (Kilos mortales). Quienes tienen antecedentes de sufrir abandono o maltrato, se respeta la seriedad del asunto. Pero el que se vuelvan además negligentes y se acostumbren a usar esa parte de su vida como excusa y no pedir ayuda profesional, les hace sus propios verdugos. Siguen haciéndose a si mismos el daño que iniciaron otros en aquel otro tiempo, y lo triste es que lo tienen a nivel consciente solo a medias.

En mi caso, por fortuna no hay antecedentes ni de algún problema físico favoreciendo el no poder bajar de peso, y tampoco historial de maltrato u otra cosa horrible en mi vida. Soy tan solo un tipo que se volvió flojo y se creyó que ese super metabolismo duraría siempre, y ya en el recorrido de los 30's se me ha dejado claro que no es así. Logré perder algo de peso el año en que tuve que ir a la consulta que comencé describiendo, para después sufrir el famoso rebote apenas dejé de ir a ejercitar y volví a los antiguos hábitos. Así que mientras otros cuentan sus historias con drama para después llegar a un final feliz, esta que les cuento y es la mía no tiene nada de eso: es bastante común, sin tanto drama; no porque no tenga drama mi vida, de eso tiene un montón, pero en cuanto a drama involucrado a la gordura y eso, pues no.

Cuando aún era delgado, vaya que lo era, debo decir. Era como un espárrago, e igual de flexible. Así lo fui toda mi niñez, adolescencia, y primeros años de adulto joven. Además de tener un muy buen metabolismo (no tan bueno como el de los que son benditos en su genética y lo conservan hasta ya mucho más grandes, pero aún así bueno), contaba con el ejercicio que hacía en el karate, al cual iba desde pequeño. Siempre solía decir que si había algun pequeño aumento de peso asomándose por ahí, me lo bajaban a punta de madrazos en la siguiente vez que me tocara ir. Y bueno, entre esa actividad y un metabolismo aún excelente, no había ni asomo de ese problema. Me acuerdo incluso que veía yo el sobrepeso como un problema "de otros". Algo que nunca me iba a pasar a mí. Y pues, si pudiera hablarle a mi yo de aquel distante pasado, diría: "Oh, ternurita. Déjate de mamadas. Jamás dejes de hacer ejercicio, y deja de tragar tanto pensando que eres indestructible, cabrón".

Llegó el punto en que por trabajar para poder traer algo de dinero, querer tiempo para estar con quien era mi novia y aparte con amigos, y por supuesto ir a clases, decidí recortar de mi vida algunas cosas, y entre ellas se fue el karate, mi único ejercicio. Y aunque al principio solo se notó una muy pequeña barriga aguada, no era algo que viera como algo alarmante. Pero entonces cometí el segundo y definitivo error: meterme a trabajar en un restaurante de comida rápida. Esto se lo aconsejo siempre a cualquiera que quiera hacerme caso: nunca trabajen en un lugar así. Aparte de la mala paga y jefes insoportables, el riesgo de engordar por estar ahí es muy grande. En ese sitio en particular donde estuve puedo decir que lo único que me gustó fueron las fiestas que se hacían con los otros empleados de ahí. Un deprave de fiestas que ya en otras veces escribí mencionándolas, pero no es el tema en esta ocasión. Dejando de lado esa única cosa buena del puesto, estaba el problema de ir engordando a medida que seguía trabajando ahí.

A lo largo de mi turno empecé a hacer lo que muchos: estar tragando a cada rato. Cada que salía algo de las freidoras, era siempre agarrar un poquito. De lo que fuera. Ni siquiera era por hambre que lo hacíamos, la mayoría, sino por la mala costumbre. Y ahí estaba entonces, comiendo poco a poco a lo largo del turno algo que era puros carbohidratos, sumando a cuando llegaba mi hora de comida, en la cual comía de lo mismo que ahí se vendía. A esto se agregó algo que fue estupidez única mía (siempre resaltando y haciendo la diferencia, yo), porque esto sí fue algo que otros no hacían: por el calor que hacía de las freidores, tuve la brillante idea de estar tomando refresco siempre. Me la pasaba sudando, debido a que de por sí soy poco tolerante al calor, y aquí estaba en un lugar cerrado con freidoras. Al paso del tiempo seguí cometiendo esa imprudencia en la que ni siquiera atiné a elegir tomar del refresco light. Ah no, por supuesto que tenía que estar tomando del normal. Así, una ingesta de calorías que se iba por los cielos durante el turno de trabajo, y a eso agregarle lo que comía por fuera.

Pasado el tiempo y al salir de ese tipo de trabajo, ya tenía ahora sí el sobrepeso notorio. Lo que vino ya en años futuros de aumento fueron algunos kilos, entre semestres de la carrera y cosas así, pero el gran salto, por decirlo de alguna manera, fue al estar laborando ahí. Y bueno, de ahí vienen después los intentos fallidos de volver a aquel tiempo de gloria en el que tenía una agilidad y flexibilidad que ahora que recuerdo esos tiempos, me cuesta creer que era to mismo. Así que ahí tienen, se trata de la historia de una persona más que por la comida rápida se volvió gordo. No tanto con cerveza y otras cosas como le ha pasado a muchos, sino por esos antojos que estaban tan a la mano, y los refrescos.

Pero aquí es donde aclaro que no soy como los conocidos llorones de una generación podrida que culpan a todo mundo por no admitir su propia responsabilidad. Y tampoco romantizo lo que obviamente es un problema de salud que vincula elementos físicos y mentales. Por eso es que es absurdo y reprobable ver a quienes, al ver un problema que tienen en su vida, les sobra tiempo para andar culpando con su dedo acusador. Si fuera como ellos, ya andaría victimizándome y diciendo que la culpa es de la comida rápida, y manipulando mi historia en redes sociales para atacarles y dar lástima, como si los de las cadenas de comida rápida u otras compañias te pusieran una pistola en la sien para obligarte a consumir.

Podría también decirme víctima de tanta promoción y anuncios y que por eso engordé, y culpar a esas compañias por saturarme de comerciales en todos lados, y culpar al capitalismo entero de una vez, y cuanta cosa. Pero no, porque repito: yo no soy un llorón mentiroso que no se responsabiliza de sus propios errores. Tampoco me verán justificando el daño que le he hecho a mi propio cuerpo creando un movimiento de supuesto "orgullo" por tener depósitos de grasa en el cuerpo que impiden su adecuado funcionamiento y me ponen en peligro. Solo un mundo que se ha vuelto loco e incoherente admite que se popularice algo así en vez de etiquetarlo como debería, y contenerlo.

En resumen: estoy mal, y aunque elementos externos y otras personas hicieron cosas que favorecieron mi abandono, tengo la madurez, inteligencia, y seriedad suficiente; algo que esos llorones a los que hago alusión, que ya muchos hemos visto no tienen. Ni mis padres, ni los amigos que se fueron, ni las mujeres que quise y me dejaron por distintas razones tienen la culpa, aun y con el hecho de que, como dije antes, tuvieran cierta influencia en la cadena de eventos de mi vida. Tampoco la tienen el mundo y sus eventos estresantes, ni la vida en sí con sus cosas tan injustas y sin respuesta, justicia, o lógica. Porque con todo y lo anterior, la responsabilidad estaba y aún está en mi, al igual que lo está en cada uno. En el presente, sigo igual. El tiempo y yo mismo dejaremos en claro en el futuro si las cosas siguen así o si se corrigen. Pero incluso si no, a pesar de tratarse de la historia de un sujeto más con sobrepeso que siguió mal hasta el final, será la de alguien que al menos tuvo la decencia admitir que fue por si mismo y su acción (o inacción), y no escudarse en experiencias malas de la vida, en el hábito de culpar siempre al otro, o ampararse en pseudo-movimientos sociales que mediante falacias quieren afirmar que es correcto y aceptable algo que la ciencia y la razón misma nos dicen que no lo es.
Leer Completo ...

25 jun. 2020

Portadas de discos graciosas

Muchas veces el arte de un álbum musical es tan memorable como el contenido mismo. Puede ser representativo en forma directa de lo que la banda o artista nos presenta con su música, y otras veces incluso puede traer enigmas a analizar y resolver entre la portada y el arte interior. O bien, solo algún mensaje o guiño que decidieron dejar para los más fieles y entendidos.

Y otras veces es algo que... bueno, caray. Está cabrón, no hay cómo más decirlo. Y por supuesto que esto es algo que debía compartir. Portadas de discos tan únicas, raras, y especiales, que de plano le llevan a uno a reflexionar. Es tan malo que es bueno. ¿Qué les parece si comenzamos? Vamos a ver:

Papoose - Le Grand Cirque (Hey Ho)


Y comenzamos con fuerza. Estoy tan absorto con esta imagen que no sé ni cómo comenzar. El color (el de la portada y el del pelo de los sujetos), el tipo de letra, el acomodo de los nombres al más puro estilo "al carajo" dejándole a quien escucha la tarea de investigar cuál es el nombre de la banda y cuál el del álbum, pero sobre todo: esas miradas. Es oro puro. Nuestro amigo justo al centro con pelo morado enfoca su mirada a un punto lejano; metáfora precisa de lo lejana que quedó la oportunidad de ser un músico recordado y tomado en serio. A su lado, un tipo que es una extraña versión genérica de un Gene Simmons con pelo verde, y del otro lado dos integrantes con cara de "Pues ya estamos aquí y ya hicimos esto, ni hablar". Reconocimiento especial al de pelo azul en la esquina inferior derecha. Ese hombre estaba comprometido con el momento, y se nota. Él dijo: "si vamos a proyectar fuerza, sexualidad casi animal, y misterio, que así sea, demonios". Falla enormemente en lograr cualquiera de esas, pero qué dedicación.

The Handsome Beasts - 04


Ok, estos metaleros británicos de antaño no podían dejar de estar aquí. Tengo que aclarar que no es afán de tirarle mierda al vocalista (a quien podemos ver tan gloriosamente en la portada, dentro del cero), porque para empezar, falleció ya. "Ya está juzgado de Dios", diría mi querida abuela. Y segundo: porque a fin de cuentas, el metal de antaño es algo que yo aprecio. Hasta tengo mi Elseworld donde fui un rockstar que llegó a su ocaso. Pero recordemos, aquí estamos en el tema de las portadas de álbums en sí, y pues vaya que a estos señores se les reconoció siempre por las suyas.Además, no voy a burlarme a alguien que, voy a ser sincero, posiblemente es la imagen de cómo me voy a ver dentro de 30 años más a partir de cuando escribo esto. Lo que sí diré es: qué confianza de cabrón, véanlo nadamás. Porque para andar sin camisa cuando se está delgado y musculoso con cuadritos definidos en el abdomen pues cualquiera. Pero para atreverse a dejar para la posteridad el despliegue adiposo de esa forma, se necesita ser un tipo decidido. No sé si el cerdo justo abajo sea algún comentario oculto respecto a lo que es el sobrepeso, o un reflexivo comentario sobre cómo somos seres que encuentran natural el revolcarse en su propia inmundicia. Lo de la monja cachonda y el perro doberman casi juntos está más difícil: ¿será porque apenas llegada la noche ya no reconocen a su "amo"? Quién sabe.

Country Church - Country Church


Cuando se trata de música religiosa, es común que la gente que me conoce piense que la aborrezco o que me va a causar mal humor el que la estén escuchando. Aunque es cierto que he dejado claro mi oposición sobre todo a las religiones abrahámicas, por mi no hay problema si la música es buena y cumple con sus estándares. Si es así, la banda puede ser cristiana, satánica, pagana, o alguna extraña mezcla de lo que gusten y manden. Pero lo que es tremenda joya es cuando te encuentras con algo como lo que tenemos aquí: Country Church. Porque aquí no solo es que la música sea mala, sino que los integrantes mismos son ícono de la verdad desnuda del protestantismo estadounidense. Por favor comiencen viendo con atención de izquierda a derecha al primer sujeto: esa pose de excesiva confianza forzada, en contraste con la nerviosa sonrisa los otros dos, que parece que acababan de ir a audicionar como Mario y Luigi para el programa de Super Mario Bros. de los 90 que fue con actores en vivo. Esos pantalones a cuadros y en general el mismo atuendo al más puro estilo "pues dicen que somos ovejas de un rebaño a fin de cuentas"; sublime, simplemente. La mujer y su sonrisa son la cereza en el pastel. Parece estar pensando: "Que no se enteren de lo que le hicimos a esos muchachos que dejamos escondidos en... ¡Ups! No, no, malos pensamientos. Kumbaya, Señor, Kumbaya".

Freddie Gage - All my friends are dead


Ah, pero qué título, por todos los demonios del Infierno. Una belleza. Agrégale un "ex-" antes de la palabra "amigos", y vendría siendo el título de un compilado de fantasías mías. Llámalo un glorificado "No Vale Nada la Vida" o un retrato de lo que es la profunda reflexión de alguien cargada de nihilismo existencial sobre la vida en base a cómo termina, el hecho es que es tan real y crudo que te zarandea y te derriba de donde sea que andes queriendo volar en tu mente, pequeño humano insignificante. Tan solo con su portada y cuando aún ni has sacado el disco, este señor te recuerda que a menos que se encuentre la fórmula de la inmortalidad y te toque conseguir un poco de ese preciado tesoro, ya sabes lo que te espera.

The Merle Evans Circus Band - Circus In Town!


Esto es tan gracioso y a la vez relevante por el profundo horror que evoca, que deberían incluirlo en cualquier conferencia sobre fobias específicas. Vean al payaso con detenimiento: puede uno quedar hipnotizado como ratón asustado ante una serpiente. No sabes si es que está en pleno viaje con algo que se metió, o si está saboreándose ya a ese bocadillo viviente que tiene al lado y que de forma tan conveniente vino a caer en sus manos. En serio, y no importa que luego haya una protesta de payasos que se queje y haga ruido (porque ya ven cómo al mundo entero le encanta quejarse y hacer escándalo apenas hay alguna pequeña cosa no acorde con ellos): habría que hacer una extensa campaña para mantener a los niños más pequeños alejados de los payasos, por la grotesca figura e impacto que causan, y las repercusiones que vienen después. Es increíble que luego de tanto, tantísimo tiempo, los padres sean tan imprudentes que no lo entiendan. Espérense a que los niños estén un poco más grandes, mínimo. Yo no soy fan de los niños ni de la idea de tener uno propio, pero al parecer incluso quienes no los tenemos somos más conscientes que los propios padres de la necesidad de mantenerles en un ambiente con estímulos adecuados y nunca excesivos durante su desarrollo. Y créanme, lo grotesco de la imagen de un payaso en general, visto por un niño muy pequeño, está entre lo que se considera excesivo.

The Ministers Quartet - Let me touch him


Otro de religiosos, porque hay tantos que tal vez no bastaría una vida para ubicarlos todos. Desde que lees el título del álbum te preguntas de dónde salió (del audio de un micrófono plantado en la casa de uno de ellos, quizá). Y lo demás: el porqué de esas miradas tan peculiares, la forma en que suprime una sonrisa el tercer sujeto de izquierda a derecha, como pensando: "no tienen ni idea de qué tipo de material tengo coleccionado en cajas en mi casa, bajo llave". Lo mejor de todo es el segundo hombre de izquierda a derecha, con los anteojos de armazón gruesa. Casi puedo escucharlo murmurando enmedio de la sesión de fotos para la portada: "Oigan, ¿quiénes son esos de traje oscuro colocándose en las salidas y mirándonos? ¿Es el FBI? Oh, no"
Leer Completo ...